viernes, mayo 20, 2005

Saddam en calzoncillos

Las imágenes del ex dictador Saddam Hussein en calzoncillos han dado la vuelta al mundo. El dictador iraquí fue capturado por las tropas norteamericanas y se encuentra pendiente del juicio que están instruyendo las improvisadas autoridades judiciales iraquíes.

No seré yo quien defienda a un personaje que ordenó la muerte de miles de personas y que protagonizó varias guerras con sus vecinos. Pero la dignidad de los presos, aún de los más abominables, no se puede vulnerar por muchos que sean sus crímenes.

Hemos conocido las impresentables fotografías de presos iraquíes siendo torturados por tropas norteamericanas en la prisión de Abu Ghraib. Sabemos de la vulneración de los derechos de presos afganos i paquistaníes en la cárcel de Guantánamo, en la isla de Cuba.

Es inquietante que un país que pretende expandir la libertad y la democracia en el mundo caiga en estos abusos. No es sorprendente que el sentimiento antiamericano y antioccidental vaya creciendo en un mundo árabe que contempla cómo la fuerza sea la única arma para conseguir esos nobles objetivos.

La difusión de las fotografías de Saddam en calzoncillos vulneran las Convenciones de Ginebra sobre prisioneros de guerra. Pero sobre todo afectan la credibilidad de quienes han enviado decenas de miles de soldados a Iraq para que sea liberado.

Muy mal.

4 comentarios:

amanda dijo...

Señor Foix: Hace tiempo que no le dejo niguna nota en el blog porque le noto confundido. Primero pensé que quizá no andaba bien de salud, pero hoy me ha extrañado mucho su blog. Me cuesta entenderlo. ¿Muy mal, qué? ¿Que se le hayan tomado estas fotos? ¿Que se hayan divulgado? ¿Muy mal el ejército de EE.UU o los periódicos sensacionalistas que las han publicado? Habla usted de abusos, habla de Sadam y parece en cambio que gracias a los calzoncillos de Sadam se le ha pasado por alto el informe que ha hecho hoy público el NYT basado en una investigación del Pentágano sobre muertes de prisioneros afganos en Bagram (Afgansitán) a manos de sus torturadores. Un relato francamente escalofriante que no he tenido estómago de leer más allá de las primeras doscientas palabras.

Al lado de tales desmanes, la foto de Sadam resulta casi cómica.

El otro día cargaba en su columna contra los periodistas del Newsweek por falta de ética y confiar en una sola fuente y hoy la Cruz Roja Internacioanal comenta que le han llegado muchas denuncias sobre los abusos sufridos por el Corán. Según usted, la falta de éticaperiodista era casi culpable de las algaradas que se han sucedido (con muertos) en varios países de mayoría musulmana.

Parece que a Newsweek una fuente lo engañó y se vio presionado a retractarse (sort of, a mi no me pareció que se retractaran del todo)

La administración Bush también ha sido engañada por varias fuentes (o eso nos han dicho) que la llevó a invadir un país, y a causar decenas de miles de muertos. ¿Quién se ha retractado? ¿Por qué ha caído un silencio tan denso sobre los memorandums de Downing Street sobre la manipulación política de la inteligencia que publicó la prensa británica hace un par de semanas?

Hablemos, hablemos, de los calzoncillos de Sadam y de la corona de Carod...

Espero no haberle faltado al respeto y a mejorarse, si se encuentra mal.

Anónimo dijo...

Creo que la administración Bush ha decidido apostar por la lucha mediática basada en conceptos publicitarios simples y de rapido alcance, no sera ésta la última imagen que veamos, las tecnicas publicitarias de éste tipo buscan el efecto respuesta inmediato, la asociación de ideas sobre el objeto y el estímulo condicionante consiguiente que impide cualquier otra reflexión fuera del contexto, por desgracia se acaba por dar más importancia a los calzoncillos de Saddam que a los muertos por torturas, por desgracia nos hemos acostumbrado a que la muerte ajena no nos impacte ní conmueva, aunque me consta que Foix lleva denunciando estos hechos desde siempre.


Bartolomé C.

Ricard dijo...

Señor Foix: periòdicament llegeixo els seus articles mitjançant el seu blog. És la primera vegada que li escric. I no ho vaig afer per parlar dels calçotets de Saddam. Em permetrà que m'endinse en una de les últimes polèmiques entre el tripartit i l'Estat espanyol. Des d'Espanya s'acusa a Catalunya de plantejar un finançament que trenca la solidaritat entre comunitats. No sé on he tornat a llegit ximpleries com que és una bogeria fer públiques les balances fiscals o que Catalunya ha de contribuir com fins ara perquè és rica. Per què ningú no planteja que és el mateix que vol fer la UE amb Espanya? Resulta que aquest país va a perdre ajuds europeus perquè és més ric. Per tant, França i Alemanya volen donar-li menys calés. I ningú no s'espanta. Això mateix és el que diu Catalunya, em pareix a mi; que hi ha regions que han avançat, el seu llindar de renda és superior al de fa 25 anys i que no és necessari que Catalunya aporta tant com fins ara. Un altre example curiós i que em sorprén l'aldarull montat és al voltant de la recaptació per part de la pròpia Catalunya. Hom diu que amb açò es trenca la caixa única i que quin bogeria que cadascú pose els impostos que li done la gana. Però que açò no és el que passa en cada municipi? Per què el percentage de l'IBI cada ajuntament posa el que vol i ningú s'espanta. El mateix passa amb les taxes o altres impostos municipals, i ningú es torna boig.

No sé, són reflexions volia transmetre per si valen per alguna cosa més que per emboiragar-me el pensament.
Gràcies de tot

amanda dijo...

Dice Bartolomé:
"las tecnicas publicitarias de éste tipo buscan el efecto respuesta inmediato, la asociación de ideas sobre el objeto y el estímulo condicionante consiguiente que impide cualquier otra reflexión fuera del contexto"

Totalmente de acuerdo. Es la guerra. "Psy Ops" llamaba la CIA a este tipo de operaciones psicológico-mediáticas.
Y sí, Bartolomé, el señor Foix ha denunciado estos hechos desde siempre y las crónicas de guerra de Robert Fisk en LV eran impagables, pero precisamente ahora, que la prensa americana parece despertar ante lo que considera presiones intolerables de la administración, la prensa de aquí parece ponerse de lado de la Casa Blanca y afirmar que la culpa ha sido de Neewsweek.
Teniendo en cuenta que dos funcionarios del Pentágono habían dado el visto bueno al artículo de marras, la negligencia y falta de ética del semanario no parece tanta. (uno de los periodistas implicados fue el que destapó el caso Clinton-Levisnky)

Hay una muy buena columna de opinión hoy en el NYT al respecto.

http://www.nytimes.com/2005/05/22/opinion/22rich.html


En cuanto a las fotos de Sadam, no me cabe la menor duda. Fue una operación orquestrada para intentar que la noticia ocultara los informes de las torturas de Afganistán (de las que ya nos había contado a los europeos el bueno de Robert Fisk hace dos años). El diario sensacionalista The Sun está en las mismas manos (Murdoch) que la cadena de televisión FOX, "vocero" de los belicistas.