martes, marzo 03, 2009

África a la deriva

Las desgracias que recorren tantos países africanos no suscitan interés, ni siquiera lástima y, mucho menos, una conciencia cívica internacional para aliviar el sufrimiento de tantos millones de negros. Da la impresión que ciertas categorías de seres humanos no tiene sitio en la sociedad digna que se debe construir.

Los europeos nos lanzamos a la colonización del continente africano desde el siglo XVII, pero cuando nos empleamos más a fondo fue en el siglo antepasado con la apropiación de los vastos territorios que se incorporaban como trofeos de caza en los mapas de Londres, París, Berlín, Roma y Bruselas. Se extraían los recursos naturales y se sometía a la población indígena a la voluntad de las minorías europeas que enriquecían a las metrópolis viviendo una existencia paradisíaca.

Ahora que los más valientes y audaces africanos arriesgan sus vidas en los mares del Atlántico en busca de un horizonte vital más humano, son detenidos en alta mar o se les encierra en campos de transición para ser repatriados de forma inmediata. No se pueden abrir las puertas de Europa a todos los que intentan llegar.

Pero es indecente que no se devuelva en forma de inversiones al continente en educación, en infraestructuras y en sanidad, lo que hace cien años se les arrebató bajo el nombre de la superioridad de la civilización europea.

Es incomprensible el silencio internacional ante la miseria que vive Zimbabwe, fruto de la tiranía de Robert Mugabe que lleva casi treinta años en el poder y puede exhibir el triste privilegio de haber conseguido que el 94 por ciento de compatriotas no tengan trabajo.

Causaba repugnancia la fotografía publicada en la prensa del domingo en la que se veía al tirano celebrando su 85 cumpleaños mientras la gran mayoría de sus súbditos pasan hambre, un 34 por ciento es azotado por el Sida y el cólera afecta a una proporción parecida.

Mugabe ha destruido su país y el gobierno de unidad nacional proclamado hace unos meses ha paralizado toda actividad. No hay manifestaciones populares en Europa sobre esta desgracia que debería remover la conciencia personal y colectiva de sociedades que nos llenamos la boca hablando de democracia y libertades y miramos hacia otra parte cuando hay tanta gente que sufre por la voluntad de un sátrapa.

Qué contraste entre este viejo dictador y Nelson Mandela, el líder político y moral más respetado de África

6 comentarios:

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Veo con perplejidad como los mismos países que hasta hace poco racaneaban ayudas al tercer mundo y apenas daban las migajas de sus beneficios para combatir el hambre y las enfermedades en esos paises, dedican ahora miles de millones para planes de salvación de las instituciones financieras y bancarias. Parece que hay dinero cuando interesa y para lo que interesa, hemos perdido el pudor y la vergüenza, África está a la deriva, pero nosotros nos hundimos sin remedio en nuestra propia miseria.

R.Morata dijo...

La ONU, necesita mas potencia, mas caballos, mas energía, un tribunal que no permita estos abusos. Mi reflexiones son que necesitamos un enfoque de economía social de mercado y un enfoque institucionalista (regulación del sistema de mercado,la noción de equilibrio de la teoría de juegos, las consecuencias distributivas de las diferentes estructuras institucionales, Veblen y NEI) en En la web humanismoyconectividad podéis ver en que se gasta el dinero este personaje.

Anónimo dijo...

///ENRIC///


A lo dicho por Bartolomé he de añadir los abusos en el reparto de las pocas ayudas que llegan a África, se va quedando en unas manos y otras y al final a los afectados por el hambre no les llega ni el diez por ciento y muchas veces a precios de oro. Es miserable ver todo esto y quedarse quieto y mirar a otro lado.

Anónimo dijo...

Africa tardará en salir adelante, en rehacerse, no ayudan mucho los gobiernos que existen, ni las luchas tribales, ni las guerras y la desigualdad, con la crisis que existe serán ellos los primeros afectados por los recortes de ayudas, tardarán en salir adelante.


Un saludo,J.Vilá.

Africa dijo...

Sr Foix: El mismo contraste entre los que llega en lujosos yates o en pateras.Un saludo

Cansada dijo...

Creo que sobreestimamos la capacidad de los europeos, sobre todo de los rubios de ojos claros, para ayudar a otros pueblos. Los indios de america confiaron en la ayuda y las palabras del buen samaritano blanco.No les queda mucho territorio propio. En africa se dice "cuando el hombre blanco llegó ellos tenian la biblia y nosotros la tierra, ahora nosotros tenemos la biblia y ellos la tierra." Los negros de Africa, como usted dice, mueren a millones. Y yo añado, si pobres negros de africa, cuantos de sus jovenes mueren luchando por su futuro.
En los paises civilizados del primer mundo las dos causas de muerte mayoritarias entre la juventud son los accidentes de tráfico y el suicidio.