viernes, diciembre 21, 2007

Machado me evoca la Navidad

El ojo que tú ves no es
ojo porque tú lo veas,
es ojo porque te ve.

Para dialogar
preguntad primero
después, escuchad

Enseña Cristo: a tu prójimo
amarás como a ti mismo
más nunca olvides que es otro.

Son tres versos escogidos de los proverbios de Antonio Machado. Los he leído muchas veces. He reflexionado con ellos pensando que el otro forma parte mi mismo. Pensar en el otro, escucharlo, comprenderlo, ponerse en su lugar, ser compasivo, generoso y tener siempre presente que es otro.

La alteridad, el respeto al adversario, al enemigo, al que no nos entiende, forma parte del mensaje cívico machadiano, un mensaje espiritual de alta espiritualidad.

Sin el otro no somos nada. Con el otro lo podemos ser todo. El otro es el inmigrante desesperado que no tiene trabajo, el que atraviesa tribulaciones, el rico que tiene miedo por ser rico, el poderoso que está solo y su poder no le ahuyenta su soledad, el despreciado por los suyos, el discapacitado, el enfermo, el anciano, la fragilidad del niño y la astucia de los cínicos.

El otro está ahí siempre. Hay que ir en su busca pensando que tu ojo también es visto por el ojo del otro, que también es ojo. Preguntar y escuchar. Pero sobre todo escuchar. El escuchar es más elocuente que el hablar sin escuchar primero.

Perdonen estas elucubraciones. Machado me ha evocado el sentido más profundo de la Navidad.

7 comentarios:

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Algunas personas nos escuchamos con oidos sordos, otras con el estómago, los más con el bolsillo o la cartera por medio, es de agradecer que Vd nos proponga escucharnos con el corazón.
Un saludo y bones festes a tots.

Anónimo dijo...

Brindis de Navidad



Hoy es navidad, momentos para reflexionar

llegan recuerdos de mi infancia tiempo atrás

En donde todos mis hermanos juntos con mis papas

tíos, primos, familia y algunos amigos más

nos solíamos reunir para al niñito arrullar

uniendo nuestras voces para así cantar,

a la rorro niño a la rorro ya.

Que hermoso día que esperábamos llegar

para compartir la alegría de recibir y también dar,

el más bonito recuerdo que mi corazón ha de guardar

es cuando llegaba el niñito que a mi alma venía a entrar

para iluminar mi camino y darme felicidad.

Muchos regalos, envueltos en papel especial

el árbol navideño las esferas y mucho más

era todo tan bonito para poder festejar

pero lo realmente hermoso era ver a Jesús entrar.

Compartir con él, la cena el vino y el pan

porque ese es el espíritu de la verdadera Navidad

no olvidar al festejado, que en mi alma he de llevar

para toda mi vida y a mis hijos enseñar, el verdadero

significado de lo que es la Navidad.

Nuestra salvación a toda la humanidad, con una estrella

que nos había de alumbrar,

el camino a la gloria, la paz y felicidad,

decirle a Cristo te amo, y no te he de olvidar

lo digo de corazón, eso es la navidad.

Brindemos todo por Cristo, de una manera especial,

el no quiere sacrificios, ni quiere nada material,

el quiere amor para sus hijos y también quiere la paz

alcemos pues nuestras copas, y digamos ¡Feliz Navidad!


Colaboración de Magali Sauceda
México

Africa dijo...

Sr Foix: Cuando escuchas con el corazón atento, las confidencias fluyen tranquilamente.A veces juzgamos a la gente sin saber nada de ellos.Simplemente escuchando comprendes muchas cosas,sobretodo la necesidad de comunicarse por parte del otro.Un saludo i bon Nadal a tothom!

///ENRIC/// dijo...

El Barça nos ha dado la navidad.

Africa dijo...

Va Enric,hi ha coses pitjors a la vida! que no t' amarguin les festes!!!

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho el mensaje.

Tengo la sensación de que cuando estoy al lado de una persona triste,malhumorada,rebelde hasta dar susto,enferma ,etc. sólo necesita ser escuchada,sentirse escuchada.Quieren ser ,en vez de existir.

Deberían de escribirse de nuevo las "tablas de la ley" porque ahora no matamos tanto con cuchillos sino con la indiferencia.

Un saludo.

Balanza dijo...

El comentario anterior es de Balanza.

Otro saludo.