martes, marzo 21, 2006

Cargos a título personal

A título personal se pueden decir muchas cosas. Casi todo. El conseller Carretero declaró que el presidente del gobierno era un "españolista demagogo" y "principal culpable del inmenso desastre del Estatut" . Lo decía a título personal.

José María Cuevas, presidente de la patronal CEOE, declaró jocosamente que la Opa de Gas Natural sobre Endesa era una opa a la catalana. Es decir, baratita y con el viento del boletín oficial del estado a favor. Lo decía también a título personal.

Basta de tonterías y zascandilerías. Cuando alguien lleva la chaqueta de un cargo, diga lo que diga en público, lo pronuncia en calidad de lo que representa. Que el conseller Carretero se refiera ahora a la libertad de expresión me parece una buena ocurrencia. Pero no se trata de eso.

Se trata de responsabilidad personal.

12 comentarios:

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: La única vez que a "título personal"en el pueblo salmantino de Candelario se le ocurrió a Constantino Rico,fabricante de embutidos en el siglo XIX,atar a un perro que molestaba a las operarias con una ristra de longanizas,ya sabe Vd la que lió el buen hombre cuando se corrió la voz de que en su casa,en casa del tio Rico, se ataban los perros con longanizas.
A título personal los cargos públicos sólo tienen sus bienes muebles o inmuebles,su patrimonio familiar o moral,pero como servidor público se está en el cargo entregando siempre una versión oficial de sus actos, de sus palabras y de sus responsabilidades o de lo contrario acabaremos todos creyendonos que podemos atar los perros con longanizas,tal y como el tio Rico lo hizo un día, a título personal por supuesto...

Anónimo dijo...

EUROPA PRESS

Madrid. -- El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, no tiene en sus "previsiones" realizar antes del 30 de este mes "ningún tipo de reunión" de las características que promueve el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, según ha indicado en la rueda de prensa posterior a la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE el secretario de Organización y Coordinación de este partido, José Blanco.

Blanco ha especificado que este asunto no fue "objeto de ningún comentario" en la reunión de la dirección socialista, en la que participa Zapatero.

El objetivo del encuentro que promueve Maragall es intentar recuperar la unidad de tripartito y CiU antes del pleno del Congreso del próximo día 30, que debatirá la reforma del Estatut catalán y lo remitirá al Senado.

Resolución "satisfactoria" de Maragall

En cuanto a la salida que se ha dado a la polémica originada por las críticas del conseller de Governació de la Generalitat, Joan Carretero (ERC), al presidente del Gobierno, Blanco ha dicho que durante la reunión de la Ejecutiva no hicieron ninguna "valoración" sobre una "decisión" que le corresponde a Maragall.

"Hubo unas declaraciones desafortunadas en el terreno personal, no en el del debate político", ha dicho el dirigente socialista, que ha opinado que el presidente de la Generalitat "lo ha resuelto satisfactoriamente" y que ha asegurado que el PSOE está "de acuerdo".

Ferran dijo...

A titulo personal, Julián Lanzarote (aquel histriónico alcalde) también dijo muchas cosas o más que cosas, disparates hacia nuestras instituciones catalanas y personas de cargo político, el señor Fraga a título personal dijo que personas de buena voluntad les llevó a dar un golpe de estado el 23-F, Bono a título personal...etc, etc.

Defendamos un poco a nuestros políticos catalanes y dejemos un rato de tirarnos piedras en el tejado. Todos los políticos, sin excepción, en mayor o menor medida según la educación de cada uno, emiten discursos a título personal mal intencionados a veces, pero no por ello tenemos que darle tanta importáncia y remitirnos a una posible dimisión.

Estamos cansados que los políticos españoles se ensañen con nuestras instituciones y los catalanes y ahora cuando un conseller salta y dice algo que pensamos mucha gente acerca de la enorme desnaturalización del Estatut respecto al que salió del Parlament todos por doquier se rasgan las vestiduras.

Es que los catalanes tenemos que callarnos la boca por nuestro bien, porque sino los reyes magos no nos van a traer un buen estatut...

Anónimo dijo...

///ENRIC///


Por pensar pienso lo mismo que Carretero,pero prefiero que quienes gobiernan Catalunya no usen las mismas maneras de quienes me siento tan distante.

Anónimo dijo...

Josep Vilá.-


Lo que ha dicho Carretero no lo ha dicho sólo por el bien de Catalunya,lo ha dicho en parte por el bien de ERC,no hay que confundir los términos,si además lo ha dicho a título personal,entonces lo ha dicho por el bien de el mismo tambien.


Me ha impactado la ironía terrible que contiene el comentario de Bartolomé,pero le tengo que dar forzosamente la razón,cuando se está en un cargo hay que actuar con disciplina ejemplar
y no pensar que una vez en posesión del cargo todo vale,por una palabra o un acto absurdo te pueden catalogar toda una trayectoria.


La imagen que demos es la base del respeto que nos tengan.

Anónimo dijo...

M. Pardeiro / E. Fuentes



El representante de ERC, Carod-Rovira, ayer antes de empezar la sesión

Barcelona/Madrid- Después de semanas de guiños y guiños a ERC, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, se alineó ayer con los postulados del Gobierno y subrayó que no cree «justificado el anuncio de votación negativa de ningún partido» a la reforma estatutaria, en alusión a la decisión de sus socios republicanos de rechazar el texto en las Cortes. Maragall, en un comunicado, admitió que ve «rota» la unidad del tripartito y, por eso, pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que convoque a los líderes del cuatripartito (CiU, PSC, ERC e ICV) con el fin de recomponer un consenso en horas bajas tras la última crisis en la Generalitat.
En su foro interno, Maragall está convencido de que Esquerra virará hacia el «sí». Así lo asegura el círculo más íntimo de asesores del presidente. En este sentido, el titular de la Generalitat recordó en su alocución que Francesc Macià -presidente catalán de los años 30- aceptó la contrarreforma estatutaria del Estado, pese a que se recortaron sustancialmente las ambiciones catalanas. Fue una referencia inequívoca a ERC, ya que Macià era presidente del partido republicano. Por fortuna, las convicciones de Maragall coinciden con los requisitos del Gobierno, ya que en Moncloa juzgan «incompatible» la supervivencia del tripartito sin un «sí» de Esquerra al Estatut. El PSOE no aceptará votos nulos ni abstenciones por parte de sus todavía aliados independentistas.
Mientras el «divorcio» se ventilaba en Barcelona, a eso de las tres y media de la tarde los leones de la puerta principal del Congreso asistieron impertérritos a la foto oficial que cerró el trámite del Estatut en el Congreso. La instantánea fue consecuente con la realidad por la ausencia de los diputados del PP, fiel reflejo del rechazo de los populares al texto. Pero también dejó la insólita imagen del apretón de manos entre Artur Mas y Josep Lluís Carod-Rovira, sólo unos minutos después de que ERC confirmara su anunciado «no» al proyecto revisado por la Cámara Baja y capitalizado como un éxito propio por CiU. Gestos fotográficos aparte, la Comisión Constitucional aprobó la versión definitiva del texto gracias a los votos de todos los partidos salvo los mencionados y EA. El presidente de la Comisión, Alfonso Guerra, no se guardó ninguna sorpresa final y eliminó los textos discordantes entre ambas delegaciones, por lo que el documento que debatirá el Pleno del Congreso el próximo jueves no incluirá los artículos referentes a las selecciones deportivas catalanas, la circunscripción electoral de Cataluña en el Parlamento europeo y el ya famoso traspaso de El Prat a la Generalitat. El PSOE confirmó que el hipotético reparto de la gestión del aeropuerto se discutirá en un foro diferente, aunque los partidos catalanes todavía pueden intentar forzar el escenario con enmiendas en el Senado.
La de ayer era la última oportunidad para la mayoría de los ponentes de hacerse un hueco en los telediarios y crónicas periodísticas, así que todos intentaron colocar sus «frases-resumen» aprovechando la excusa del debate sobre el preámbulo. Así, Carod-Rovira justificó el rechazo «con todo el dolor del alma» de ERC al Estatut en el 15% del texto que su partido no respaldó en las votaciones parciales y que considera «fundamental». «Se daban las mejores condiciones, pero España no quiere ser plurinacional. Hoy no se reconoce a Cataluña como nación; quizá mañana tengan que reconocerla como estado» sostuvo el líder de ERC, que quiso anticiparse a las consecuencias de su postura para el tripartito -«que nadie nos castigue por defender lo mismo que el 30 de septiembre»- y exigió a Artur Mas «un poco menos de arrogancia». El interpelado utilizó la mayoría de su tiempo para destacar -otra vez- la importancia del reconocimiento expreso de las Cortes a la «nación» catalana, y además retó al PP a «subirse al tren que hoy se pone en marcha o quedarse en la estación». El símil ferroviario hizo fortuna entre el resto de portavoces: Eduardo Zaplana (PP) lo consideró «de vía estrecha y corto recorrido», mientras Joan Saura (ICV) se felicitó de que los populares lo compararan con un convoy de Cercanías, «el que usa el 80% de los catalanes». También hubo tiempo para la visión poética de Gaspar Llamazares (IU) -«este Estatut está construido con el material imperfecto del que se hacen los sueños»- y la más pragmática de Diego López Garrido (PSOE), convencido de que el texto cuadra el círculo: «Es constitucional y no lesiona las pretensiones del Parlament».
Barcelona/Madrid- Después de semanas de guiños y guiños a ERC, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, se alineó ayer con los postulados del Gobierno y subrayó que no cree «justificado el anuncio de votación negativa de ningún partido» a la reforma estatutaria, en alusión a la decisión de sus socios republicanos de rechazar el texto en las Cortes. Maragall, en un comunicado, admitió que ve «rota» la unidad del tripartito y, por eso, pidió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que convoque a los líderes del cuatripartito (CiU, PSC, ERC e ICV) con el fin de recomponer un consenso en horas bajas tras la última crisis en la Generalitat.
En su foro interno, Maragall está convencido de que Esquerra virará hacia el «sí». Así lo asegura el círculo más íntimo de asesores del presidente. En este sentido, el titular de la Generalitat recordó en su alocución que Francesc Macià -presidente catalán de los años 30- aceptó la contrarreforma estatutaria del Estado, pese a que se recortaron sustancialmente las ambiciones catalanas. Fue una referencia inequívoca a ERC, ya que Macià era presidente del partido republicano. Por fortuna, las convicciones de Maragall coinciden con los requisitos del Gobierno, ya que en Moncloa juzgan «incompatible» la supervivencia del tripartito sin un «sí» de Esquerra al Estatut. El PSOE no aceptará votos nulos ni abstenciones por parte de sus todavía aliados independentistas.
Mientras el «divorcio» se ventilaba en Barcelona, a eso de las tres y media de la tarde los leones de la puerta principal del Congreso asistieron impertérritos a la foto oficial que cerró el trámite del Estatut en el Congreso. La instantánea fue consecuente con la realidad por la ausencia de los diputados del PP, fiel reflejo del rechazo de los populares al texto. Pero también dejó la insólita imagen del apretón de manos entre Artur Mas y Josep Lluís Carod-Rovira, sólo unos minutos después de que ERC confirmara su anunciado «no» al proyecto revisado por la Cámara Baja y capitalizado como un éxito propio por CiU. Gestos fotográficos aparte, la Comisión Constitucional aprobó la versión definitiva del texto gracias a los votos de todos los partidos salvo los mencionados y EA. El presidente de la Comisión, Alfonso Guerra, no se guardó ninguna sorpresa final y eliminó los textos discordantes entre ambas delegaciones, por lo que el documento que debatirá el Pleno del Congreso el próximo jueves no incluirá los artículos referentes a las selecciones deportivas catalanas, la circunscripción electoral de Cataluña en el Parlamento europeo y el ya famoso traspaso de El Prat a la Generalitat. El PSOE confirmó que el hipotético reparto de la gestión del aeropuerto se discutirá en un foro diferente, aunque los partidos catalanes todavía pueden intentar forzar el escenario con enmiendas en el Senado.
La de ayer era la última oportunidad para la mayoría de los ponentes de hacerse un hueco en los telediarios y crónicas periodísticas, así que todos intentaron colocar sus «frases-resumen» aprovechando la excusa del debate sobre el preámbulo. Así, Carod-Rovira justificó el rechazo «con todo el dolor del alma» de ERC al Estatut en el 15% del texto que su partido no respaldó en las votaciones parciales y que considera «fundamental». «Se daban las mejores condiciones, pero España no quiere ser plurinacional. Hoy no se reconoce a Cataluña como nación; quizá mañana tengan que reconocerla como estado» sostuvo el líder de ERC, que quiso anticiparse a las consecuencias de su postura para el tripartito -«que nadie nos castigue por defender lo mismo que el 30 de septiembre»- y exigió a Artur Mas «un poco menos de arrogancia». El interpelado utilizó la mayoría de su tiempo para destacar -otra vez- la importancia del reconocimiento expreso de las Cortes a la «nación» catalana, y además retó al PP a «subirse al tren que hoy se pone en marcha o quedarse en la estación». El símil ferroviario hizo fortuna entre el resto de portavoces: Eduardo Zaplana (PP) lo consideró «de vía estrecha y corto recorrido», mientras Joan Saura (ICV) se felicitó de que los populares lo compararan con un convoy de Cercanías, «el que usa el 80% de los catalanes». También hubo tiempo para la visión poética de Gaspar Llamazares (IU) -«este Estatut está construido con el material imperfecto del que se hacen los sueños»- y la más pragmática de Diego López Garrido (PSOE), convencido de que el texto cuadra el círculo: «Es constitucional y no lesiona las pretensiones del Parlament».


EL PERIODICO

Anónimo dijo...

EL POST ANTERIOR PERTENECE A "LA RAZÓN".

Anónimo dijo...

AVUI



Ferran Casas

L'Estatut català va quedar ahir vist per a sentència. Ara sí que es pot afirmar que al text només li queden per resoldre alguns serrells, que s'intentaran salvar en el tràmit del Senat, abans d'enfrontar-se (no se sap quan) al referèndum. La comissió constitucional del Congrés va sotmetre a votació de totalitat el text, que, prenent com a base l'aprovat pel Parlament el 30 de setembre, s'ha anat modificant i esmenant primer en ponència i després en comissió des del 6 de febrer.

La proposta d'Estatut va rebre el suport de PSOE, PSC, CiU, IU-ICV, PNB i CC. En contra del seu contingut van votar d'una banda el PP i de l'altra ERC i EA.

Si el text s'ha retallat molt, o poc i per tant dins del que és acceptable, va ser l'eix sobre el qual els portaveus van fer pivotar els seus discursos. Uns i altres justificaven el seu vot basant-se en l'abast dels canvis en temes com el finançament, les competències i la definició de Catalunya com a nació.

La situació que es va viure a la sala internacional del Congrés i el mes i mig de feina de la comissió els va definir quasi a la perfecció el seu president, el socialista Alfonso Guerra, de qui ningú ha tingut queixa: "Si es compara el text que aprovem amb l'Estatut del 79 es veurà que és un avenç. En canvi, si es fa amb el que el 30 de setembre va aprovar el Parlament, es veuran diferències importants i que els canvis no són irrellevants", va explicar per tancar els treballs de la comissió i solemnitzar la votació.

Del text aprovat va quedar clar que en queien els quatre punts de desacord, que es debatran al Senat via esmenes. No hi ha doncs referència a les seleccions catalanes, la circumscripció catalana per a les europees, la gestió dels ports i aeroports o el seu traspàs via article 150.2 de la Constitució.

Els discursos es van moure entre el tremendisme i el conformisme. Així, mentre Eduardo Zaplana (PP) afirmava que es "liquida" l'Estat autonòmic com fins ara s'ha conegut, Josep-Lluís Carod-Rovira, d'ERC, decretava que l'Estat espanyol "no vol ser plurinacional" i votava no "amb tot el dolor de l'ànima".

Un dolor que no compartia el líder de CiU Artur Mas, que es felicitava que les Corts reconeguessin que Catalunya és una nació, tal com, al seu entendre, s'afirma al preàmbul que es discutia per tancar la comissió. Diego López Garrido, del PSOE, contemporitzava aclarint que s'ha "respectat" el Parlament, tot i que no se li ha permès "un acte de sobirania".

Consumada la votació, els diputats de la delegació catalana, acompanyats d'alguns portaveus de la comissió del Congrés, es van fer la foto de família amb Guerra a les escalinates de la cambra. Els diputats del PP van preferir no sortir-hi. Els d'ERC, tot i que tampoc recolzen l'Estatut, van voler-hi ser, en un gest que permetia moltes interpretacions.

Anónimo dijo...

La llengua i l'opa
Isabel-Clara Simó
La majoria dels representants europeus comparteixen un nacionalisme d'Estat -tan nociu, com sap tot Europa per amarga experiència- que és cada cop més alimentat i aplaudit, en contradicció amb els ideals que diuen tenir respecte a una Europa realment unida. Ara bé, l'espectacle del nacionalisme d'Estat espanyol és pintoresc. Mirem el cas de la llengua: ¿sabeu qui són els qui més pegues troben a l'ús del català a Estrasburg? Doncs dos catalans, Borrell i Vidal-Quadras. L'argument de més altura intel·lectual és que això del català és una polèmica artificial en nom d'un país imaginari. No m'ho invento. Ara imagineu que sou de qualsevol país europeu i escolteu els arguments -de vegades pels passadissos, d'altres a l'hemicicle- contra la inclusió del català; ¿no quedaríeu parats en saber que els opositors màxims són, tots dos, catalans? Això recorda aquelles dones tan antigues que s'enfurismen contra els desvaris del feminisme i volen que l'home sigui home i la dona, dona, una tautologia amb un significat sinistre.

A més, hi ha l'opa a Endesa, i els europeus veuen amb estupor dues postures antagòniques -sarcasmes del nacionalisme estatalista- en nom de l'Espanya gran: una a favor de l'opa d'E.ON en contra de Catalunya (sic) i a favor d'Espanya (resic); l'altra a favor de Repsol en defensa d'Espanya. Totes dues amb un escàs o nul factor europeista, cosa que ha irritat tant els altres membres de la Unió Europea que ja parlen d'expedientar l'Estat espanyol.

Quan recordes que la Unió Europea volia ser una unió d'Estats com ho són els Estats Units d'Amèrica, l'única reacció és fer-se un fart de riure."

Anónimo dijo...

A titulo personal ? Los titulos son publicos , a titulo personal no tiene un micro para hablar , a titulo personal no tienes chofer , las opiniones personales de las personas publicas no interesan . A titulo personal es una frase esTupida , pero esto lo digo a titulo personal , claro .

ALBERT

Anónimo dijo...

LE MONDE.-



Le parti républicain irlandais Sinn Fein a salué le cessez-le-feu annoncé mercredi par l'organisation séparatiste basque ETA et appelé le gouvernement espagnol à saisir cette "occasion historique" pour faire avancer le processus de paix au Pays basque.

"L'annonce de l'ETA offre à toutes les parties du conflit une occasion historique. C'est une percée majeure", a indiqué le chef du Sinn Fein, Gerry Adams au cours d'une conférence de presse.

"L'annonce d'aujourd'hui donne un élan considérable au processus de règlement du conflit. Il incombe maintenant à toutes les parties de saisir cette occasion et de faire tout ce qui est en leur pouvoir pour que ce processus politique devienne réalité", a dit le chef de Sinn Fein, bras politique de l'Armée Républicaine Irlandaise (IRA).

L'ETA a annoncé mercredi un "cessez-le-feu permanent" destiné à lancer un processus de paix au Pays basque et dont Madrid espère qu'il va sceller "le début de la fin" de la violence terroriste qui a fait plus de 800 morts depuis 1968.

L'IRA avait pour sa part annoncé le 28 juillet dernier la fin de la "lutte armée" et son intention de poursuivre son objectif de réunification de l'Irlande par des voies démocratiques.

Elle avait décrété un cessez-le-feu en 1997, qui a contribué l'année suivante à la conclusion des accords de paix du Vendredi Saint, qui ont mis fin à 30 ans de "troubles" en Irlande du Nord.

ISABEL MIRALLES dijo...

Es inaceptable que personas con cargos públicos o privados con autoridad relevante, dejen caer opiniones, muchas veces con verdadero desprecio hacia quienes van dirigidas, y que luego tengan la desfachatez de disculparse, simplemente, con un: “era a título personal”, pero que en ningún momento pidan disculpas por lo dicho.

Más bien me parecen mensajes subliminales con deseo de enrarecer más a la clase política y económica.

Los comentarios del Sr. Cuevas sobre los empresarios Catalanes y también sobre los Vascos, me hizo ver que, en realidad, lo que sienten las personas como él, es un nacionalismo feroz y centralizado, que se creen en la posesión de la verdad absoluta. En el fondo son ellos los separatistas. Pues desprecian a todos aquellos que no piensan como ellos. Exigen a los demás, lo que ellos no son capaces de dar: RESPETO.