jueves, febrero 05, 2009

La era de la responsabilidad

No sé cómo va a recordarse el discurso inaugural de Barack Obama. Me interesa un aspecto que aparece en los últimos minutos de su parlamento. Dice así: "lo que se nos exige ahora es una nueva era de responsabilidad, un reconocimiento, por parte de cada americano, de que tenemos obligaciones con nosotros mismos, nuestro país y el mundo; unas obligaciones que no aceptamos a regañadientes sino que asumimos de buen grado, con la firme convicción de que no existe nada tan satisfactorio para el espíritu, que defina tan bien nuestro carácter, como la entrega total a una tarea difícil".

Vivimos tiempos difíciles y frágiles. Las respuestas apresuradas que proponen los gobernantes no generan la confianza esperada. A pesar de ello, existe una salida desconocida e inesperada al final del túnel. Soy de los que piensan que toda crisis crea una nueva oportunidad para corregir errores, para hacer un diagnóstico, para encontrar soluciones inteligentes y de sentido común que nos permitan huir del pesimismo ambiental.

Un pesimismo que afecta a quienes no tienen por qué preocuparse del futuro inmediato. Podemos lamentar, en palabras de Montaigne, no vivir en tiempos mejores, pero no podemos huir del presente por muy adverso que sea.

Y el presente es crudo aunque no más precario que el que muchos hemos conocido en el último medio siglo. Aunque las cifras de paro afecten directamente a decenas de miles de familias en las que no se ingresa ninguna nómina, aunque quien sufre las consecuencias directas de esta situación haya perdido la esperanza, tiene que haber una salida, como ha ocurrido tantas veces en los viejos países como el nuestro.

Es la hora de la responsabilidad por parte de todos si queremos conservar lo que se ha conseguido en estos últimos treinta años en tantas partes del mundo. Responsabilidad por parte de los gobernantes que deben trasladar a la sociedad la dimensión de la crisis y, con toda calma pero con toda urgencia, ofrecer soluciones inteligentes y viables.

Preferimos hablar de valores que de verdad para no entrar en conflicto con la idea de tolerancia y de relativismo democrático.Apunta José Antonio Marina en sus Crónicas de la ultramodernidad que el relativismo, antes o después, es reaccionario. Cuando todo es igualmente verdadero, acaba por imponerse la fuerza como argumento más poderoso.

La posibilidad de que un populismo de nuevo cuño, antidemocrático, vaya abriéndose paso en sociedades en crisis no hay que desestimarlo. La historia está llena de estos experimentos.

¿No será que este desasosiego se deba a que nos hemos visto atrapados en un egoismo colectivo que ha olvidado conceptos tan elementales como la responsabilidad, la justicia, la libertad y la verdad? Probablemente.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr.Foix, como muy bien nos indica esta es la visión que se debe difundir, gravedad de la situación añadiendo soluciones y alternativas al mismo tiempo. No se esta explicando bien la situación, hoy en dia internet es el baremo para saber como se analizan / no se analizan las decisiones, hay confusion hay mal ambiente en aumento.

Anónimo dijo...

Hay que actuar demostrando que se solucionan las prioridades y no se derrocha en tonterias. En nuestro pais, se esta poniendo en tela de juicio a casi todas las instituciones, a la "clase social" con su continuado frentismo y falta de pacto en momentos criticos, si nosostros no sabemos, por lo menos que los politicos europeos se reunan en gabinetes de crisis y promuevan soluciones conjuntas. Si no foementamos los pactos, los alemanes se cansaran de mantener nuestra forma de actuar....

Anónimo dijo...

al final todo se resumen en las preguntas claves: ¿como se logra que ls demas sean responsables?

Anónimo dijo...

Lluís, tengo la sensación de estar gobernado por un tipo de personas que despojados del halo que da el poder se transforman en incompetentes a mis ojos.

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Ayer he visto a una pareja de jubilados del barrio rebuscando en los containers de Caprabo, mañana podemos ser cualquiera de nosotros; personalmente pediría a nuestros gobernantes que busquen bajo las piedras a personas responsables y preparadas para generar medidas responsables que generen confianza y se dejen de tanto floripondio y tanta memez mediática.
Sr.Foix, Vd ya sabe que todos los sistemas, todos los imperios han caído el día que no ha habido nada que poner encima de la mesa.

Brian dijo...

Se empiezan a oir voces que reclaman un pacto de las fuerzas políticas y sociales (al estilo del "de la Moncloa"). López Burniol es uno de los que más insisten en ello.

Por supuesto que no hay soluciones milagrosas, pero como mínimo la idea tiene un atractivo: si en el panorama político no hay nadie capaz de liderar el país con temple y criterio -y yo no lo veo en absoluto- ese pacto, ineludible protagonismo de la sociedad civil, se me antoja como una alternativa. (Y no se me ocurre ninguna otra).

Anónimo dijo...

Sr.Foix,un apunte, la economia social de mercado es diferente a la economia del bienestar, la ESM es un punto medio entre el liberalismo extremo (neocoms) y la socialdemocracia. La ESM defiende el mercado regulado, en el fondo es una vision humanista pero sin las injusticias de las subvenciones direccionadas, transparencia y contro estatal en donde el mercado falla. Fue la base de que Alemania se recuperase y llegase a ser la segunda potencia mundial y es lo que defiende la sra.Merkel.RM.

Anónimo dijo...

Brian no es lo mismo pactar con una ciudadania capaz de entender de forma razonable que es lo que esta pasando que negociar con una ciudadania cabreada

Anónimo dijo...

Ser responable es evitar el proteccionismo y no alentar las posiciones que marginan, y menos si hablamos de trabajadores que solo quieren ganarse el pan,vengan de donde vengan. Obama a movido ficha hacia el protecionimos, esperemos que solo sea un farol, hay una parte muy importante de la poblacion que depende del comercio mundial incluso dentro de su pais, todos los que se dedican a IMP-EXP (barcos,logistica,almacenes, distribucion, etc)

Anónimo dijo...

///ENRIC///


Yo empiezo a estar muy quemado con la postura de los políticos y la falta de medidas efectivas, no les veo muy puestos en el tema económico ni en saber dónde se encuentran, van perdidos, muy perdidos, totalmente perdidos.

Anónimo dijo...

Van perdidos o hacen teatro, para ganar tiempo en espera de las proximas cumbres mundiales, porque la solucion no es de un pais es global. La causa es la falta de competividad-productividad de occidente que no puede competir con los modelos duales de Asia.

Anónimo dijo...

La verdadera crisis es la crisis de la incompetencia

El problema de las personas y de los paises es la pereza para encontrar salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafios, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde se aflora lo mejor de cada uno,porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo.

En vez de esto trabajemos duro.Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora: la tragedia de no querer luchar para superarla
Albert Eisntein.

R.Morata dijo...

La canciller alemana, Angela Merkel, cree que la clave para solucionar la crisis financiera y económica mundial pasa por instaurar a nivel global la economía social de mercado, un modelo nacido en Alemania que debe convertirse en su "mejor producto de exportación".

La economía social de mercado es la forma más humana de gestionar una economía. (no confudir con economia del bienestar,basada en subvenciones....dirigidas)

Fue una de la claves para que Alemania fuese otra vez la segunda economia mundial despues de la II GM.

R.Morata dijo...

Todos los paises mediante incentivos deberian derivar hacia este modelo, mas justo, mas transparente. pero si los paises emergentes siguen con sus modelos duales, las tensiones seran inevitables.
Productividad-competitividad son las claves que evitan que las economias deriven hacia una huida hacia adelante (que acaban en piramides o en apalancamiento que acaba en desapalancamiento financiero)