domingo, enero 01, 2006

Hasta luego Lorenzo Gomis

Ha muerto Lorenzo Gomis, poeta, escritor, periodista, humanista, amigo del alma. He aprendido muchas cosas de tí, Lorenzo. Más que alguien de grandes parlamentos eras un hombre de silencios que hablaban.

Hablaban de la belleza, de la bondad, de las convicciones, de la elegancia humana, de la comprensión. Tenías una mente independiente pero eras hombre comprometido. Con tu familia, con tus amigos, con los ciudadanos. Con la vida y con la muerte.

Eras europeista porque no creías en las fronteras de ningún tipo. Tu sonrisa leve, cómplice, lo decía todo. De tu boca no salió una maldición ni mucho menos una crítica.

Buscabas la verdad entre las dudas, en las nieblas de una azarosa vida que te dió mucho pero a la que tú le diste mucho más. Hablabas bajo y escuchabas. Dominabas el lenguaje, escribías como los ángeles, te leía siempre y llegué a descubrir tu delicada sensibilidad en los detalles, en tu insinuaciones hablando de Roser Bofill, de tus hijas, cuatro, de tus nietos, de tu gente amiga y también de los que estaban lejos de tu horizonte vital.

Has escrito cientos quizás miles de poemas. Mientras contemplaba tu semblante sereno, reposado y tranquilo, al lado de los tuyos, la Noche Vieja que para tí fue Nueva, Roser Bofill, tu querida esposa y compañera, estaba contenta en medio del dolor que invadía el ambiente y llegaba al fondo de todos los que te acompañábamos.

Llegó el president Maragall y Diana Garrigosa en la Noche Vieja retrasando un viaje. También el conseller Vallés. Se me ocurrió decir que eras un hombre justo. Eso era Lorenzo, un hombre justo, en el sentido más radical de la palabra.

Esta mañana he repasado su edición de la "Poesía completa en castellano". He escogido este pasaje titulado La Otra Vida, que me ha emocionado:

SI hay otra vida es vida, pero es otra,
y si es otra el mortal no la imagina,
una vida sin sexo ni cocina
tiene que ser sencillamente otra.

qué haremos en la vida si es tan otra
y si ya no hay taller ni oficina
y si ya elmismo cuerpo no declina
(si declinara no sería otra)?

Si hay otra vida, es otra pero es vida
y si es vida es noticia y es sorpresa,
sin que la muerte acabe la partida,

vida que canta, vuela, abraza y besa.
Es la vida de Dios la otra vida
y si es de Dios nos basta su promesa.

Adiós Lorenzo. Donde tú estés allí quiero verte y encontrate y seguir hablando en clave, reanudar los silencios que hablan, acariciándote tu barba suave y pasando tu mano por la calvicie que te sobrevino prematura. Compaginabas la inteligencia con la modestia, la gran virtud de los sabios.

Ha sido un lujo conocerte, tratarte y quererte. Hasta luego y muchas gracias, Lorenzo.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr.Foix:Un poeta acaba de pasar una temporada en la tierra,una temporada en la que nos decía que lo humano no es el hombre,es lo que deja...,y Lorenzo Gomis nos ha dejado los lunes llenos de lunas.



Bartolomé C.

Brian dijo...

Me uno al sentimiento por la pérdida. Desde el desconocimiento de la persona, y el muy ténue conocimiento del periodista, la imagen que para mí proyectaba Lorenzo Gomis era la de un hombre bueno y sensato. Raras cualidades.

paco dijo...

Mi mas sentido pesame por la perdida de este gran periodista, desde ahora, cuando lea "La Vanguardia" los lunes echare en falta su articulo semanal que tenia a bien leer, pero retendre en mi memoria sabias palabras que tuvo a bien compartir con sus lectores.

Un saludo afectuoso en tan luctuoso momento.

M. Atitar de la Fuente dijo...

Me uno al sentimiento de reconocimiento y admiración por Lorenzo Gomis. Yo lo conocí como referencia para periodistas en la facultad.Un fuerte abrazo a todos los que tuvieron la suerte de conocerlo,disfrutarlo y admirarlo. Descanse en paz.

Sònia dijo...

Fa dos anys vaig contemplar sorpressa com un director de diari entrava a l'aula de doctorat, donava la mà al Dr. Gomis i fent una inclinació deia "Dr. Gomis, als seus peus".

Després de quatre mesos de classe, tots estavem als peus del doctor Gomis. La seva capacitat d'escoltar era especial, les seves ganes d'aprendre!! Ell parlava quinze minuts i després deia: ara parleu vosaltres. I escoltava sincerament. Impagable.

Fa poc... uf. ja fa nou mesos, el vaig escriure per dir-li com m'havia agradat el seu article sobre la familia.
Em va respondre (sempre sempre ho feia) i s'acomiadava dient Cordial record. I tant!

M'ha agradat el seu article. Té raó, tenia la curiositat dels savis. I era feliç.


Jo també, impressionada, estic als seus peus Dr. Gomis.

julia dijo...

Hermosos comentarios sobre un hombre que nunca conocí.
A través de sus palabras lo aprendí a amar.
Qué bonito. Qué bonito que haya gente como él y que haya gente que la entienda.

Rosa_Maria dijo...

Este rinconcito es el lugar en el que me apetece escribir unas palabras de recuerdo, porqué he leído el cariño con el que usted, señor Foix, trata al señor Gomis. Leyendo los artículos de ambos, paso muy buenos ratos y es por ello acompaño en la tristeza a todas las personas que le quieren.La sonrisa, las opiniones y pensamientos de Llorenç, me han recordado siempre a mi padre, pues fueron ambos hombres encantadores, que supieron disfrutar de los dos sentidos que más aprecio del ser humano, el común y el del humor, hasta el último momento de su existencia. Le mando a usted un beso allá dónde se encuentre, y cuando vea a mi padre, otro de mi parte.
Gracias senyor Foix, yo también me he emocionado con la poesía.

Anónimo dijo...

Luis, emocionante poema.
El posible anonimato de un periodista se revela como incierto, pues los artículos que publicaís en la prensa diaria son (en algunos casos, y en el de Lorenzo Gomis, por supuesto) cápsulas de opinión serena, de reflexión pausada, de planteamiento pacífico, pero siempre con hondo espíritu crítico, inteligente inquisitoria, cierta sorna cariñosa, y mucha, mucha humanidad.
Y te incluyo a tí, y a tú Libreta, Luis, con permiso del querido (desconocido por desgracia para mi), maestro Lorenzo.
Cuando desapareció Ernest Lluch, eché en falta sus (magníficas) colaboraciones en La Vanguardia.
Ahora desaparece otro coloso.
Seguid en la brecha el resto.

Ramon Caro

Anónimo dijo...

Luis, emocionante poema.
El posible anonimato de un periodista se revela como incierto, pues los artículos que publicaís en la prensa diaria son (en algunos casos, y en el de Lorenzo Gomis, por supuesto) cápsulas de opinión serena, de reflexión pausada, de planteamiento pacífico, pero siempre con hondo espíritu crítico, inteligente inquisitoria, cierta sorna cariñosa, y mucha, mucha humanidad.
Y te incluyo a tí, y a tú Libreta, Luis, con permiso del querido (desconocido por desgracia para mi), maestro Lorenzo.
Cuando desapareció Ernest Lluch, eché en falta sus (magníficas) colaboraciones en La Vanguardia.
Ahora desaparece otro coloso.
Seguid en la brecha el resto.

Ramon Caro

Anónimo dijo...

Fernando González Urbaneja-Blog

Me enteré por el primer noticiario de radio del primer día de este nuevo año: Lorenzo Gomis había fallecido unas horas antes. Un periodista completo, con oficio y con acierto; honrado, cabal y competente. No le conocía personalmente, pero he leído su obra desde hace varias décadas: todos los lunes en la Vanguardia, y también en El Ciervo, la valerosa revista editada por Gomis y su esposa. Me impresionó más su muerte porque horas antes había acabado de escribir la propuesta a la junta directiva de la Asociación de la Prensa de Madrid para otorgarle el premio Rodríguez Santamaría en reconocimiento a toda una vida profesional.

Reconocer desde Madrid a un catalán que ha hecho toda su vida en Barcelona, como periodista, como profesor de periodismo y como poeta, pone más en valor a la persona. No se si mis compañeros de junta hubieran aprobado la propuesta, pero con cuantos comenté estos días la idea la acogieron con agrado y complicidad.

Gomis representa la mejor del periodismo catalán y español. Además era querido y respetado por sus colegas y por los ciudadanos. Había pasado los ochenta pero seguía trabajando con dedicación y acierto. La Vanguardia de hoy le dedica un buen homenaje y publica el articulo que había mandado para la edición de hoy, a su cita de cada lunes. Haro y Capmany también estuvieron con sus lectores hasta el último minuto, los periódicos que les acogían tuvieron su original listo antes de decir adiós.

A los jóvenes periodistas, y a los no tan jóvenes, les vendrá bien repasar la obra y la vida de Gomis, sus memorias y, sobre todo, su dedicación apasionada a este oficio. Con gente como Gomis el periodismo gana reputación y respeto. Ya no podremos premiarle desde Madrid, y bien que lo siento.

joaquim dijo...

Fue profesor mío en la Facultad. Le recuerdo como un hombre atildado, serio, de hablar pausado. No iba de progre, por contra a tantos de aquellos PNN's entonces de ultraizquierda y que ahora viven montados en el dólar. Gomis me pareció alguien a quien valía la pena oír y respetar, y eso que ni siquiera recuerdo qué asignatura impartía; creo que este detalle le define como un gran profesor.

Vicente Gutierrez dijo...

inolvidable su libro "los caballos"... hace poco lo lei con amigos, juntos, leyendo...

Anónimo dijo...

jnfjkbxb

Anónimo dijo...

me parecio una excelent persona, llena de mucha energia positiva...ES UN EJEMPLO A SEGUIR...