lunes, septiembre 29, 2008

El mercado mendiga al Estado

En la era de la información en tiempo real, sin fronteras geográficas, con Internet penetrando hasta los más apartados rincones del planeta, cientos de miles de blogs que aportan noticias y opiniones desde los cuatro puntos cardinales, el correo electrónico como instrumento de comunicación instantánea, con todos estos prodigios de la comunicación, resulta que la opacidad informativa puede haber ocultado una crisis financiera que va desplegándose desde Nueva York a Londres pasando por todas los grandes mercados del mundo.

Se pueden saber muchas cosas, tener información exhaustiva sobre todo tipo de movimientos que confluyen en la red para conocimiento universal. Pero si se desconoce lo más importante, por ejemplo, el comportamiento de las grandes instituciones bancarias, de poco o nada sirve el estar permanentemente interconectados.

El sistema se ha hundido desde dentro, con grandes masas críticas de información fluyendo en todas direcciones y con agencias de calificación dando por buenos unos resultados que eran manifiestamente sospechosos o falsos.

La abundancia de información ha provocado una crisis de desinformación. No se entiende, por ejemplo, por qué la Reserva Federal o la Secretaría del Tesoro no supieran ver la tormenta que se avecinaba conociendo que las instituciones financieras que ahora tienen que ser rescatadas por la Administración actuaban en falso.

Será interesante ver la actuación de la Justicia en los próximos tiempos para determinar si, a pesar de la información disponible, no se tomaron las medidas cautelares adecuadas para evitar una crisis que afecta a todo el sistema financiero norteamericano y se está acercando a Rusia, a la Unión Europea y a la zona euro.

De poco sirve estar hiperinformado si las cuestiones clave pueden quedar ocultas por el mismo sistema o pueden establecerse complicidades de opacidad entre los máximos responsables de las instituciones políticas y económicas.

El hecho que una Administración pionera en la primacía del mercado mendigue ahora la aprobación del Congreso para que el Estado intervenga para salvar el sistema capitalista democrático, con un coste inesperado para el contribuyente, significa que en algún punto del proceso de transparencia se ocultaron datos de gran importancia que han llevado a la actual crisis.

11 comentarios:

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Decía Ramón Pérez de Ayala que cuando una estafa es enorme acaba teniendo un nombre decente y creo Sr.Foix, que esto es lo que ha ocurrido. Una gran estafa, una inmensa estafa encubierta bajo un palio financiero que le aportaba una credibilidad inmerecida a todas luces, una estafa que por su inmensidad ha tenido que tener el placet de muchos estamentos y por supuesto un guión y una puesta en escena de la que no son ajenos los gravísimos sucesos terroristas y bélicos acaecidos en los últimos años que han distraído la atención de la sociedad internacional hacia otros puntos, tal y como se hace en las estafas menores.

Anónimo dijo...

Lluís, yo también tengo claro que ha sido una estafa monumental.

Anónimo dijo...

El plan Bush se acabará aprobando, no tengo la menor duda de ello, pero coincido que ha sido un abuso todo cuanto ha ocurrido, una manipulación a todos los niveles de unos genios de las finanzas que se deben estar riendo de todos los ciudadanos.


Un saludo,J.Vilá.

Brian dijo...

Hay que distinguir entre no saber qué pasa y no saber como atajarlo.

Sin movernos de casa, por ejemplo, todo el mundo sabía -los sucesivos gobiernos, los primeros- que la burbuja inmobiliaria (al margen de la coyuntura internacional) tenía que pinchar un día u otro y que el modelo de crecimiento era un bluf. Otra cosa muy distinta es que hubiera plan alguno para orientar la economía por senderos más firmes. Ante esto, lo más fácil -y lo más irresponsable- era negar la evidencia: el "España va bien" de Aznar o el "somos los mejores" de Zapatero.

Bueno, pues lo de los bushies es lo mismo pero en gran escala, a lo bestia: todo el mundo sabía una economía financiera basada en derivados de derivados de futuros no se sostiene, ni se puede manejar, paro nadie sabía -ni sabe- como evitarlo.

Anónimo dijo...

///ENRIC///


Vayamos por partes,todos sabiamos lo que pasaba, pero nadie queria saber la que nos venia encima,nadie queria que esto se acabara, a todos les venia bien pensar que sus pisos valian cada año mas y mas y eso es algo que iba contra toda logica, pero a todos nos venia bien creernos la mentira, nos han estafado si, pero como en todas las estafas, el estafado es tan culpable como el estafador por creerse las mentiras.

Morata, R.S. dijo...

y quien esta -realmente- detras de esta estafa ?
Sabiamos lo que nos venia encima,,,quizas no sabiamos exactamente los magnitud,es dificil saber la dimension de una espiral negativa o de los efectos domino.
El control de la informacion y medios siempre es vital

Morata, R.S. dijo...

La informacion o los informes del BE y del BCE,estan en internet, tambien hay en el blog del col.legi d'economistes.
En la prensa se da la informacion a cuenta gotas, nadie es capaz se procesar tanta informacion negativa de golpe.

Morata, R.S. dijo...

Siempre hay quienes pensamos en otra via, en un capitalismo reformado bajo la optica de la economia social.
Con instituciones supranacionales, con peso juridico, que pueda hacer cumplir las normas basicas para la convivencia de los diferentes modelos (BRIC-P.Islamicos-y p.perifericos)

Brian dijo...

En relación a lo que dice Enric, ¿me permiten que les cuente dos casos de la vida real que han ocurrido en mi propia casa?. (Perdón, Sr. Foix, no quisiera convertir esto en un safareig)

1) Hace un año compre 4000€ de acciones de "Criteria", que ahora está por los suelos.

2) Mi hijo, soltero, con 35 años, hace 3 años, después de 5 de vivir en vivienda de alquiler, compró un piso pequeño, de segunda mano (no le daba para más). Ahora está atrapado con una hipoteca que vale más que el piso.

Bien, si yo pierdo 2 o 3000€ me estará bien empleado por burro, por entrar en bolsa cuando estaba arriba de todo; nada que decir. Pero los miles de jóvenes que están en el caso de mi hijo, que no tenían más alternativa que ver como los pisos subían, mientras se les pasaba el arroz, ¿tienen que aguantar encima (como le oí el otro día a un botarate de tertuliano) que "son víctimas de su propia codicia"?

Morata, R.S. dijo...

Brian, creo que solo son victimas de la dinamica de crecimiento desmsurado.
enlanzando con el tema, como se puede crecer mejor con:
A- Medidas para impulsar la demanda agregada aumentando el gasto publico por ejemplo incrementando las obras publicas,(medidas keynesianas), sabemos que cuanto mas se impulsa la demanda –con mas gasto publico- mas se contrae después esta demanda al frenar el cierre de los desequilibrios (mas inflación.mas déficit exterior y mas déficit publico). Tenemos un poco de margen en déficit publico, pero la inflación esta por encima de la media, y el déficit es el segundo mas alto del mundo.

B- Politicas de oferta, mas adecuadas en la actualidad, por la estanflacion que tenemos,se necesitan reformas estructurales de oferta de controlar el gasto, liberalizar mercado de factores, y bajar el impuesto de sociedades y cotizaciones sociales.

Anónimo dijo...

///ENRIC///


"Sin movernos de casa, por ejemplo, todo el mundo sabía -los sucesivos gobiernos, los primeros- que la burbuja inmobiliaria (al margen de la coyuntura internacional) tenía que pinchar un día u otro y que el modelo de crecimiento era un bluf."
Todo lo cual no ha impedido que tu hijo, como muchos otros, haya caido en el engaño y se encuentre ahora en una situacion dificil.