miércoles, diciembre 07, 2005

Democracia petrolífera venezolana

Me cuesta aceptar que un demócrata como José Bono, ministro de Defensa, no haya hecho comentarios sobre las elecciones legislativas del domingo en Venezuela. Le recomiendo que repase lo que ha publicado Joaquím Ibarz estos días desde Caracas en La Vanguardia. Le pido un comentario.

A Hugo Chávez, líder bolivariano, populista en trance de convertirse en dictador, se le ríen las gracias, se firman contratos para venderle armas y se valora más su potencial petrolífero que su calidad de político democrático. Algo podían decir el presidente Zapatero y el ministro Bono sobre el fraude electoral en Venezuela.

Los espacios de libertad se van haciendo muy pequeños. Chávez controla el poder judicial, el ejército y los medios de comunicación. La participación en las elecciones del domingo alcanzó el 25 por ciento del electorado lo que indica que no tiene el apoyo popular que proclama con su habitual retórica trasnochada. No sería la primera vez que una dictadura naciera en las urnas cuando el vencedor se ha saltado a la torera las reglas de juego mínimas.

Los partidos de la oposición se retiraron de la campaña una semana antes de los comicios. Las razones aducidas eran la introducción de un nuevo sistema tecnológico electoral que informatizaba totalmente el voto, hasta tal punto que se podía averiguar la identidad personal de las papeletas. Insólito.

La oposición lo tiene mal parado. Porque no está en las instituciones y porque es denostada por los medios y por las maratónicas intervenciones públicas de Chávez. El populismo bolivariano, es cierto, arranca de la catastrófica gestión de los dos partidos clásicos venezolanos que habían sostenido una de las más estables democracias latinoamericanas pero que perdieron su crédito cuando se entregaron a la corrupción y se olvidaron del bienestar de los venezolanos.

España ha de mantener relaciones estables con todo el mundo. Y ha de procurar hacer suya aquella frase de Lord Palmerston cuando dijo en el siglo antepasado que "Inglaterra no tiene amigos ni enemigos, sólo tiene intereses".

Pero es exagerado vender armas a Chávez, aunque no sean para la guerra pero pueden utilizarse internamente para perpetuarse en el poder. Si el estilo Chávez se extiende por América Latina las frágiles democracias de la región saldrán perdiendo.

La democracia petrolífera de Chávez le permite enfrentarse con Estados Unidos, confraternizar con Castro y equilibrar las cuentas de los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay. El socialdemócrata Carlos Andrés Pérez pagó cara políticamente su irresponsabilidad. Pero dejó el poder porque le echaron las urnas. No será tan fácil desprenderse de Chávez.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr.Foix:estupendo su artículo de hoy,al igual que las crónicas de Ibarz, y aunque en otro contexto no menos interesante el apunte de Alfredo Abián (Palabrerías) de LV.



Bartolomé C.

Anónimo dijo...

Análisis 07 de diciembre de 2005

Escenario 2006
Manuel Felipe Sierra*

El año 2006 encontrará un cuadro político altamente complejo. El resultado de las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre le concedió al oficialismo el control absoluto de la nueva Asamblea Nacional. Pero el hecho de que tal hegemonía no haya sido el producto de una contienda plural le resta, obviamente, legitimidad, como lo han reconocido los observadores de la OEA, la Unión Europea y gobernantes del hemisferio. Este “pecado original” pesará demasiado en términos de gobernabilidad para avanzar en la construcción del modelo autocrático. Y en el plano internacional, también supondrá dificultades en el ámbito continental, si se toma en cuenta además, que en los próximos meses se realizarán elecciones presidenciales y legislativas en varias naciones latinoamericanas y que éstas contarán (como lo requiere el juego democrático) con la presencia de antagonistas políticos. Para la oposición también se plantean nuevos escenarios. El altísimo nivel de abstención de la consulta parlamentaria, en buena medida, puede interpretarse como una victoria de la oposición, ya que un sector de ella venía asumiendo la tesis del no voto como una forma de impugnación política, lo cual generó un clima de opinión tan avasallante que terminó por arrastrar a la dirigencia de partidos políticos que ya habían comprometido su concurso en las votaciones. ¿Qué hacer para canalizar lo que moralmente constituye una victoria en logros concretos? Este es el reto mayor de los factores que enfrentan al chavismo en un año que podría estar marcado por una nueva conflictividad y además en el cual se contempla la realización de la escogencia presidencial. Podría decirse que el nuevo año comienza sin victorias significativas para el régimen ni sus opositores. Pero en todo caso, para unas organizaciones que venían cosechando consecutivos reveses se abre un espacio alentador que podría conducir a la aplicación de políticas mucho más eficaces.



*Periodista y analista político del diario El Nacional, Así es la Noticia y la revista Primicia. Colabora también con diversos medios impresos y audiovisuales del exterior. Estudioso del fenómeno político venezolano ha publicado monografías y estudios sobre la evolución del proceso histórico del país.

Anónimo dijo...

http://www.irna.ir/es/news/view/line-87/0512053572223705.htm

Anónimo dijo...

Afortunadamente, se acabaron los tiempos en que uno leía La Vanguardia y tenía que creerse lo que le decían los que miran por una ventana que da a la Diagonal, por más que Ibarz esté en Caracas.

Democracy under threat

Chávez will only gain from the US-backed opposition's ploy to undermine elections

Richard Gott
Tuesday December 6, 2005
The Guardian

The people of Venezuela have gone to the polls 11 times in seven years. Almost a superfluity of democracy, some might think, and signs of electoral fatigue could be detected in Sunday's elections for the National Assembly when only 30% of the electorate bothered to vote. The rest perceived the result as a foregone conclusion since in earlier elections President Hugo Chávez, or the candidates he backed, had stacked up substantial majorities. Sunday's poll followed the trend, and the Chávez list wiped the board.

This time, however, the once vocal opposition was strangely absent. Four of the small opposition parties decided to withdraw at the last minute, in a cynical manoeuvre designed to upset the hard-won stability achieved since the recall referendum in August 2004 (engineered by the opposition to try to secure the president's resignation). Handsomely won by Chávez with a margin of 59 to 41, the referendum was certified as free and fair by observers from the Organisation of American States (OAS) and the Carter Centre, but some of the opposition parties refused to accept the result. Their rejection did little to enhance their authority or popularity and when they withdrew from Sunday's poll they knew that they faced defeat and humiliation.

Their action irritated the mission sent by the OAS which believed it had negotiated a settlement over opposition complaints about the new automated voting system. The opposition then turned turtle and announced its withdrawal. It was not acting alone. In the background, at private meetings on the island of Aruba in the Dutch Antilles and in public declarations by Thomas Shannon, the US secretary of state for Latin American affairs, the opposition had been elaborating a strategy to overthrow Chávez. Its plan was to make people believe that "democracy in Venezuela is in grave peril", as Shannon put it to a Washington subcommittee two weeks ago.

It is indeed in peril, threatened by a tiny ragbag of opposition groups given disproportionate international influence through the support of the US. By their irresponsible electoral abstention, they hoped to undermine the credibility of the parliamentary system.

The US-backed strategy is to use apparently neutral non-governmental organisations to tell the world that the elections are not free and fair, that press freedom is under threat, and that human rights are not respected. These allegations are then exaggerated and amplified in Washington.

The complaints are nonsense. The opposition still owns most of the newspapers and television stations. The judiciary has been comprehensively reformed after the scandals of the previous decade when half the judges were found to be corrupt or incompetent. Elections have been endlessly vetted and human rights have been extended to the great mass of the people.

Washington continues to perceive the Chávez government, in Shannon's words, as "a threat to regional stability". The Americans dislike his revolutionary rhetoric, his friendship with Fidel Castro, his outspoken hostility to neo-liberal economics, his decision to buy weapons from a non-US supplier such as Spain and his support for radical movements in Latin America, such as the Movement Toward Socialism of Evo Morales, expected to win the presidential election in Bolivia later this month. Yet the US has few allies in the continent today, and the most important countries - Argentina, Brazil, and even Chile - are enlisted in the Chávez camp. Its alliance with the discredited Venezuelan opposition will gain it few new friends.

Almost everyone in Venezuela - including Chávez - recognises that the government would benefit from an intelligent and constructive opposition, and some within that opposition were once anxious to provide the electorate with a choice. Others, now in a majority, look towards an insurrectionary or violent outcome.

Yet Chávez is not a dictator as the Americans claim. He is a democratic revolutionary who has always had a magical capacity to turn the political mistakes of others to his own advantage. Now with an overwhelming majority in the new assembly, he will be able to adjust those clauses in the rapidly drafted ,yet generally admirable, constitution of 1999 that have been found inadequate (including the one that would prevent him from standing for a third term). There is every sign that he will win the presidential election next year and, who knows, the one in December 2012. The foolish action of the opposition will have been of immense assistance in that task.

rwgott@aol.com

Anónimo dijo...

¿Qué papel juega el petróleo en el chavismo?
He aquí un lúcido análisis que no encontrarán en la prensa convencional:

De Argenpress, Argentina:


Entrevista a Franco Munini, venezolano, 50 años, es ingeniero químico especializado en diseño, instalación y operación de plantas químicas para el procesamiento de petróleo y bauxita. Ha trabajado para varias empresas consultoras de ingeniería, y hoy día es uno de los tantos intelectuales progresistas que apoya la Revolución Bolivariana. También escribe en medios electrónicos alternativos.

Argenpress: ¿Quién y cómo maneja el petróleo en Venezuela en este momento?

Franco Munini. El petróleo, como cualquier producto, pasa por una larga cadena desde el momento en que termina de ser producido (en este caso: extraído) hasta que llega al consumidor final. La cuestión básica no es ¿quién lo produce, quién lo extrae? sino, especialmente, ¿quién lo comercializa?
Este punto es quizá el más difícil de ver, de hacerle un seguimiento. En muchas ocasiones las ventas no son de gobierno a gobierno; en muy buena medida el mercadeo está en mano de corredores internacionales y no del Estadovenezolano.
En Venezuela el petróleo siempre ha sido manejado por extranjeros, desde el momento en que se comienza a explotar en la segunda década del siglo XX. E insisto: no sólo la producción, sino las ventas. Para muestra, veamos lo que ocurrió durante el paro petrolero del 2002/2003: a través de todo tipo de saboteo, ahí se detuvo la extracción, pero siguieron las ventas, que seguían siendo hechas por estas empresas que se encargan de ese ámbito.
Hoy por hoy, entonces, el petróleo de Venezuela no está totalmente en manos nacionales. Ahí siguen estando multinacionales como las estadounidenses Chevron/Texaco y la Exxon/Mobil, la británica British Petroleum, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell, la francesa Total, la estatal china China Petroleum, la argentina Pérez Companc y otras.

Argenpress: Si las multinacionales petroleras no han perdido su negocio en Venezuela, entonces ¿por qué esta agresividad tan grande de Washington hacia la Revolución Bolivariana?

Franco Munini. Por lo que la misma significa como modelo, como aspiración. En realidad creo que esta revolución está recién en su primera fase, está arrancando. El desafío viene a mediano y largo plazo. La cultura moderna basada en el consumo desbocado de petróleo no es ningún gran progreso humano. Y para Venezuela, en concreto, estar sobre un mar de petróleo fue, más bien, una maldición.Aunque se hable del boom petrolero y de la bonanza que eso trajo para el país a lo largo del siglo XX, en realidad eso funcionó en todo caso como un mecanismo que atrasó un desarrollo sano y sostenible.
Provocó una aristocracia petrolera que vivió parasitariamente por décadas, sin producir ninguna otra cosa, al lado de grandes mayorías paupérrimas. Despobló el campo creando ciudades como Caracas, verdaderos monstruos urbanísticos que dieron cobijo a miles y miles de desplazados internos que venían en busca del paraíso de esta supuesta bonanza económica que traían el dinero fácil, pero que no sirvió más que para crear un sociedad bastante disfuncional: llegamos a la locura de no producir más alimentos e importarlos.
Una sociedad en plena tierra tropical donde debería sobrar la comida que no tiene autosuficiencia alimentaria es totalmente disfuncional, insostenible. En ese sentido el petróleo, más que beneficio, fue maldición.Además fomenta una cultura del consumismo que es en todo aspecto insostenible, ya no sólo para Venezuela, sino a escala planetaria. Los tremendos cambios climáticos a que estamos asistiendo, el deterioro en las condiciones ambientales que hoy sufrimos, el derretimiento de los polos, el agujero en la capa de ozono, son todas consecuencias de un modelo de desarrollo basado en un consumo bastante irracional que ningún habitante eligió sino que le impusieron. Le impusieron, justamente, esas mismas multinacionales petroleras que siguen operando aquí.
Por eso, aunque el gobierno de la Revolución Bolivariana no haya expropiado a todas estas compañías de capital privado, el hecho de plantear otros modelos a futuro, de plantear una integración basada en la solidaridad, en el humanismo, ahí está lo que el imperialismo ve como su peor amenaza. De ahí su continuo ataque. Venezuela, que vivió por años de este negocio, y que todavía sigue viviendo (la mitad de su ingreso proviene de esa fuente), puede encontrar en el petróleo la herramienta que le permita liderar una revolución humanística que supere la cultura del petróleo.

Argenpress: Es decir, el petróleo como instrumento de cambio. Pero ¿de qué manera?

Franco Munini. Si algo tiene la Revolución Bolivariana es que, si bien se nutre del petróleo, a futuro puede ser la peor amenaza para el imperialismo norteamericano: apunta a quitarle mercado, a cambiar la cultura del consumo por la cultura de la solidaridad. Y ahí está la propuesta del ALBA. Por eso los gringos tiemblan, no lo pueden digerir.
En realidad, en términos económicos, hoy no están mal las relaciones con Estados Unidos; ellos tienen reservas petroleras para unos 10 años más, en tanto Venezuela las tiene para aproximadamente 60. Y un 15 % de lo consumido por Estados Unidos viene de Venezuela. Es decir: le seguimos dando lo que ellos necesitan, y ellos pagan. El problema no está ahí; la prueba es que el gobierno revolucionario no ha tocado a las empresas extranjeras, quienes siguen trabajando y haciendo negocios sin problemas, y cuando con la nueva Ley de Hidrocarburos se subió la carga tributaria de los crudos pesados de la franja del Orinoco, las multinacionales lo aceptaron sin chistar.
Entonces, la cuestión no es de orden comercial en torno al petróleo: la cuestión estriba en un nuevo modelo de integración, de relaciones comerciales que no están en esta lógica del capitalismo consumista que la República Bolivariana de Venezuela está impulsando. Ese es el verdadero problema para la estrategia de dominación hemisférica de Washington.
Aprovechando la riqueza petrolera que tenemos, y todos los pasos que en el plano continental e internacional la Revolución ha venido dando, el petróleo puede servirnos como instrumento para la liberación.
Digámoslo claramente: la Revolución se alimenta del petróleo, lo cual es estar aliado con el diablo. Pero hay que ir más lejos, más allá de este modelo insostenible de progreso. Hay que fomentar la investigación en otras fuentes energéticas; con toda la riqueza y el capital político que hoy día tiene la Revolución Bolivariana y su presidente Hugo Chávez, puede tomar la iniciativa en este campo, incluso dentro de la OPEP. Hay que dejar de depender del petróleo, buscar nuevas fuentes de energía, optimizar al máximo la eficiencia de los transportes públicos, democratizar el acceso a las energías renovables.
En otros términos: hay que salvar a la humanidad.Y si la propuesta de integración no capitalista como es el ALBA le quita negocio a ese modelo que impulsa el gobierno de Estados Unidos, entonces Venezuela pasa a ser el enemigo público número uno.Para el imperialismo el encono máximo hoy ya no es Cuba; es la integración latinoamericana que quería Bolívar y que Venezuela está empezando a dibujar.
Por eso digo que si se sabe usar con sabiduría, el petróleo puede dejar de ser maldición para empezar a servirnos de otra manera. Puede comenzar a ser herramienta para la liberación. Ahí está Petrocaribe como ejemplo: gracias al petróleo, ese don que la naturaleza quiso conferirle a Venezuela, podemos empezar a buscar mecanismos de integración solidarios, que son los que le quitarían negocio al capitalismo salvaje.

Argenpress: ¿Qué papel juega en esto la empresa energética estatal PDVSA –Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima–? ¿Cómo contribuye esta empresa 'aliada con el diablo' a ese proceso de transformación?

Franco Munini. PDVSA es un mundo aparte, cerrado y con su dinámica propia. Si bien hay una incipiente nueva política de Estado en el tema energético, todavía el peso de la tradición es el que domina. Como decía hace un momento: estamos recién en la primera fase de una gran transformación; el socialismo del siglo XXI recién está queriéndose definir. Pero esta empresa aún se mueve con una lógica de multinacional, y en realidad, aunque luego del paro petrolero está recuperada por el Estado, sigue manteniendo dependencia tecnológica de las multinacionales.
Siendo objetivos no podemos dejar de reconocer que funciona como isla, más allá de las intenciones del gobierno revolucionario: sus trabajadores tienen salarios que ningún otro obrero venezolano tiene. Y su clase gerencial, que fue la que promovió el paro que hizo perder 13.000 millones de dólares al país tensando la situación al máximo, no ha cambiado todo lo que esperaríamos. Sigue siendo una aristocracia intocable en buena medida. Hay gente que apoyó el paro y ahora sigue siendo parte del plantel.
Por supuesto que no es fácil cambiar una dinámica que se arrastra desde hace años, pero eso indica que la empresa petrolera continúa con su situación de isla bastante intocable.No hay dudas que se han dado grandes pasos luego del sabotaje sufrido hace tres años; y ahora la gran cantidad de divisas que produce el negocio petrolero llega a la población. No olvidemos que 27.000 personas fueron cesanteados para el 2003. Hay cambios, importantes cambios sin dudas: ahí están las misiones para muestra. Pero PDVSA sigue pensando como multinacional petrolera, y lo que necesitamos es ir más allá.
De hecho, esas misiones son mecanismos que representan un enorme paso para la sociedad venezolana, pero a PDVSA le han servido más bien para evitar una mayor injerencia popular en su estructura interna.
El gobierno revolucionario, sin dudas, está fomentando cambios, pero hay que seguir trabajando mucho todavía.Tenemos que cambiar la forma en que los venezolanos nos vemos; tenemos que cambiar la cultura petrolera. Hay que profundizar la formación ideológica y superar el consumismo del baseball y de los concursos de belleza. En todo ello juega un papel determinante la educación. Debemos educar a las nuevas generaciones para una nueva actitud, basada en la solidaridad y no en el hiper consumo; y por supuesto respetando nuestra idiosincrasia de gente del trópico.
La Revolución Bolivariana tiene que saber aprovechar la riqueza petrolera para abrir una profunda crítica a esa cultura del consumismo que nos metieron justamente las multinacionales petroleras. La nueva integración solidaria como bloque latinoamericano puede ser la clave fundamental para derrotar al imperialismo; y si queremos decirlo así: para proponer nuevos modelos de desarrollo sostenibles que sirvan, en definitiva, para salvar a la humanidad del desastre al que el capitalismo nos ha llevado.

Anónimo dijo...

¡Desmontemos entre todos las mentiras en los medios!

Los medios y las elecciones en Venezuela
10,8% de veracidad

Pere Batlle

Aunque algunos medios internacionales han sido comedidos, hay que reconocerlo, ante la noticia del retiro de las candidaturas de la oposición a las elecciones parlamentarias del domingo 4 de diciembre, otros no han tenido escrúpulos en aseverar que la retirada era total y dejaba al “autócrata” Hugo Chávez las manos libres para instaurar, definitivamente, la dictadura en Venezuela. Son muchos los medios, tanto en América como en España, que han aprovechado la renuncia de algunos candidatos para cargar las tintas en contra del presidente venezolano, entre los que debo destacar a Televisión Española que, esta vez, ha superado a CNN con sus tergiversaciones o medias verdades.

Dos hechos se han destacado, el primero que eran “los principales partidos” de la oposición los que se retiraban de los comicios; el segundo, que el motivo era el fraude que tenía preparado el gobierno.

Verdaderas mentiras

Parafraseando el título de una película, veamos quienes son los tres grandes partidos que han destacado algunos medios. Acción Democrática (AD), que durante 40 años sí fue el mayor partido de Venezuela, repartiéndose el poder con Copei, tenía 25 diputados de un total de 165. En las dos últimas elecciones perdió todas las gobernaciones (gobiernos regionales) que le quedaban y más del 60 % de los alcaldes y concejales. Por si fuera poco, un partido que hasta hace 7 años presumía de tener sedes y militantes hasta en los más remotos lugares del país, en las presentes elecciones no ha podido presentar candidatos en todas las circunscripciones. Realmente es el “mayor partido de la oposición” pero iba a dejar de serlo a partir del lunes 5 de diciembre a menos que el descalabro de los otros fuera aun mayor.

Copei, el otro gran partido hasta 1998, tenía 7 diputados y era tan evidente que iba a perderlos que sus principales dirigentes, al igual que los de AD, no se presentaban como candidatos a la Asamblea Nacional (parlamento venezolano) sino al Parlamento Andino y al Latinoamericano, dos organismos casi desconocidos, al igual que su utilidad, para la gran mayoría de venezolanos.



Debo recordar que en Venezuela los políticos son mediáticos, es decir, dependen de que se hable de ellos o que hablen en televisión, dado que han perdido su influencia y proyección incluso sobre los que se pueden considerar sus simpatizantes. En este sentido los medios han contribuido notablemente a su fracaso al darle mayor espacio a los que han venido propugnando la abstención y, entre otras, poca confiabilidad en el Consejo Nacional Electoral (CNE), ente rector de las elecciones. Los argumentos esgrimidos son muchos y bastante conocidos para repetirlos aquí, por lo que me voy a referir únicamente al tema de las llamadas máquinas capta huellas.

Como igualmente expliqué en el artículo anterior, estas máquinas se utilizan para evitar que un mismo elector vote dos veces. La oposición alegó que permitían secuenciar el voto y saber por quien se había votado y exigió su retiro, a lo cual accedió el CNE. Yo quisiera que expertos en informática y en matemáticas me explicaran como se puede establecer un orden o una secuencia si hay tres máquinas capta huellas, en las que uno accede al azar según el orden de llegada al colegio electoral, y cuatro mesas con cuatro máquinas de votación a las que sí se está asignado a uno de ellas. Aquí ya se rompe de entrada el orden pero, además, puede suceder que pasen delante de ti alguien que llegó después pero se demoró menos en la capta huellas o unos ancianos o alguien con limitaciones físicas a quienes se da preferencia para votar. En fin, un argumento que se cae por su propio peso pero que, a pesar de todo y para complacer a los partidos de la oposición el CNE, como digo, accedió a retirar las capta huellas, entre otras concesiones igualmente criticables. Otro argumento esgrimido, la existencia en las máquinas de votación de un archivo que registraba el orden en que se emitieron los votos, ya fue subsanado con su eliminación aunque realmente no alteraba para nada el secreto del voto.

Los verdaderos números

A pesar de todo, algunos partidos decidieron retirarse de la contienda electoral, no masivamente como mal se ha esgrimido, si no parcialmente dado que las candidaturas, incluso las de las listas, son personales. Los renunciantes no fueron, pues, todos los partidos de la oposición, como han alegado algunos medios entre los que destacan Televisión Española, Periodista Digital y otros; tampoco son los mayores, como hemos visto. Los verdaderos números y porcentajes son, según datos aportados por el CNE, los siguientes:

558 candidatos de un total de 4.958, lo que representa el 10,8 %, de ahí el título del artículo. En realidad son menos pues muchos se presentaban simultáneamente como candidatos uninominales y por lista.

De un total de 337 listas en todo el país sólo en 18 se retiraron todos los candidatos, lo que representa un 5,3 %. Las restantes siguieron activas

Pero es que también hay que destacar que, contando partidos grandes y pequeños, nacionales, regionales o grupos de electores, a las elecciones se presentaban 446 organizaciones políticas, muchas de las cuales presentaban candidatos en coalición con otras. La paradoja es que algunos de los partidos que se retiraron siguieron participando con los candidatos que se negaron a hacerlo y, por otro lado, han renunciado candidatos de partidos que desde el primer momento anunciaron que seguían en la contienda por lo que, en realidad, ningún partido se ha retirado completamente.

Conclusión: la participación de la oposición en estas elecciones se ha convertido en un galimatías inextricable incluso por ellos mismos pues, al igual que no pudieron ponerse de acuerdo para tener candidaturas únitarias, ahora tampoco han podido hacerlo para retirarse.

¿Un golpe mediático para preparar el otro?

Cuando escribo estas líneas todavía no se conocen los resultados de las elecciones ni cual ha sido la abstención. No importa, pues el motivo no es el análisis de la votación sino de las consecuencias del quimérico boicot.

Realmente la no participación de esos partidos en las elecciones tenía poca trascendencia para el país dado que estaba previsto que los seguidores de Hugo Chávez obtuviesen una mayoría absoluta. Su finalidad era crear, de cara al exterior, la imagen de una situación política crítica (reforzada por la alta abstención) y, de nuevo, generar inquietud en la población mediante la adecuada campaña mediática. También se preparó el ambiente con la colocación en lugares públicos de algunas bombas de poco poder pero que, de todas maneras, causaron daños a personas, entre ellas una niña. El hecho de que los artefactos se hicieran estallar a control remoto demuestra la experiencia de los autores, la misma de quienes dinamitaron un oleoducto en la madrugada del domingo.

El paso siguiente debe ser desconocer la legitimidad de los resultados electorales alegando la falta de participación de la oposición y una alta abstención, aunque esta sea menor que en otras elecciones en las que han ganado los militantes de la oposición. Esta campaña deberá extenderse al extranjero de la mano de los medios (La Vanguardia ya empezó con dos artículos catastróficos http://www.lavanguardia.es/web/20051204/51203534580.html y http://www.lavanguardia.es/web/20051204/51203484178.html) y es posible que sea seguida de la renuncia de algunos alcaldes, concejales, parlamentarios regionales y, quizá algún gobernador de la oposición bajo el argumento de que el parlamento electo es ilegítimo y completa el cuadro autárquico (partido único) y de carencia de democracia del país. Todo ello puede ser motivo suficiente para invocar la aplicación de la Carta Democrática Latinoamericana y, porque no, una intervención directa en Venezuela de otros países con el fin de “restaurar el orden democrático” dada la “crisis de gobernabilidad” en que ha vuelto a caer Venezuela por culpa de Hugo Chávez.

Sólo así puede entenderse la estupidez cometida por algunos partidos, o mejor sus dirigentes, de renunciar al último bastión político que les quedaba. Más teniendo en cuenta que la experiencia abstencionista en otras épocas, en ese caso de la izquierda, no aportó ningún beneficio, todo lo contrario.

Quien paga manda

Finalmente, debo señalar que, por imperativo de la Constitución Bolivariana, el Estado no puede subvencionar a los partidos políticos. Quizá ahora se pueda ver como un error del legislador pues, ante la perspectiva de perder una suma importante de dinero, como la que se asignaba antes por cada voto logrado, ahora no habrían renunciado a las elecciones ni propugnado la abstención. Peor aun para algunos partidos que no retiraron todos sus candidatos, pues si los que quedaron no obtienen por lo menos el 3% de los votos deberán recoger firmas e inscribirse de nuevo en el registro de partidos políticos, algo humillante para esos partidos “grandes” pues deberán mostrar con cuantos militantes cuentan realmente. Sin embargo, el financiamiento no será problema mientras sigan recibiendo esos billetes verdes que tienen escrito In God We Trust.
pereambboina@yahoo.com

Anónimo dijo...

Petroleo barato para los estadounidenses pobres del Bronx, con amor desde Venezuela

Cheap fuel for the Bronx, with love from Venezuela

Jamie Wilson in Washington
Thursday December 8, 2005
The Guardian

One of New York city's poorest neighbourhoods is to be the beneficiary of "humanitarian aid" from the Venezuelan president, Hugo Chávez, in the form of cheap heating oil to apartment blocks in the Bronx.

As the first proper cold snap of the winter descended on the east coast, bringing snow and a bone cracking wind chill, officials from a subsidiary of Venezuela's state-owned oil company announced they would sell fuel at a 40% discount to 75 apartment buildings in Mount Hope, a bleak wasteland of housing projects and discount supermarkets inhabited by some of the poorest people in the country.


The deal, which follows a similar arrangement to sell discount oil in Massachusetts, will benefit around 8,000 low-income residents. The Venezuelan government took out full-page advertisements in US papers last week, proclaiming, "How Venezuela is keeping the home fires burning in Massachusetts".

But it is also the latest chapter in the long-running spat between Mr Chávez and George Bush, which began when the Venezuelan president accused the White House of supporting a failed coup against him in 2002. The latest round of Mr Chávez's guerrilla diplomacy began with Hurricane Katrina, when he offered cheap oil and Venezuelan help but was rebuffed after calling Mr Bush a cowboy.

Larry Goldstein, the president of the Petroleum Industry Research Foundation in New York, said the programme was designed to embarrass the US. "It's not altruistic. Chávez is extremely clever and bright and looks to get under our skin at every opportunity he can and that is what he is doing here."

But for many residents of Mount Hood, the politics of the situation came a very distant second to the harsh reality of trying to pay for winter warmth amid rising fuel prices. "It's very hard as a single parent, trying to raise a child and on welfare. I'm just trying to manage," Yolanda Ayabarreno told Reuters.

Shaun Belle, the president of the Mount Hope group, told the New York Times that residents were not interested in diplomatic spats but wanted to cut their costs. "This allows us to save, depending on how the weather fares, $400,000 (£230,000) to $500,000 for the winter," he said. "We can save and then pass some of that on to our tenants."

Congressman Jose Serrano, who helped put the discounted heating oil programme together, said he was trying to do the best for his community. "To those folks who say that this is a way for Hugo Chávez to score political points, I invite every American corporation that wants to score points with my community, to start scoring points this afternoon," he told reporters at a ceremony to launch the cheap oil deal in the Bronx.

Mr Chávez visited the neighbourhood in September when he was in New York for the UN general assembly, and first offered his assistance then. "He's doing what he can," Shirley Manuel, 52, told the Associated Press. The Bronx resident said she had no reservations about accepting the "heartfelt" gesture from a leader who has been so outspoken about the US. "This kind of chance don't come along too often."

Anónimo dijo...

Enric.

La participación en los comicios venezolanos no ha llegado al 25% y eso no lo cambia nadie ya.

Anónimo dijo...

La representante de la organización civil Súmate, María Corina Machado, arrinconó la diplomacia plasmada en el informe sobre los comicios parlamentarios de los observadores de la Unión Europea (UE) y Organización de Estados Americanos (OEA), para extraer de allí las críticas que se esconden bajo la somera vista de cualquier ciudadano ajeno a estas batallas.

En una entrevista ofrecida en exclusiva a La Verdad, la figura emblemática de la asociación civil aclaró que a primera vista el reporte internacional demostró "las fragilidades de los procesos electorales en Venezuela". Ello, a su juicio, lo convierte en "algo realmente muy poco frecuente, ya que ahí hay una señal de alerta y una denuncia muy grave a la cual el país tiene que reaccionar y entender sus dimensiones".

Machado recomendó examinar con sumo cuidado y detenimiento las observaciones rubricadas en blanco y negro, ya que estima que "hay señalamientos de fondo muy serios y profundos que deben llamar a la reflexión a todo el país, en el sentido de darle transparencia al proceso electoral. Tanto la elección de unas autoridades como la forma en cómo se hizo las elecciones".

De igual forma, acotó que las palabras enunciadas por las misiones extranjeras en el país "obviamente que son expresadas en términos diplomáticos que guardan mucho cuidado con la forma", no obstante invitó a no dejarse engañar ya que "el fondo es contundente e inequívoco. Aquí se ha dicho claramente las serias violaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) y también del Poder Ejecutivo".

"Han hecho serias alertas acerca de la gran desconfianza en el CNE. Esto implica que en los efectos de cuidar la institucionalidad del voto el CNE tiene que hacer profundos cambios, recomendación fundamental en el informe de la OEA", destacó.

Rechazos por doquier

Así como el informe "favorece a la institucionalidad del voto", Machado alega que también en él se enuncian rechazos que no deben pasar por debajo de la mesa. Detallando que "múltiples actitudes fueron sancionadas. Primero el ventajismo oficial en el uso de los recursos públicos para actividades que promuevan la campaña. Y segundo, las acciones de intimidación y coacción de ciudadanos a los efectos de alterar su voluntad manifestada en el voto, allí se hizo referencia a la lista Maisanta, y a las declaraciones de la diputada Iris Varela".

Anónimo dijo...

Chavez es peligroso o no ? Zapatero es complice de ese peligro ? debate .

ALBERT

Anónimo dijo...

Saludos.

Las amenazas de Estados Unidos contra España no solo son políticamente ilegítimas, sino que rayan la violación de las normas más elementales de la Organización Mundial del Comercio.

España tiene absolutamente todo el derecho a defender sus intereses estratégicos, y Estados Unidos no es nadie para decirnos que debemos hacer o que debemos dejar de hacer.

Las declaraciones del señor Aguirre, Embajador de Estados Unidos en España, son absolutamente intolerables, y España debería tener una política no beligerante con Estados Unidos, pero sí mucho más contundente.

Si no quieren que les vendamos las armas a los venezolanos, que nos las compren los norteamericanos, pero el Gobierno puede (y es que además no tiene derecho) dejar de defender los intereses de su economía, y en concreto de su industria aeronautica y de sus Astilleros civiles y navales.

Pero lo que es el colmo, y ya raya el pitorreo, es que nos amenacen diciendonos que no podemos vender a tal o cual país, y luego nos dejen fuera de los contratos de mantenimiento de su flota de la Armada.

Las cosas claras, y el chocolate, espeso.

Cordiales Saludos.

Fdo: Miguel Núñez Ríos.

Anónimo dijo...

Fe de erratas:

*... no puede dejar de defender.

Fdo: el de antes.

amanda dijo...

http://www.counterpunch.com/petras12082005.html

Lucidísimo artículo del profesor James Petras sobre las elecciones venezolanas

Les pego sólo un fragmento. Y suscribo totalmente con las opiniones del señor Miguel Nuñez.

The moderate or conservative wing of Chavismo is concerned about legitimacy despite the clean and certified elections. They are likely to seek and reach out to the less extreme personalities, church notables and business leaders in order to encourage a new "reasonable" political opposition, in order to countermand the US screeds amplified by the local media about creeping totalitarianism. The pragmatists will look toward maintaining fiscal discipline, limiting social spending and promoting joint public-private "partnerships".

The centrist groups and parties will seek to consolidate political power within the institutions and their electorate by promoting piecemeal reforms, increasing social spending and distributing big infrastructure contracts to the progressive bourgeoisie.

The left groups, organized mainly in the new class-oriented trade unions, neighborhood and community based cooperatives, peasant social movements and, especially, in the worker self-managed enterprises and movements, are pushing for a deepening of the socialization process and greater investment in local productive enterprises to reduce the 50 per cent of the labor force which remains unemployed or underemployed. At the same time they attack the top-down selection of electoral candidates. Conflicts are likely to emerge between the mass activists in the neighborhoods and trade unions and certain opportunist and corrupt municipal and provincial officials, especially in the allocation of funds and the style of leadership.

Chavez stands with the left and the mass movements but he does not discount the pragmatists who decide macro-economic policy nor the centrists who are attempting to institutionalize political power. Yet it is Chavez who synthesizes the different positions, educates the public and provides the charismatic leadership, which unifies and moves the whole movement forward. It is Chavez who denounces US imperialism and meets with Iranian leaders, and it is Chavez who signs economic agreements with Colombia's neo-liberal Uribe and praises Brazil's corruption-tainted, Wall Street cover boy, Lula Da Silva.

Chavez calls for a wide-ranging debate on his vision of 21st century socialism, sells subsidized oil to poor countries and people (even in the US) and approves of new petrol exploitation contracts with the multinational petroleum giants.

Washington's support for the self-immolation of the Venezuelan congressional opposition opens the door for greater advances in legislation promoting jobs, public ownership, agrarian reform, progressive labor legislation and the building of bridges toward greater Latin American integration. The loss of US levers of power presents a great opportunity for reformists and revolutionaries to seize the historical moment and demonstrate their capacity not only to defeat the empire but to build an democratic, just and egalitarian socialist society in which the mass of the population is engaged in legislation, not just voting for politicians who may or may not defend their best interests.

Anónimo dijo...

COMUNICADO DE JOAQUÍN SABINA
GIJON. 9 DE DICIEMBRE DE 2005
Gatillazo gijonés

Ya comprende un servidor
que el gatillazo de ayer
no encoña al mejor postor,
Sin edad de merecer
puedo seguir siendo yo
cuando me da por crecer
¿Por qué en Gijón, madre mía,
Donde yo menos quería
pasó lo que me pasó?
Mi garganta pajillera
con costo en la faltriquera
dijo que sí, pero no.
Lo malo es que el Jovellanos
se me escapó de las manos
por do más pecado había...
El Titanic y el grumete
salsa rosa caga y vete
menstruo de cuaderna vía.
A mi Nano, en Nueva York
se le atravesó el terrat
y Manhattan lo adoptó
y a Pablo, cuerpo presente,
cuando fue a Chile, a pisar
nuestras calles nuevamente
Las pisó, claro que sí,
cayendo chuzos de punta
pero estuvimos allí.
Los del barçá, los valdanos,
las zidanes cejijuntas,
los talibanes cubanos.
Y, sin embargo, esa voz
enmudeció de repente
para darnos otra coz,
cambiarle la jeta a Acebes
es lo mejor de la noche
de este concierto tan breve.
Mañana será otro día
volveré a ser el fantoche
de calle melancolía.

Joaquín Sabina
Primer Gatillazo, Gijón Diciembre de 2005

Anónimo dijo...

¿Está Venezulea mejor gobernada ahora que antes? ¿Hay libertad de opinión y de discrepancia? ¿Se reparte la riqueza de modo más equitativo? ¿Se respetan los derechos humanos? Yo lo desconozco pues ninguna información de las que he leído me ayuda a poder responder a esas preguntas. Los salvadores de la Patrias pueden ser muy peligrosos, pues la venda de su ideología no les deja ver lo que conviene a su pueblo ¿Está ocurriendo esto? ¿Es el ego de Chávez muy elevado? Y sin ambages, es una dictadura de corte pseudo marxista-populista. La pobreza de Sudamérica la condena, quizás, a experimentos políticos de este tipo, dado que el capitalismo actual es incapaz de ofrecer dignidad a los seres humanos a través de la democracia auspiciada por occidente, dominada por el imperio del dinero sobre la moral.

Brian dijo...

Sin duda quienes acuden a este blog para colgar recortes de prensa, están animados por las mejores intenciones. Seguramente una de ellas es la de contribuir a divulgar las ideas que uno cree correctas.

Pero la ética empieza en las pequeñas cosas, y no es la menor de ellas el respeto y los buenos modos. Alguien que somete libremente sus opiniones y reflexiones a la opinión pública (en este caso Lluís Foix) y que habilita un espacio para recoger los posibles comentarios de los lectores, puede, razonablemente, esperar comentarios favorables y desfavorables, no importa cuan vehementemente sean expuestos. Y también entra dentro de lo razonable que, en refuerzo de los argumentos, se cite, incluso textualmente, a terceras fuentes. Lo que ya no me parece tan razonable es utilizar este espacio para copi-pegar extensos textos ajenos, sin ninguna aportación personal y sin ningún valor añadido. ¿Se imaginan que invitan a alguien a charlar a su casa y en cuanto entra se dedica a colgar posters y pancartas en las paredes, o les pone en marcha una cassette con un discurso ajeno, porque le parece muy bueno?. Casi todo el mundo sabe como comportarse cuando acude como invitado a una casa, ¿por qué en Internet debe ser distinto?.

Perdón por el off-toppic.

Anónimo dijo...

Sin duda quienes acuden a este blog para colgar recortes de prensa, están animados por las mejores intenciones. Seguramente una de ellas es la de contribuir a divulgar las ideas que uno cree correctas.

Pero la ética empieza en las pequeñas cosas, y no es la menor de ellas el respeto y los buenos modos. Alguien que somete libremente sus opiniones y reflexiones a la opinión pública (en este caso Lluís Foix) y que habilita un espacio para recoger los posibles comentarios de los lectores, puede, razonablemente, esperar comentarios favorables y desfavorables, no importa cuan vehementemente sean expuestos. Y también entra dentro de lo razonable que, en refuerzo de los argumentos, se cite, incluso textualmente, a terceras fuentes. Lo que ya no me parece tan razonable es utilizar este espacio para copi-pegar extensos textos ajenos, sin ninguna aportación personal y sin ningún valor añadido. ¿Se imaginan que invitan a alguien a charlar a su casa y en cuanto entra se dedica a colgar posters y pancartas en las paredes, o les pone en marcha una cassette con un discurso ajeno, porque le parece muy bueno?. Casi todo el mundo sabe como comportarse cuando acude como invitado a una casa, ¿por qué en Internet debe ser distinto?.

Perdón por el off-toppic.

albert . PERDONADO

joaquim dijo...

Querido señor Foix:

Este país ha tenido un gobierno que fue capaz de implicarse en un golpe de Estado contra Chávez, y apenas unos meses después, cuando el gorila venezolano aún pugnaba por controlar la calle, venderle material antidisturbios con el que apalear a la oposición que los gabinetes español y USA jalearon y alimentaron.

Así que no veo el escándalo, más allá del fariseísmo habitual en los medios del (resucitado) Sindicato del Crimen. Venezuela tiene petróleo abundante, y el material vendido no es material de guerra en sentido estricto sino para vigilancia y control costero y terrestre.

Anónimo dijo...

Sr.Foix:Creo que Brian lleva mucha razón en su queja,cualquier texto puesto en su Blog fuera de contexto se convierte en un desfasado pretexto.
He creido entender que el artículo suyo y el posterior debate propuesto por Albert, versaba sobre algo tan importante como la libertad,sobre la defensa de la libertad y por ello le he felicitado,a Vd y a cualquiera que así lo haga o lo proponga.
Los pueblos Sr.Foix no suelen renunciar fácilmente a sus libertades,salvo cuando lo hacen por el engaño de una ilusión,cosa que sucede muy frecuentemente en hispanoamérica y por otros pagos como vemos cada día,pero la libertad también necesita estar enraizada en las costumbres de esos pueblos y que sus ciudadanos se sientan identificados con ella;como le he visto escribir a Vd en más de una ocasión,la libertad no es un privilegio de algunos,es un derecho de todos y compete a todos exigir ese derecho.
Pienso que es aquello que se consigue con la libertad,mediante el ejercicio de la libertad,lo que le da autentico valor,para Homero la búsqueda de la felicidad(el viaje hacia la felicidad de Ítaca de Ulises) ya era la felicidad,por eso creo que se puede decir lo mismo sobre la libertad,su búsqueda es lo más importante,es lo que nos hace libres,su búsqueda,su defensa y la posibilidad cierta de poder equivocarnos en una elección y poder rectificar en la siguiente, la libertad también es el derecho a poder equivocarnos y rectificar.
Einstein confesó una vez que uno de los errores no compensados de su vida fue elegir a los Estados Unidos como tierra de libertad,sus razones me son desconocidas,claro que Einstein aún nos tiene que explicar también las razones por las que siempre negaba que Protágoras(agnóstico y escéptico) le hubiese influenciado lo más minimo en sus teorias sobre la relatividad, para Protágoras todo depende de la percepción individual de las cosas,todo es relativo,una misma cosa puede ser buena o mala para una misma persona en función de las circunstancias y el momento en el que lo viva, es lo que mencionaba acertadamente Joaquim sobre el utilitarismo relativista del anterior gobierno.
Venezuela tiene ingentes cantidades de petróleo,pero de poco le sirven,en 1983 el cambio del Bolivar era de 4,3/US$ y en el 2.002 el cambio fue de 1.300/US$,desde esa fecha en dos años el descenso del PIB ha sido del 40% y la deuda pública está en limites imposibles de fijar objetivamente.
En los siglos del esplendor del imperio español también se compraban barcos a Holanda y Francia en lugar de montar astilleros en nuestro país con las ingentes riquezas que llegaban,aquí estabamos también carente de libertades entonces y se gastaba el oro de las Indias alegremente en lujosas compras en Italia o Belgica(no somos un buen ejemplo precisamente).
Ahora que parece que por fin tenemos astilleros, intentamos salvarlos del cierre vendiendo barcos a cambio de oro (negro), a los mismos que hace siglos dejamos sin oro para comprar nuestros barcos, menos mal que hoy sí,hoy pedimos libertad para los pueblos que se la negamos entonces...



Bartolomé C.

Anónimo dijo...

El petróleo de Venezuela y las chimeneas de Massachussets

"How Venezuela Is Keeping the Home Fires Burning in Massachussets" (de qué
manera Venezuela mantiene encendidas las chimeneas en Massachusetts) puede
leerse en un aviso a toda página en un importante diario de Estados Unidos.
El anuncio fue publicado por PDVSA, la compañía de petróleo estatal de
Venezuela, y por CITGO, su subsidiaria establecida en Houston.

El aviso describe un programa, alentado por el presidente de Venezuela, Hugo
Chavez, para vender combustible de calefacción con descuento a las
comunidades de escasos recursos de Boston, el sur del Bronx y cualquier otra
parte de Estados Unidos, uno de los gestos más irónicos jamás registrados en
el diálogo norte-sur.

El acuerdo se concretó después que un grupo de senadores estadunidenses envió
una carta a las nueve petroleras más importantes pidiéndoles que donaran una
porción de sus recientes ganancias récord para ayudar a los residentes pobres
a cubrir sus gastos de calefacción. La única respuesta provino de CITGO.

En Estados Unidos, los comentarios del acuerdo se formulan a regañadientes.
Algunos dicen que Chávez, quien ha acusado a la administración de George W.
Bush de intentar derrocar a su gobierno, está animado por fines políticos a
diferencia, por ejemplo, de los programas de pura ayuda humanitaria de la
Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos.

El combustible para calefacción ofrecido por Chávez es uno de los muchos
desafíos a los planificadores de la gran estrategia de Washington que están
surgiendo en América Latina. Las ruidosas protestas durante el viaje de Bush,
el mes pasado, a la Cumbre de las Américas, en Argentina, muestran la
amplitud del dilema.

Desde Venezuela hasta Argentina, el hemisferio esta yéndose completamente
fuera de control, con gobiernos centro-izquierdistas a todo lo largo del
camino. Inclusive en Centroamérica, que todavía sufre los efectos de
la "guerra al terror" del presidente Ronald Reagan, apenas si se puede
mantener la tapa cerrada.

En el Cono Sur, las poblaciones indígenas se han vuelto mucho más activas e
influyentes, particularmente en Bolivia y Ecuador, ambos productores
importantes de energía, ya sea oponiéndose a la producción de petróleo y gas
o sosteniendo que debe ser controlado a escala local. Algunos están incluso
propulsando una "nación indígena" en América del Sur.

Mientras tanto la integración económica interna se está reforzando,
invirtiendo el aislamiento relativo que se inició con la conquista española.
Y aún más, la interacción sur-sur está creciendo, con las principales
potencias (Brasil, Africa del Sur, India) a la cabeza, especialmente en
asuntos económicos.

América Latina en su totalidad está incrementando el comercio y otras
relaciones con la Unión Europea y con China. Y aunque se han registrado
algunos retrocesos, es posible una expansión, especialmente para los
exportadores de materias primas, como Brasil y Chile.

De todos los países latinoamericanos, Venezuela es probablemente el que ha
forjado relaciones más estrechas con China. En la actualidad proyecta vender
crecientes cantidades de petróleo a Pekín como parte de un esfuerzo para
reducir su dependencia de un gobierno estadunidense hostil.

Por cierto, el problema más espinoso en la región para Washington es
Venezuela, que provee casi 15 por ciento de la importación de petróleo a
Estados Unidos.

Chávez, elegido en 1998, exhibe el tipo de independencia que Estados Unidos
traduce como desafío con el aliado de Chávez: Fidel Castro.

En 2002, Washington abrazó la visión de democracia del presidente Bush al
apoyar un golpe militar que derrocó brevemente al gobierno de Chávez. La
administración de Bush, sin embargo, tuvo que dar marcha atras debido a la
oposición al golpe en Venezuela y en toda América Latina.

Acentuando las aflicciones de Washington, las relaciones entre Cuba y
Venezuela se han vuelto muy cercanas. Esos gobiernos practican el sistema de
trueque, cada uno apoyándose en sus puntos fuertes. Venezuela provee petróleo
a bajo precio mientras que Cuba organiza programas de alfabetización y salud,
y envía miles de maestros y médicos que, como en otras partes, trabajan en
las áreas más pobres, que habían sido previamente descuidadas.

Los proyectos conjuntos de Cuba y Venezuela también están teniendo impacto
considerable en otros países del Caribe, donde, bajo un programa llamado
Operación Milagro, médicos cubanos proveen atención a personas que no tenían
esperanzas de recibirla, con fondos proporcionados por Venezuela.
Chávez ha ganado reiteradamente elecciones y referendos monitoreados por
organizaciones internacionales, pese a la abrumadora y enconada hostilidad de
los medios de comunicación.

El apoyo al gobierno electo ha aumentado durante los años de Chávez. El
veterano periodista Hugh O'Shaughnessy, en un informe para el Irish Times,
explica: "En Venezuela, donde la economía del petróleo ha producido una
rutilante elite de supermillonarios, una cuarta parte de quienes tienen menos
de 15 años están hambrientos, por ejemplo, y 60 por ciento de la gente por
encima de los 59 años de edad carece de todo ingreso. Menos de 5 por ciento
de la población goza de la seguridad social. Solamente ahora con el
presidente Chávez... la medicina ha comenzado a ser algo real para una
mayoría de pobres en la rica pero profundamente dividida sociedad venezolana
(...) Desde que llegó al poder en elecciones democráticas y empezó a
transformar el sector de salud y de asistencia social que ha satisfecho tan
mal a la población en masa, el progreso ha sido lento, pero perceptible..."

Ahora Venezuela se está uniendo al Mercosur, el bloque líder de comercio de
América del Sur, que ya incluye a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay y
presenta una alternativa al llamado Tratado Libre de Comercio de las Américas
(ALCA), patrocinado por Estados Unidos.

Lo que está en juego en la región, como en todas las otras partes del mundo,
son modelos sociales y económicos alternativos. Movimientos populares enormes
y sin precedentes se han desarrollado para expandir la integración a través
de las fronteras yendo más allá de las agendas económicas para abarcar los
derechos humanos, las inquietudes sobre el medio ambiente, la independencia
cultural y los contactos de pueblo a pueblo.

Son ridículamente llamados "antiglobalización" porque favorecen una
globalización dirigida en favor de los intereses de los pueblos, no a los de
los inversionistas o a los de las instituciones financieras.

Los problemas de Estados Unidos en las Américas se extienden tanto al norte
como al sur. Por razones obvias, Washington ha intentado confiar más en
Canadá, Venezuela y otras fuentes de petróleo que no correspondan a Medio
Oriente.

Pero las relaciones de Canadá con Estados Unidos son más "tirantes y
combativas" de lo que nunca lo fueron antes como resultado, entre otros
asuntos, del rechazo de Washington a las decisiones del NAFTA que favorecen a
Canadá.

Como Joel Brinkley informa en The New York Times, "parcialmente como
resultado, Canadá está trabajando muy fuerte para construir su relación con
China (y) algunos funcionarios dicen que Canadá debe traspasar una porción
significativa de su comercio, particularmente el petróleo, de Estados Unidos
hacia China".

Estados Unidos necesita verdadero talento para alienar incluso a Canadá. Sin
embargo, la política de Washington en América Latina solamente está
incrementando el aislamiento de Estados Unidos. Un ejemplo reciente: durante
14 años seguidos, la Asamblea General de Naciones Unidas votó en contra del
embargo comercial de Estados Unidos contra Cuba. En la más reciente votación,
la resolución fue aprobada por 182 países. Cuatro votaron en contra: Estados
Unidos, Israel, Islas Marshall y Palau. Micronesia se abstuvo.

* Profesor de linguística en el Instituto de Tecnología de Massachusetts en
Cambridge y autor del libro, de reciente publicacion, Imperial Ambitions:
Conversations on the Post 9/11 World
© 2005 by Noam Chomsky

Anónimo dijo...

Declaración de los Premios Nobel José Saramago, Adolfo Pérez Esquivel y Nadine Gordimer; y los académicos Noam Chomsky y Salim Lamrani:


La soberanía de Venezuela debe respetarse


Desde la elección del señor Hugo Chávez a la presidencia de la República se han multiplicado los ataques contra la democracia venezolana, con flagrantes pruebas de ingerencia por parte de Estados Unidos.

El 11 de abril de 2002, el presidente Chávez fue víctima de un golpe de Estado promovido por la administración Bush con la complicidad de los sectores más antidemocráticos de la sociedad venezolana. Menos de 48 horas después, la junta golpista se vio rechazada por la movilización popular, que exigió sin descanso y con éxito el regreso del representante legítimo de la nación.

Pero la oposición, no contenta con el fracaso de su putsch, intentó en diciembre de 2002 sabotear la industria petrolera, vital para el buen funcionamiento del país, y causó daños colosales a la economía venezolana.

En agosto de 2005, durante un programa de televisión de gran audiencia en EE.UU., el reverendo ultraconservador Pat Robertson, muy cercano a los ideólogos de la Casa Blanca, hizo un llamamiento al asesinato del señor Hugo Chávez, líder de Venezuela, sin tener por ello ningún problema ulterior con la justicia estadounidense. Su asesinato “nos costaría mucho menos caro que iniciar una guerra”, afirmó.

En septiembre de 2005, el presidente Hugo Chávez denunció públicamente la existencia de varios planes de invasión de Venezuela por parte de las fuerzas militares estadounidenses. Washington no deja de estigmatizar al líder venezolano como si fuese“una fuerza negativa” para la seguridad del continente americano.

En noviembre de 2005, el gobierno del señor José Luis Rodríguez Zapatero se vio sometido a intensas presiones por parte de Estados Unidos con el fin de que España no procediera a la venta de armas a Venezuela. Washington dio prueba con ello de un patente desprecio de las reglas diplomáticas internacionales.

Durante los últimos seis años la oposición venezolana ha sufrido once derrotas electorales consecutivas, y ello a pesar de todas las campañas mediáticas que organizó contra el gobierno legítimo del señor Hugo Chávez.

Frente a esta desbandada ininterrumpida, la oposición, que ha perdido toda base popular, decidió boicotear las últimas elecciones parlamentarias con el objetivo de socavar el proceso democrático. Serias sospechas pesan sobre Estados Unidos, considerado como el promotor de esta nueva tentativa de desestabilización.

La oposición venezolana, en parte financiada por Washington, que se niega a plegarse a las reglas electorales, toma así como rehén a la democracia. ¡Eso es inaceptable!

¡Las decisiones soberanas del pueblo venezolano deben respetarse, pues el porvenir de la nación no se decide en las oficinas de la Casa Blanca, sino en las urnas bolivarianas!

Nadine Gordimer, Salim Lamrani, Noam Chomsky,

Adolfo Pérez Esquivel, José Saramago.

amanda dijo...

Es triste que un diario tan serio y moderado como La Vanguardia, el diario de referencia de la ciudad condal, publique opiniones tan sesgadas (a veces incluso falsas, como el asunto del CD con los datos de los votantes) del corresponsal Ibars. He visto que incluso han arreciado cartas al defensor del lector. No es para menos.

¿Por qué no se nos informa de la entrada de Venezuela en el Mercosur ni de las firmas de acuerdos para la construcción de gaseoductos y oleoductos en la región? ¿Quiénes somos nosotros para juzgar cómo se debe organizar un país?

Parece que el señor Ibars escribe desde y para la gusanera de Miami.

Por otro lado, el señor Foix en su artículo sobre Pinter da la impresión de que no se lo ha leído bien. Pinter recuerda que existe una amplísima documentación sobre los crímenes del totalitarismo de la Unión Soviética, mientras que lo ocurrido en Salvador, Chile, Nicaragua, etc... es como si no hubiera existido. Foix también echa en falta que Pinter aplauda algo de lo bueno que han hecho los EEUU desde después de la Segunda Guerra Mundial. ¿POr qué no nos lo dice usted, señor Foix? ¿Qué es lo que han hecho de bueno? No se puede descalificar el discurso de Pinter diciendo que procede "de la izquierda radical". Es el discurso del Premio Nobel de Literatura, nada más. Y si de verdad hubiese querido que todos lo leyéramos, lo que tenía que haber hecho el diario es mandarlo traducir. Ahora es un poco tarde, porque el texto ya está traducido y puede leerse en la red. Atención, la traducción al gallego es muy buena, está hecha por un profesional. Así, al menos los lectores de este blog conocerán el texto.

en español:

http://www.escolar.net/wiki/index.php/Harold_Pinter:_Arte%2C_verdad_y_pol%C3%ADtica

en gallego:

http://www.escolar.net/wiki/index.php/Discurso_Harold_Pinter_%28Galego%29

Anónimo dijo...

Observadores europeos ponen nervioso a Chávez

JOAQUIM IBARZ - 10/12/2005 - 15.21 horas


El presidente Hugo Chávez reaccionó con furia contra los observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la Unión Europea (UE) y del Parlamento español por cuestionar la pulcritud de las elecciones legislativas del 4 de diciembre.

Por primera vez, diputados y senadores españoles de los grupos parlamentarios Socialista, Popular, Convergència i Uniò, Entesa Catalana de Progrès, PNV y Mixto (Eusko Alkartasuna), suscribieron una declaración que ha irritado al líder revolucionario venezolano.

Los congresistas españoles ven con gran preocupación la “polarización indiscutible” que han observado tanto entre las distintas fuerzas políticas como entre la ciudadanía. “Es evidente que Venezuela vive momentos de profunda fractura política y social en donde parecen quedar pocos espacios para el entendimiento y el diálogo entre el Gobierno y las principales fuerzas de oposición”, se señala en el informe. Asimismo, los congresistas expresan su inquietud por el resultado de un proceso en el que tan solo la coalición oficialista tiene representación parlamentaria. “Un Parlamento sin representación de la oposición plantea grandes incertidumbres en cuanto al funcionamiento normal y democrático de las instituciones”, se subraya.

Lo que más enoja al presidente Chávez es que los parlamentarios de España, un país que consideraba aliado para su pretendida causa revolucionaria, afirmen en su informe que el proceso electoral “refleja la desconfianza de un sector de la clase política y de la ciudadanía en el sistema automatizado de voto y en el poder electoral nacional”. Según los congresistas españoles, la alta abstención parece ser reflejo, entre otros factores, de esa desconfianza. “Nos preocupa que esta desconfianza genere mayor abstención e inhibición de la ciudadanía”, señalan en el comunicado suscrito por todos los partidos, a excepción de Izquierda Unida, partido que mantiene estrechos lazos con el régimen chavista.

Los observadores caen en una contradicción al afirmar que los comicios fueron justos y transparentes y, al mismo tiempo, hacen hincapié en que percibieron una "participación proselitista de funcionarios públicos de alto nivel, tanto nacionales como estatales y municipales, y una ausencia de mecanismos de control estrictos sobre el uso de recursos públicos y privados con fines políticos y electorales". En su informe, la misión de la UE indicó que "amplios sectores de la sociedad venezolana no tienen confianza en el proceso electoral ni en la independencia de la autoridad electoral". Los informes de la UE y del Congreso español sorprendieron al incluir expresiones que nunca habían reflejado con tanta claridad otras misiones de observación.

La oposición venezolana concede gran importancia que la UE destaque las "reiteradas violaciones" del presidente Chávez y de los ministros al inmiscuirse directamente en el proceso comicial.

Los observadores de la UE y del Parlamento español no supervisaron el referéndum revocatorio del mandato de Chávez, del 15 de agosto de 2004, porque el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela rechazó sus demandas para poder realizar a cabalidad su labor. Su presencia en estos comicios legislativos ha podido ser determinante para que la votación no haya tenido un aval incondicional.

El año pasado, la OEA y el Centro Carter quedaron muy desprestigiados por refrendar sin ningún cuestionamiento los resultados del referéndum revocatorio. Días antes de estas legislativas, el jefe de la misión de la OEA fue criticado por formular un llamamiento a favor del voto tras la retirada de la mayoría de los partidos. Dirigentes de oposición recordaron a la OEA que la misión de los observadores no es fomentar la participación electoral, y menos en unos comicios en los que la abstención tenía un significado político tan señalado.

Días antes de la votación, el CNE permitió por primera vez que técnicos en sistemas de la oposición revisaran –en presencia de observadores de la UE y de la OEA- las llamadas “máquinas cazahuellas”; en cuestión de pocos minutos, los técnicos demostraron que era posible identifican lo que votaba cada elector. En forma taxativa evidenciaron que el voto no fue secreto en el referéndum del 2004 y tampoco lo iba a ser en las legislativas. Tras ese descubrimiento, el CNE ya no les permitió revisar ningún programa más. También se negó a permitir que hubiera un recuento manual de los votos. Todo se dejó en manos de un sistema plenamente automatizado que, según un estudio de 30 catedráticos y profesores de universidades públicas, se habría manipulado para cambiar el sentido del voto de millones de personas en el referéndum revocatorio del 2004.

Si en todos los países el secreto del sufragio es un requisito indispensable para que una votación sea limpia, en Venezuela lo es mucho más porque el Gobierno amenazó, chantajeó, sobornó y quiso obligar a votar, so pena de perder el trabajo o beneficios sociales.

Chávez tachó de “mentiras” los informes de los observadores. Dijo que tras investigar a las personas que integraron las misiones se percató que "casi todos son de la derecha mundial, de la extrema derecha diría". "Estoy seguro que (con los informes) se nos ha sembrado una mina, se ha dejado un campo minado buscando la desestabilización en Venezuela, así lo denuncio, y estoy seguro de donde viene esa conspiración, una vez más, y estoy seguro que buena parte de ellos se prestaron para esa jugada, lamentablemente", agregó.

Chávez, que tantas lisonjas prodigó en agosto del 2004 a los observadores de la OEA y del Centro Carter que dieron validez a un referéndum muy cuestionado, ahora los descalifica porque critican los aspectos más turbios de la votación (el centro Carter no participó en la observación de estas elecciones porque un buen número de venezolanos considera que en el revocatorio del 2004 favoreció al presidente Chávez).

Para contrarrestar los cuestionamientos críticos de los observadores de la UE y del Congreso español, Chávez pretendió utilizar una carta de los asalariados internacionales de izquierda para avalar al CNE. Pero las lisonjas de estos corifeos cayeron en saco roto.

Para la asociación civil Súmate, el informe de la UE contempla puntos importantes como "el efecto del miedo en la participación y la necesidad de nombrar un nuevo CNE”. Súmate consideró fundamental el tratamiento que dieron las misiones de la OEA, parlamento español y la UE a la "poca credibilidad" del CNE. María Corina Machado, directiva de Súmate, resaltó que los observadores internacionales pidieron cambiar al CNE, "porque existe una profunda desconfianza de la población en los rectores del Consejo". Machado destaca que en ambos informes se reflejan como causas que podrían "poner en duda la legitimidad del nuevo Parlamento" el uso de fondos públicos para propaganda política, intimidación a los funcionarios para que acudan a sufragar, violación del principio de representación proporcional, sistema nacional de identificación sin control (Chávez ha nacionalizado a cientos de miles de colombianos), crecimiento exagerado del Registro Electoral (RE) y negativa a entregar el censo a los partidos políticos.

Cuatro de los cinco directores del CNE son señalados por la oposición de estar al servicio de Chávez. Para combatir la desconfianza, la misión europea recomendó a la electa Asamblea Nacional "designar lo antes posible una directiva del CNE compuesta por profesionales de prestigio e independientes de diversa procedencia y que disfruten de la confianza de todos los sectores de la sociedad".

Aumenta la desconfianza en el sistema electoral venezolano por un sistema electrónico de votación totalmente automatizado, que no existe en ningún otro país del mundo y que ha sido desarrollado por una empresa que no ofrece mayores garantías. Eso siembra muchas sospechas, sobre todo porque el elector no tiene capacidad para comprobar lo que ha votado, mientras que el Gobierno sí que lo sabe. Además, no se ha dejado auditar este sistema por ninguna instancia independiente del Gobierno. Chávez se negó a oír al clamor popular que rechazaba elecciones sin credibilidad, creyendo, una vez más, que eran maniobras de una minoría que considera desacreditada, sin darse cuenta que los partidos, algunos a regañadientes, no hicieron otra cosa que responder a ese clamor que pedía la retirada de la contienda electoral.

“Ante este cúmulo de irregularidades y sospechas, en un momento muy polarizado de la situación política venezolana, los partidos democráticos decidieron no presentarse a los comicios porque no habían garantías”, señala Iñaki Anasagasti. El senador del PNV pudo comprobar personalmente que el voto no es secreto; al ser venezolano de nacimiento, su nombre, con todo su historial electoral, aparecía en un CD pirata que los buhoneros vendían en el paseo Sabana Grande. El CD contiene el registro del CNE, con la participación electoral de los doce millones de venezolanos, los que firmaron y los que no firmaron la solicitud de referéndum revocatorio, los que votaron y qué votaron en tal consulta, los que se abstuvieron, etc. Las versiones más modernas incluyen los datos de las elecciones municipales y de los comicios para gobernaciones de los estados.

La diputada chavista Iris Varela dijo el mismo día de las elecciones legislativas “al que no vote, lo botamos”. O sea, lo expulsamos, y lo dijo públicamente. También afirmó que los funcionarios que no son adictos al chavismo no merecen recibir un sueldo del Estado. Cuando un venezolano va a sacar un pasaporte, a pedir un crédito, a trabajar como funcionario o tiene que hacer un contrato con la administración, le sacan una lista diciendo “usted votó contra el chavismo, por tanto no puede hacer nada”. “Eso no es una democracia, es un régimen policial; entiendo que la gente tenga desconfianza en el sistema, ya que el voto no es secreto, lo que en una democracia es fundamenta. Hoy día en Venezuela se está viviendo un sistema policial”, ha declarado Anasagasti al diario “Deia”.

Una Asamblea Nacional elegida de espaldas a la voluntad de la mayoría de los ciudadanos en apariencia podría verse como una victoria del oficialismo. Pero sería un triunfo pírrico, logrado a costa de perder de hecho buena parte de la legitimidad. Los diputados chavistas podrán cambiar la Constitución para que el caudillo se pueda reelegir hasta el 2030, podrán aprobar todas las leyes que se les ocurra, pero todo lo que hagan, tendrá escasa legitimidad y cierto carácter provisional. Algo muy similar a lo que le ocurrió a Alberto Fujimori en Perú, después que Alejandro Toledo retirara su candidatura. Fujimori ganó las elecciones a cambio de perder la legitimidad. Por cierto, el 28 de julio del 2000, Mariano Rajoy fue a la toma de posesión espuria de Fujimori en representación del gobierno de Aznar –bien asesorado, el príncipe Felipe no se prestó a dar brillo a la mascarada. El ahora líder del PP no escatimaba los ditirambos a Fujimori y los cuestionamientos a Toledo.

Algunos observadores españoles comentaron a este corresponsal que la principal característica de un árbitro electoral es la confianza que debe inspirar a los electores. La alta abstención –según estos observadores habría sido superior al 80 %, aunque después se maquillaron las cifras para que no fueran tan escandalosas- evidencia que los venezolanos, chavistas y no chavistas, no confiaban en un CNE sometido al Gobierno. Querían elegir, pero solo los dejaban votar.

Desde el referéndum revocatorio ha crecido en el electorado un profundo y fundado temor a ser identificado sobre su inclinación política. La aparición de CD piratas con toda la información sobre la trayectoria de cada ciudadano aumentó la convicción de que el proceso no era transparente. Hubo una abstención activa a pesar de los apremiantes llamamientos a votar de Chávez y sus ministros en incontables cadenas nacionales de radio y televisión (cuya transmisión era obligatoria para todas las emisoras). No votaron ni tan siquiera los beneficiados con los programas sociales de las llamadas “misiones”, los alfabetizados, los militares, los empleados públicos, el millón de reservistas y los nueve millones que compran en Mercal (cadena de tiendas, con más de 14.000 puntos de venta, en las que se ofrecen todo tipo de productos a precios subsidiados).

La pluralidad política no se refleja en el resultado electoral. La oposición demanda una Ley de Garantías Electorales, como lo acaba de hacer Colombia, que impida que el presidente y los funcionarios públicos utilicen el poder en su beneficio.

El analista Maxim Ross señala que a resultas del boicot que pedían los electores se ha producido, como un efecto espontáneo, pero casi milagroso, la unificación de la oposición. “La tan exigida unidad la dio el pueblo dejando de participar en un evento en el que no confiaban. Están así echadas las bases de un gran acuerdo de la oposición para construir una nueva política cuyo nervio central es que Chávez es perfectamente derrotable”, recalca el comentarista.

La hora de la verdad ha llegado, para el Gobierno y para la oposición. Los adversarios a Chávez deben construir un liderazgo creíble y compartir una estrategia que les permita confrontar con un proyecto arduamente elaborado y de largo alcance como el de Chávez. No será fácil para los aspirantes a reemplazar a los viejos dirigentes de partidos el obtener el liderazgo de una base opositora que se ha hecho cada vez más escéptica.

El pueblo venezolano no es el que se construye en Miraflores a base de dádivas y de ilusiones, de engaños y maquinaciones. El país parece estar saturado de Chávez, de su acercamiento a Cuba, de sus incendiarios discursos, de su ataques a la propiedad, de sus pretensiones quiméricas de alumbrar el socialismo del siglo XXI, socialismo que Henry Ramos, secretario general del partido socialdemócrata AD, ya calificó en estas páginas de La Vanguardia de “puro fascismo”. El venezolano no se involucra con la revolución. No hay militantes revolucionarios, sino gente necesitada que se aprovecha de la pretendida revolución. La tolera mientras le dé algo. Los siete años de promesas siguen siendo eso. Promesas sin cumplir. Chávez tiene poco que mostrar de sus realizaciones en siete años. Ni una obra palpable. Sus petrodólares, utilizados a troche y moche y al margen de toda legalidad, engrosan la chequera y propiedades de los más cercanos al líder, pero no aseguran la fidelidad de la población que no se conforma con limosnas, sino que quiere desarrollo y puestos de trabajo. Una abstención tan abrumadora sólo es posible con la masiva ausencia de los propios chavistas.

Alberto Garrido, principal estudioso de Chávez, señala que la abstención no fue solo de seguidores de la oposición, sino que un buen número de militantes y simpatizantes del presidente bolivariano decidió no votar. Señala el analista que un sector significativo del chavismo envió un mensaje a su líder. A finales del 2004, Chávez hizo señalamientos críticos sobre la gestión de gobierno, destacando tres problemas que debían ser erradicados: corrupción, ineficiencia y burocracia. Garrido recuerda que en el último año los medios de comunicación -oficiales y opositores- han reseñado numerosas movilizaciones de base protestando por los incumplimientos oficiales en materia de vivienda, inseguridad o desempleo, entre otros motivos. Quienes se identificaban como chavistas pidieron al presidente que impusiera correctivos a la mala gestión de sus colaboradores. Los más hartos son precisamente los más pobres, porque ven que a pesar de los 350.000 millones de dólares que ha ingresado el país en siete años, nunca saldrán de la miseria. La gente empieza a estar cansada de la demagogia oficial. Tal como dice un anuncio que se difunde en EE.UU.: mientras se envía petróleo barato a los habitantes de Boston con ingresos superiores a 50.000 dólares anuales, los vecinos del estado de Vargas, con un ingreso mensual de 110 euros, están abandonados a su suerte desde las inundaciones y deslaves de 1999 que provocaron 50.000 muertos.

Los abstencionistas le cobraron a Chávez la corrupción, el abuso de poder, la ineficiencia, la inseguridad, el burocratismo y el deterioro del país en su infraestructura de salud y educación. Tal como el presidente había pedido, fue un plebiscito...

pascual serrano dijo...

El pasado 5 de diciembre, el corresponsal de La Vanguardia en Caracas, Joaquim Ibarz, antetitulaba una crónica afirmando que “En las calles de Venezuela se vende un CD que revela lo que cada ciudadano ha votado en las urnas electrónicas”. El reportaje se montaba en torno a la anécdota de que el senador del Partido Nacionalista Vasco, Iñaki Anasagasti, al tener célula de identidad venezolana, era considerado “chavista” al no haber votado “a favor de la oposición en la consulta del 15 de agosto del 2004”.

La crónica está repleta, no ya de maldades y tergiversaciones, sino de constantes mentiras. Comienza afirmando que, en virtud de no haber apoyado aquel referéndum contra Chávez, “no tendría mayor problema en Caracas para obtener un crédito y con un poco de suerte hasta podría conseguir un empleo gubernamental”. El corresponsal de La Vanguardia se permite acusar al gobierno venezolano de decidir quien puede recibir un crédito de la banca en Venezuela. Como si la banca, la mayoría de capital español o norteamericano, tuviera alguna relación con el gobierno de Chávez.

La historia la explica así Ibarz:

Anasagasti se llevó la gran sorpresa cuando le mostraron la información que cualquier venezolano puede obtener si se gasta un euro en comprar en la calle un disco compacto que revela la postura política de todos los venezolanos en el pasado referéndum revocatorio: los que firmaron la petición de la consulta y los que no lo hicieron, los que votaron sí y los que no. Como el senador del PNV no firmó ni sufragó, Chávez no lo tiene como enemigo.

Anasagasti comprobó directamente que el voto no es secreto en Venezuela porque las máquinas automáticas registran e identifican cómo se comporta cada elector. Esa información ha sido copiada junto con los datos personales (edad, domicilio, profesión) y tendencias políticas de los 12.394.109 venezolanos inscritos en el censo en el 2004, y aparece en los discos compactos -conocidos como Maisanta- que los buhoneros venden sin problema en el centro de Caracas. El Consejo Nacional Electoral alega que no facilita el censo electoral a la oposición para no vulnerar la privacidad del ciudadano. Sin embargo, basta con introducir en estos discos los apellidos, el número del documento nacional de identidad o el centro de votación para tener acceso a la información de cualquier persona. "El que sepan si voté el 15 de agosto y si firmé o no la petición de referéndum muestra que en Venezuela cualquier elección no tiene legitimidad porque el sufragio no es secreto", declaró Anasagasti a La Vanguardia.

Repasemos las mentiras de estos dos párrafos:

1.- un disco compacto que revela la postura política de todos los venezolanos en el pasado referéndum revocatorio: los que firmaron la petición de la consulta y los que no lo hicieron, los que votaron sí y los que no

Existe ese disco compacto, pero en él no se dice quien votó nada. Se revela quien firmó y quien no, la petición de referéndum revocatorio contra Chávez, ni más ni menos. Como se creó tanta polémica en torno a la legitimidad de aquellas firmas y la suplantación de identidades, tanto los defensores de Chávez como los opositores publicaron la lista de firmas con objeto de que los venezolanos pudiesen comprobar si los habían incluido o no, en contra de su deseo. Es decir, no estamos hablando de votar, ni del derecho al secreto del voto. Cuando alguien firma algo se supone que asume su publicidad. En España hay campañas de recogida de firmas sobre muchas cuestiones, parece lógico que quienes recogen firmas puedan hacerlas públicas si así lo desean. Es más, probablemente el único modo de confirmar la legitimidad de esas firmas es publicarlas para confirmar si se incluyó sin mi permiso la mía o se borró en caso de haber firmado.

2.- que el voto no es secreto en Venezuela porque las máquinas automáticas registran e identifican cómo se comporta cada elector

Es mentira, los observadores, tanto internacionales como nacionales, han dejado claro que se garantiza el secreto de voto. Han dicho textualmente: "actualmente existe la seguridad sobre la imposibilidad de cambiar la voluntad del votante, y al eliminar las captahuellas y los cuadernos electrónicos, se garantiza que no se pueda asociar el voto con la identidad del votante"

3.- Esa información (la del voto) ha sido copiada junto con los datos personales (edad, domicilio, profesión) y tendencias políticas de los 12.394.109 venezolanos inscritos en el censo en el 2004, y aparece en los discos compactos -conocidos como Maisanta- que los buhoneros venden sin problema en el centro de Caracas.

Reiteramos, lo que circula en el CD es la lista de los que firmaron la petición para que hubiese un referéndum revocatorio, no ningún voto.

4.- Sin embargo, basta con introducir en estos discos los apellidos, el número del documento nacional de identidad o el centro de votación para tener acceso a la información de cualquier persona.

Como insiste la mentira, insistiremos en la verdad. La única información que se difunde es si firmó la petición de un referéndum, y que la difusión de la lista procede tanto de los partidarios de Chávez para que pudieran borrarse quienes hubieran sido incluidos sin su permiso, como de los propios opositores que convocaron la recogida de firmas, con el objetivo de que los venezolanos que hubieran firmado comprobaran su inclusión. Por cierto, los listados tampoco tienen utilidad ninguna. Hay chavistas que fueron incluidos contra su voluntad en la lista, muchos lo han reconocido; y antichavistas que no firmaron la petición de referéndum y no por eso han de ser partidarios de Chávez.

5.- "El que sepan si voté el 15 de agosto y si firmé o no la petición de referéndum muestra que en Venezuela cualquier elección no tiene legitimidad porque el sufragio no es secreto", declaró Anasagasti a La Vanguardia.

No es verdad lo que dice Anasagasti, y mezcla la publicidad de su firma con la publicación de su voto. En estas elecciones hubo observadores españoles de cinco partidos políticos que, junto con los observadores de la OEA y los nacionales, consideraron legítimos y válidos los resultados electorales. Insistieron en su informes oficiales en que el secreto del voto estaba garantizado. La diputada de Izquierda Unida, Isaura Navarro reconoció “la existencia de condiciones que han garantizado la transparencia del proceso electoral así como la ausencia de todo tipo de fraude y la adecuada preparación y organización en los centros de votación”. La diputada socialista María José Porteiro llegó a afirmar que “el sistema es excesivamente prolijo o garantista para evitar el fraude". Los observadores del PP, aunque criticaron la crispación de la política venezolana y criticaron la abstención, no concretaron ningún elemento de fraude en la jornada electoral. El informe oficial de la Misión de la Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE) expresa textualmente: "La posibilidad de comprometer el secreto del voto fue evaluada por expertos de la MOE-UE, que la consideraron remota, y ciertamente más complicada que en unas elecciones convencionales".

www.pascualserrano.net

Anónimo dijo...

Le recomiendo que repase lo que ha publicado Joaquím Ibarz estos días desde Caracas en La Vanguardia.

El mejor servicio que puede prestar La Vanguardia a la continuidad de Chávez en el poder, es seguir publicando las crónicas de Ibarz. Sus escritos tienen la misma coherencia lógica que los razonamientos de Mayor Oreja y Cía sobre el Estatuto de Cataluña.

Por cierto, el famoso CD—la lista Maisanta—se encuentra en la red. Ver por ejemplo aquí, o aquí

amanda dijo...

"No será fácil deshacerse de Chávez", dice Foix.

Sobre todo si la UNESCO le da el Premio José Martí a la personalidad que más y mejor ha trabajado por la integración de América Latina. En el jurado estaba la peligrosísima izquierdista radical Nadine Gordimer.

Rick J dijo...

I have been following a site now for almost 2 years and I have found it to be both reliable and profitable. They post daily and their stock trades have been beating
the indexes easily.

Take a look at Wallstreetwinnersonline.com

RickJ