viernes, febrero 06, 2009

Xenofobia legal en Italia

De Italia llegan noticias perturbadoras. Siempre Italia marca la hoja de ruta en muchas de las transformaciones, no siempre positivas, que se han experimentado históricamente en Europa. Es la patria de Maquiavelo y también del fascismo, de la pugna entre la democracia cristiana y el comunismo, de la ligereza y del pensamiento sólido.

El Senado ha aprobado una Ley de Seguridad que debe ser refrendada por la Cámara. Es una ley xenófoba y represiva contra los inmigrantes. Prevé tasar el permiso de residencia con un impuesto de entre 80 y 200 euros, fichar a todos los sin techo, permitir a los médicos que denuncien a los irregulares, legalizar las llamadas "rondas padanas" que son patrullas de ciudadanos sin armas, y condenar hasta cuatro años de cárcel a los expulsados que no abandonen el país.

La entrevista a Anna Finocchiaro, líder del Partido Democrático en el Senado, publicada en El País, es inquietante. Italia, dice la senadora, ha pasado de regular la inmigración a perseguirla. El riesgo es castigar a los más débiles y dejarles indefensos.

La crisis global que empezó con las hipotecas continuó con una crisis financiera, crisis económica y ahora estamos ante la crisis social que será seguida por una crisis política. En el fondo, no es otra cosa que una crisis moral al saltarse la ley y premiar a los más espabilados y en muchos casos delincuentes.

La gente irá a curarse, a parir, a llevar a sus hijos al pediatra, con miedo a ser denunciados. La Liga Norte es la impulsora de esta ley que muestra la cara más fea de esta Europa proteccionista y xenófoba que viene.

Malos tiempos para el humanismo. La xenofobia laboral también ha aparecido súbitamente en Gran Bretaña. Y la veremos aquí. En barrio del Raval de Barcelona, por ejemplo, hay un 60 por ciento de parados. Es uno de los espacios más densamente poblados del mundo. El 43 por ciento son inmigrantes. Es una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento.

La Europa social, la del estado del bienestar, corre el riesgo de desmoronarse. La crisis puede ser el pretexto. Pero hay que reclamar el humanismo, el respeto a la persona, los derechos humanos, la dignidad de todos, para evitar que volvamos a ver la aparición de los viejos fantasmas que tanta crueldad han provocado en nuestro continente.

El populismo se asoma en Italia. Y puede contaminarse a toda Europa. Si así fuera, es el crepúsculo de las libertades y de la dignidad de las personas, los más pobres y los más desprotegidos, los inmigrantes primero. No me gusta. Me repele.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy muy convencido de que el problema de Europa y parte del mundo es que "las vigas" con las que se mantenia el estado del bienestar eran debiles, opacas,con mala estructura, cuando parece que todo va bien, todo se enmascara, con la crisis se demuestran los fragiles cimientos, porque nos han vendido la economia del bienestar como la panacea, vivir de los servios,del turismo y con 4 empresas no se puede sostener este estado del bienestar

Anónimo dijo...

El paro es inevitable, todo el sistema se esta desapalancando,las soluciones son parciales cuando el problema es sistemico. Solucionar la parte financiera con mas deuda es normal, tampoco conocen otra alternativa, en el fondo " ya lo iremos pagando" el problema muy muy grave son los asuntos sociales.

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Cómo era aquello de cuando las barbas de tú vecino veas cortar...?

Anónimo dijo...

Crisis moral,como bien indica porque no se premia a la meritocracia se premia al "listo" al que sabe hacer negocios rapidos, Pero cuidado es una vision de todos, no solo de los politicos, de todos mirando solo el corto plazo, es miopia dura y pura, y mucha ignorancia por no repasar los libros de Histora general e historia economica.

Anónimo dijo...

El humanismo solo se consigue via incentivos, ¿los humanos nos movemos por satisfaccion personal? ¿cuantos por satisfaccion colectiva? la ambicion, el poder, la codicia, por mas manuales de etica y por aticulos no hay manera de cambiar los habitos, solo se puede conseguir avanzar con incentivos a quien haga las cosas bien.

Anónimo dijo...

La economía social de mercado es la forma más humana de gestionar una economía. Insisto no se debe de confundir con el estado del bienestar, basado en subvenciones, derroche estatal, excusas de actuar para " el bienestar", en realidad el bienestar de unos pocos, de los que pueden presionar, de los que estan cerca....De esta forma las prioridades de siempre (salud,justicia,proteccion real a los mas necesitados y educacion)estan medio bien o medio mal (depende de como se mire), y el derroche en tonterias, a dia de hoy, en plena crisis, continua.

R.Morata dijo...

La canciller alemana, Angela Merkel, cree que la clave para solucionar la crisis financiera y económica mundial pasa por instaurar a nivel global la economía social de mercado, un modelo nacido en Alemania que debe convertirse en su "mejor producto de exportación".


La economía social de mercado es la forma más humana de gestionar una economía. Merkel dijo que en estos momentos de crisis, no se puede seguir el ejemplo de experiencias anteriores porque se trata de una situación sin precedentes, lo importante es guiarse por la razón y, si es necesario, actuar contracorriente .
Merkel insistió en que la crisis global solo se puede solucionar a escala global, y por ello reclamó una acción coordinada para llegar a un nuevo orden económico mundial, que se guíe por los principios de la economía social de mercado.
El mejor instrumento para crear un nuevo orden económico es "una especie de ONU económica", dijo, para añadir que para crearla, ni siquiera hace falta recurrir a nuevos instrumentos, pues ya existe un "consejo económico" dentro de las Naciones Unidas, "aunque su configuración actual sea raquítica".

R.Morata dijo...

Nosotros rechazamos el Estado benefactor de carácter socialista, y la protección total y general del ciudadano, no solamente porque esta tutela, al parecer tan bien intencionada, crea unas dependencias tales que a la postre sólo produce súbditos, pero forzosamente tiene que matar la libre mentalidad ciudadano, sino también porque esta especie de autoenajenación, es decir, la renuncia a la responsabilidad humana, debe llevar, con la paralización de la voluntad individual de rendimiento, a un descenso del rendimiento económico del pueblo.
Ludwig Erhard
La política financiera pública del viejo estilo se convierte en un socialismo fiscal que socializa cada vez más la utilización de los ingresos.De esta forma, se hace cada vez más patente, por desgracia, que esta expansión de la economía estatal que, al modificar sus objetivos, avanza decididamente en una orientación socialista, no sólo se convierte en una de las fuentes de la constante presión inflacionaria, sino que a la larga ya no podrá conciliarse con un sistema de economía de mercado.5
Wilhelm Röpke

R.Morata dijo...

Sr.Foix, Ante tanta estupidez solo podemos insistir en una Economia humanista, aquí los medios de comuncicacion deben machacar y machacar para que la poblacion vea una alternativa.
La economia del bienestar ha conseguido ser puro marketing, al final los numeros, la realidad que es muy tozuda indica la verdad, la pirámide aumenta en concentración de riqueza para unos pocos, con una mayor brecha social (la clase media ha perdido posición en casi todos los paises)
Erhard indicaba, la Economía Social de Mercado, "no sólo es determinante el automatismo técnico del equilibrio en el mercado, sino también -y en primer lugar- unos principios intelectuales y morales. Un método con maxima eficiencia, con el mayor progreso económico posible con la maxima consideración social.
El fundamento de la política económica de Erhard es el respeto de la economía de mercado. Erhard tenía la convicción de que la dirección de la economía debe sintonizar en todo momento con una solicitud extrema por las relaciones sociales que se van creando, de tal manera que cada paso que se dé mejore no sólo la eficiencia de la economía, sino también la situación del conjunto de la población.
Erhard reivindicó siempre la importancia decisiva de la autoridad estatal, de la legislación, y de una política económica que no subordine el bien común ni la igualdad fundamental de los ciudadanos a los intereses particulares, y que arbitre con justicia.
Erhard parte de la necesaria complementariedad entre lo personal y lo estatal, entre la libertad y el ordenamiento, entre mercado competitivo y regulación político-económica.
La idea de Erhard es que la misma economía de mercado genera "bienestar para todos" de forma solidaria si está bien "ordenada" por una política económica coherente. Es decir, todo lo contrario a una solidaridad políticamente impuesta de forma oficial, como la que hoy impera.
(Disculpas por ser un mensaje tan largo, pero ir a las fuentes originales, es la unica forma de que entendamos "la solucion")