lunes, junio 19, 2006

Corrientes de fondo en política

Es interesante resaltar la corriente de fondo que se apreciaba el domingo por la noche al ser aprobado por una clara mayoría el nuevo Estatut de Catalunya. Todos y cada uno de los partidos deberán reflexionar por qué sólo la mitad de catalanes se molestaron en votar. La abstención no tuvo padre ni madre. Simplemente muchos ciudadanos se quedaron en casa por cansancio, por que no querían participar de la confusa y errante confección del Estatut o por las razones que hubieran tenido por conveniente.

El Estatut ha sido aprobado, es legítimo y legal. Lo que han decidido la gran mayoría de catalanes será difícil que sea modificado por recursos que sean presentados por el Partido Popular.

Decía que las corrientes de fondo son las que cuentan y las que marcan las líneas maestras de la actuación de un colectivo a medio y a largo plazo. Son las que hacen evolucionar las inexistentes fotos fijas. La posición de los partidarios del Sí y del No han pasado a la historia para futuros analistas. El hecho cierto es que Catalunya dispone de un nuevo instrumento jurídico que amplía sus competencias y mejora su financiación.

Se ha superado la etapa más difícil pero no la más importante que no es otra que la gestión de la nueva realidad jurídica respecto a las relaciones de Catalunya y España. El texto aprobado tiene apartados ideológicos, identitarios y pragmáticos. Queda mucho debate por delante que dependerá de la formación del nuevo gobierno antes de que termine el año y también de la altura de miras, la calidad política de los nuevos gestores y el respeto que habrá que tener por los intereses contrapuestos de todos los ciudadanos.

Coincido en la urgencia de convocar a los catalanes cuanto antes a las urnas ya que el gobierno saltó por los aires el día en que Esquerra Republicana era desplazada del tripartito y que la precaridad del gobierno Maragall es manifiesta. Cada partido tendrá que trasladar a los ciudadanos sus planes para gestionar la nueva realidad jurídica y política de Catalunya y tendrá que valorar qué perfiles son más idóneos para convencer al mayor número de catalanes.

No hay problemas de liderazgo en CiU donde Artur Mas es el candidato indiscutible a la vista de que el Sí ha sido más numeroso en los distritos tradicionalmente convergentes. Tampoco Joan Saura está en discusión. Esquerra Republicana tendrá que reflexionar sobre la evidencia de que las urnas castigan inexorablemente a las formaciones que no se presentan unidas ante el electorado.

Josep Piqué tendrá que administrar su equidistancia entre el núcleo más duro del Partido Popular y quienes piensan que para recuperar el gobierno es urgente que el partido de Rajoy vuelva a transitar por la calle principal tanto en España como en Catalunya.

La incógnita está en qué candidatura presentarán los socialistas catalanes. Maragall puede pasar a la historia como el president del Estatut. Su idea de la España plural con tendencia a convertirse en una España federal ha empezado a rodar. Puede intentar repetir la candidatura por tercera vez consecutiva. Pero tiene que calcular si el socialismo español y el socialismo catalán le consideran el candidato más apto.

Sino es así tiene la oportunidad ahora de salir por la puerta grande como el alcalde de los Juegos Olímpicos y el president del Estatut. Enfrentado a Zapatero y a Montilla no va a llegar muy lejos, es más, no va a llegar a ninguna parte.

Catalunya y España necesitan ahora tranquilidad, reflexión, mucha gestión y escuchar a los ciudadanos que no quieren vivir en crispación permanente cuando las cosas, en general, van relativamente bien. Vivimos tiempos nuevos y el éxito del futuro dependerá de la altura política y moral, del prestigio, de sus líderes, nuevos o viejos.

17 comentarios:

joaquim dijo...

Una valoración de urgencia:

Tres de cada cuatro votantes catalanes en el reférendum votaron Si (74% de los votantes). El NO, compartido entre ERC y PP, obtuvo el 20% de los votos, es decir, uno de cada cinco votos. La derrota de los que llamaron a votar NO es aplastante.

Como la abstención fue del 50%, los que votaron NO suponen en realidad un 10% del total del censo de electores catalanes.

Dado que el PP y ERC propugnaban el NO, y que ERC obtiene bastantes más votos que el PP en todas las elecciones, el porcentaje de votos NO sobre censo atribuibles al PP estaría alrededor del 2'5 o el 3%.

Hasta Jiménez Losantos ha reconocido esta mañana en la COPE que esta ha sido "una grave derrota del PP", y que hay que atribuirla "no sólo a Piqué, sino también a Rajoy".

Y en fin, acertado y encomiable análisis de Carod-Rovira anoche, reconociendo sin paliativos la derrota de su apuesta política.

Silveri Garrell dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Silveri Garrell dijo...

Me ha llamado la atención cuando dice usted que Maragall queda enfrentado entre Zapatero y Montilla. Pues yo contesto que es una ocasión propicia para le suban los humos y demuestre por si mismo que no necesita bastón para caminar en la política catalana. Al fin y al cabo estamos en una época de separatísmos traumáticos y un rompimiento más apenas se va a notar. Sería un proceder muy HONORABLE por parte de él de repetir candidatura antes que permitir la nueva y desconocida experiencia de un presidente andaluz. Catalunya no tiene que espejearse para nada con el Barça y los jugadores de la política deberian ser de casa con el corazón hecho una BRASA.

breederss dijo...

Lo que han decidido la gran mayoría de catalanes será difícil que sea modificado por recursos que sean presentados por el Partido Popular.


No tan dificil un par de recursos al constitucional y listos

Anónimo dijo...

Estamos a la espera de que los PP presenten recursos ante el T.C. y ante todo tribunal que se les ocurra, incluyendo el de la Rota, si se tercia.
Será la guinda del pastel que están intentando cocinar desde la derrota en las últimas elecciones.
¿Presentaron recursos cuando en Galicia se aprobó su estatuto con unas décimas más del 23%?
Entonces fue una victoria aplastante (Rajoy, dixit).

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Justo cuando pasamos el equinoccio de verano pasamos también el equinoccio del nuevo Estatut de Catalunya, los navegantes saben que todos los equinoccios conllevan cambios en la situación del estado del mar, días antes o días después de ellos hay grandes perturbaciones y el mar se cobra siempre desgraciadamente alguna victima, la rissaga de Ciudadela de Menoorca es un ejemplo. En política este cambio de equinoccio no va a ser distinto, las corrientes de fondo de las que Vd habla se van a cobrar alguna victima, la rissaga de Ciudadela empezó con una retirada del mar, la rissaga del Estatut ha empezado con una retirada de votantes en las urnas, lo proximo que veremos será, como en Ciudadela, una ola de cinco metros, la ola de las elecciones de Catalunya, ya veremos cuantos barcos políticos siguen flotando después...

Anónimo dijo...

///ENRIC///



Todos los partidos políticos dicen haber ganado y está claro que todos no pueden haber ganado.
La mayoría ha sido la de las abstenciones y esa mayoría no se contabiliza nunca.
Mucho me temo que la "ola que viene" va a cambiar el panorama político.

Anónimo dijo...

Al Estatut se le puede presentar un recurso de inconstitucionalidad; luego la justicia dictará y todos tranquilos. Por la misma regla de tres se puede decir que la velocidad en las autopistas sea 150 ya que la gran mayoría de conductores va a esa velocidad.
Por cierto, ojo con Ciutadans pel canvi

Anónimo dijo...

Han ocurrido demasiadas cosas para que las proximas elecciones sean igual a las anteriores, la alta abstención que ha existido en el referéndum me hace pensar que habrá un cambio importante en la composición de fuerzas, no es bueno que exista tanta gente desilusionada con el futuro de su país, es una buena comparación la de la rissaga, muy gráfica, los votantes volveran y más de un partido político va a lamentar su forma de proceder en estos últimos meses.


Josep Vilá.-

Rosa_Maria dijo...

Estimados y estimadas blogFoix_es:
Nadie ha dicho todavía, tal vez por no dejar de ser 'políticamente correcta', que hay una parte del electorado al que le importa un comino lo que salga en las urnas.¿Por qué? (léase en tono sra Terribas) Pues porqué se preocupan de su casa, de su coche y de sus playas o montañas y no se sientes responsables de nada. Cómo si la política fuese algo en lo que no tuviesen responsabilidad.
Muchas personas de las que no han votado es porqué viven demasiado alejadas de las realidades sociales. Muchas personas de las que no han votado, no lo han hecho por pura irresponsabilidad ante el compromiso ciudadano que nos otorga el derecho a elegir el voto libremente. La libertad, para que sea real, tiene sus normas. Paradógico, pero cierto.

Hay que hablar claro, que maquillamos la verdad y luego nos quejamos de que los políticos lo hacen.

Un saludo cordial.

breederss dijo...

@rosa

Quiza la gente no vota por que tiene claro que los paises funcionan solos .

Anónimo dijo...

Sr Foix: Lo que estuvieron a punto de hacer C.I.U y lo que decía el Sr. Zapatero

Fue el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien el 1 de febrero de 2005, en el debate del «plan Ibarretxe», instó al «lendakari» a lograr un acuerdo que tuviera «la misma fuerza» que el Estatuto de Gernika. «Las normas políticas aprobadas con el 51 por ciento (caso del «plan Ibarretxe») acaban en el fracaso», sentenció entonces.
También CiU ha hecho causa en las Cortes Generales de una participación superior al 50 por ciento en las consultas populares para que éstas tengan legitimidad. Primero lo hizo ante la Comisión Constitucional y el Pleno del Congreso y, luego, en marzo de este año, en el Senado a través de una enmienda a la proposición de ley de modificación de la Legislativa Popular. Todas las enmiendas fueron retiradas en la Cámara Alta en aras del consenso, mientras que en el Congreso fue rechazada la propuesta

Anónimo dijo...

La gente ha de ser convencida por los políticos, son los políticos los que tienen la obligación de ilusionar con sus proyectos, pero para los políticos es más sencillo controlar a pocos votantes que a muchos, lo que más temen los políticos es lo que he leido hace un momento, que venga una avalancha ( una ola) de votos que no pueden controlar y que esa mitad de abstenciones del domingo vayan a las urnas de golpe, eso les pone de los nervios.

abraham dijo...

La política pierde en el referéndum catalán.

Rosa_Maria dijo...

Lamentablemente, vivimos en una sociedad embelesada en su consumo. Una sociedad ficticia llena de pretensiones de inmortalidad ligada al aspecto físico y a la negación de la realidad. No sé quien tiene la culpa, pero la sociedad somos todos, no solamente los políticos, y los problemas que tiene el gobierno son los problemas que tenemos todos y entre todos los hemos de resolver.
El compromiso se hace algo incómodo y la irresposabilidad en los aspectos más formales de la vida tienden a una dejadez de las nuevas generaciones, a las que deberiamos concienciar seriamente.
Ha de haber unas normas que debemos establecer entre todos. Nos debemos a nuestros deberes. Hay que ocuparse de las reglas del bienestar. No vale que digamos que es solamente culpa de un sector, en esta caso el político. Las personas en particular y las instituciones sociales en general deben trabajar para establecer el bienestar sostenible de la ciudadanía.
Lo demás es quitarse de encima las responsabilidades. Aquí hemos de mojarnos todos sin excepción. No valen excusas.

Anónimo dijo...

La gente que no ha votado éste Estatuto, en gran parte lo han hecho por una simple cuestión de estabilidad económico-social ante su futuro. Sin atraerles en absoluto el aire nacionalista de algunos partidos, ya les va bien el matiz superior que le daban al SI las encuentas. Se han preguntado, entre ellos: ¿Ir a votar, para qué?. Pues éso...

Rosa_Maria dijo...

A eso, al ¿para què?, yo le llamo desidia.
Y conste que me parece muy respetable a pesar de que no me parezca lo más conveniente para evolucionar hacia un mejor futuro.