viernes, noviembre 11, 2005

Problemas europeos

El modelo europeo está en revisión. Francia, la de los derechos universales, es incapaz ni siquiera de encontrar un diagnóstico sobre una revuelta de los más desheredados, ciudadanos franceses que malviven en comunidades que comparten una religión que no es la de los valores republicanos.

Alemania no consigue formar gobierno después de dos meses de haberse celebrado las elecciones. Es el gigante económico de Europa.

El gobierno británico se ha enredado en unas leyes excesivas sobre cómo combatir el terror y Tony Blair ya sufrido la primera derrota en ocho años. La libertad y la seguridad se dieron de bruces y los británicos no han querido aprobar un plan del gobierno que pretendía detener sin pruebas durante noventa días a los sospechosos de ser terroristas.

En España, ya lo ven, con lo que cae en el mundo estamos en los derechos históricos, las reformas estatutarias y enfrascados en un debate sobre la unidad nacional.

Los italianos tienen como primer ministro al hombre más rico de Italia, el que controla los medios de comunicación y el que pretende aprobar leyes que le garanticen su inmunidad por las causas judiciales que tiene pendientes.

Pero el modelo americano tiene sus problemas. Resulta que se fue a una guerra porque un país dictatorial disponía de armas de destrucción masiva y a los pocos meses, según la RAI que no ha sido desmentida por el Pentágono, las tropas invasoras utilizaron armas de destrucción masiva contra los insurrectos o terroristas de Falluja. El terrorismo alcanza a Amman, Madrid, Londres, Nueva York y lo que nos queda por ver.

Las democracias no están en crisis por la sencilla razón de que lo propio de las democracias son las crisis que se superan para entrar en otras nuevas e inesperadas crisis. Las democracias manejan las imperfecciones de la sociedad y evitan que alguien se levante con recetas perfeccionistas que acaban perjudicando a los hombres y mujeres que pretendían proteger.

Estos cambios tan profundos que pasan por delante de nuestras narices no son detectados ni por las clases políticas de las democracias ni tampoco por el análisis de los periodistas que corremos paralelamente con los políticos, cabalgando los mismos o parecidos caballos, mientras el gran público contempla estupefacto el espectáculo.

La democracia funciona. Lo que no funciona es quienes la estamos instrumentalizando desde todos los ángulos posibles. Europa no se ha enfrentado con éxito al fenómeno de tantos millones de sobrevenidos que no han podido, no han sabido y, sobre todo, no les hemos dejado incorporar a nuestro sistema económico y social. No se han incorporado a la meritocracia y les dejamos en las orillas de la sociedad donde se organizan desde la desesperación.

El problema es que muchos de estos sobrevenidos son personas a las que hay que tratar como personas con todas las diferencias que lleven a cuestas. Piensan que llegan a un espacio de oportunidades y comprueban amargamente que se las negamos. Tenemos un problema, todos, y no sabemos cómo resolverlo.

Los llamados valores republicanos, democráticos, los proclamamos retóricamente pero los negamos en la práctica. Pasarán muchas cosas inesperadas en los próximos tiempos. Políticos y periodistas nos dedicaremos a analizar por qué fuimos tan ciegos para no detectar los problemas que se incubaban.

La minoría de recurre a la violencia con un discurso de odio hacia lo que pensamos que son nuestros valores puede ganar nuevos adeptos. Serán de procedencia musulmana o de procedencia democrática. Pero tendrán como telón de fondo la injusticia.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr.Foix:ignoro si estamos frente al final de un ciclo o frente al final de un modelo,lo que es evidente es que algo está fallando de forma irremediable.Para solucionar los problemas cuando se producen en tiempo real,es necesario tener buenos gestores y burócratas y los gobiernos suelen tenerlos en cantidad, pero para saber y poder adelantarse a los problemas, antes que se produzcan, hacen falta analistas e intelectuales que no son bien vistos ni valorados nunca por las clases políticas.

Bartolomé C.

Anónimo dijo...

¿Porqué no se reconoce que la estrategia de la avestruz no era la más adecuada? Porque es difícil reconocer los errores.

Antes la situación de inmigración, cabe una política de aceptación gradual, de educación y asistencia social al inmigrante, de integración social a fin de cuentas.

Difícil es: Pero los costes económicos se verán compensados a corto/medio plazo.

La ausencia de estas medidas efectivas son las que generan una gran bola de nieve. El alud no lo parará nadie, se frenará por sí mismo cuando llegue "al final de la bajada".

Martí Perarnau dijo...

¡ Es la coyuntura, estúpido !, podría decir Clinton al respecto. La coyuntura nos come. A los políticos y a los periodistas, a los analistas y a los ciudadanos. Blair propone endurecer las detenciones sin cargos y los conservadores británicos se oponen. El laborista Péres quiere fundar un partido con el ultranacionalista de derechas Sharon. El PP se lanza a una "orgia" de manifestaciones y el PSOE hace lo que sea por contentar a la Iglesia Católica en una España constitucionalmente laica. Francia se vanagloria de su modelo de integración, pero arde por los cuatro costados porque ha dinamitado desde dentro ese mismo modelo. Los demócratas apoyan a Bush en la guerra de Irak por el qué dirán y ahora no saben cómo rasgarse las vestiduras por ese apoyo.

La coyuntura, amigos. Robarle al oponente sus ideas para ocupar ese espacio político y dejarle sin aire, sin espacio, sin ideas. El humo de la coyuntura ciega todos los ojos y nos impide a todos enfocar los problemas, diagnosticar con acierto, aplicar las soluciones. Dentro de unos años diremos: ¡ Es la coyuntura, estúpido ! Pero habremos llegado tarde a todo.

Anónimo dijo...

Los informes de coyuntura, nacional, internacional, laboral, ecónomica o social que se han emitido hasta la fecha no daban ninguna pista sobre lo que está sucediendo en Francia.Lo de "la coyuntura,estupido"se lo debió de decir su mujer a Clinton cuando le pilló con la becaria...

Brian dijo...

"La coyuntura, amigos. Robarle al oponente sus ideas para ocupar ese espacio político y dejarle sin aire, sin espacio, sin ideas."

De acuerdo con Martí Perarnau: es la coyuntura, estúpidos. La política y los partidos hace tiempo que dejaron de ser un medio con el que transformar o mejorar el mundo, para convertirse en un fin en sí mismos. Hemos arrojado la toalla. Nadie se atreve a decirlo claramente, pero la construcción de una sociedad racional, justa y equilibrada ha pasado definitivamente a ser una quimera que ya nadie vislumbra ni en sueños. Sólo nos queda gestionar la coyuntura. Y si sólo nos queda la gestión, ser los gestores ya no es un medio de transformar nada, es un fin. No sabemos a donde vamos, pero no podemos dejar de pedalear para no caernos.

Martí Perarnau dijo...

@ Anónimo
Das en el clavo. Aparentemente discrepas de mi opinión, pero con tu aportación de hecho la ratificas. Ningún informe de coyuntura política, económica, laboral o social (al menos que conozcamos) pronosticaba la revuelta francesa. En efecto, los analistas, los políticos, los periodistas estamos inmersos en la mirada pequeña del día a día, incapaces de ver más allá de nuestras narices, donde se cuecen los grandes movimientos de masas y las grandes orientaciones: el escepticismo, el desencanto, el nihilismo. La coyuntura analizada diagnostica cómo estamos hoy, pero es incapaz de intuir cómo estaremos mañana. Gracias por tu aportación.

@ Brian
Muy clarividentes tus palabras: La política ha dejado de ser un medio para transformar el mundo y se ha convertido en un fin en sí mismo. Las ideas han sido suplantadas y las sociedades andas desorientadas porque ya no se reconocen en nadie ni en ninguna parte, peligrosamente a merced de todos los fundamentalismos radicales de lenguaje simple y contundente. Gracias también por tu clarividencia.

Martí
http://elcaucus.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Saludos.

Francia no se puede vanagloriar de un sistema que nunca aplicó.

Yo no veo integración en su política económica; se ha visto arrastrado a aplicarla cuando vieron los coches ardiendo en la televisión, pero antes no movieron un dedo más que para no perder sus votos en la Francia agraria y profunda, en forma de subvenciones al campo.

Eso lo han sufrido las ciudades, abandonadas a una mano invisible inexistente, que ni funciona ni ha funcionado nunca.

Saludos cordiales.

Fdo: Miguel Núñez.

Anónimo dijo...

Del diccionario.-"Coyuntura"--"Dicese de la combinación de factores y circunstancias que,para la decisión de un asunto importante,se presenta en una nación.A esta acepción en sentido estatico debe añadirse un componente dinámico que comporte como consecuencia alguna clase de previsión". Por tanto querido amigo sin "previsión coyuntural" no existe "coyuntura" por mucho que tu frase suene muy bonita y redonda.

Anónimo dijo...

Dice,Luis Foix:"Europa protege su agricultura impidiendo que productos agricolas de igual ó mejor calidad procedentes del Tercer Mundo lleguen a ella..."

Sí,Luis,sí, Europa protege su agricultura y también sus Periodistas.¿Te imaginas cuanto cobraria un periodista chino ó senegalés por escribir lo que tú escribes?¿Te imaginas los gigantescos beneficios que obtendría La Vanguardia si te dejase a ti en el paro y contratase periodistas chinos,ó senegaleses?¿Eh? ¿Eh?

Que buenos chicos sois,los bienpensantes!Pretendeis que los inmigrantes de segunda y tercera generación ocupen los cada vez más escasos buenos empleos de categoria(cada vez menos con las deslocalizaciones,ese diabólico invento ultraliberal)que van quedando en el Primer Mundo,y que se vayan al paro entonces los franceses de siempre,ó los catalanes de siempre.Claro,claro,Foix,que buen chico eres!Pués predica con el ejemplo:Vete al paro tú y deja paso a un periodista chino ó senegalés(negro y musulmán)que te vas a enterar de lo que es solidaridad.

Todo menos reconocer que la culpa es de los irresponsables partidarios de la inmigración masiva y descontrolada(onegeistas,empresarios,periodistas,Iglesia católica,etc)sin tener en cuenta que con su brutal natalidad,que no piensan frenar,luego no hay puestos de trabajo de verdadera calidad y remuneración.Si a eso añadimos que el mayor error de todos los tiempos ha sido llenar Europa de mezquitas,pués ya la tenemos organizada.Claro que los fanáticos de la Revolución del 1789 siguen viendo con buenos ojos a éstos quemacoches y atracadores de viejos;siguen pensando que son el sujeto de la Revolución universal.A ver si pensais lo mismo cuando os quemen el coche ú os atraquen a vosotros,los progre-periodistas.

Anónimo dijo...

Saludos.

Si un periodista chino quiere trabajar por menos de lo que cobra el señor Foix, pueden suceder varias cosas:

Que llegue a cobrar un salario fuera de convenio o por debajo del salario minimo, lo cual puede ser ilegal, por tanto la culpa ya no sería del trabajador chino sino del empresario que inclumple la ley, lógicamente.

Que cobre de una manera legal pero por debajo de lo que cobraba el señor Foix, lo cual puede suceder, pero, ¿seguirá queriendo cobrar menos que aquel señor Foix que una vez, hace 10 años, se fue de La Vanguardia, o ya es hora de cobrar lo mismo que cobraba él, o incluso más?, el "egoismo inteligente" es la tumba para el Neoliberalismo, porque cuando el pueblo exige, el Neoliberalismo se va a tomar por culo.

El chino también quiere vivir bien, ese es el problema de tu teoría.

Saludos cordiales.

Fdo: Miguel Núñez Ríos.

Jordi dijo...

Felicidades al señor/a del razonamiento del chino haciendo el trabajo del señor Foix.
Sigamos asi hombre, levantemos vallas mas altas. Por que 6 metros? Por que no 60? Y un militar cada metro de valla estaria bien? O 2 por metro? Sigamos en nuestra burbuja españolita. Asi nos pintara.

Estoy seguro que si, La Vanguardia, como empresa privada, pudiera contratar a un empleado chino con las mismas habilidades periodisticas y la misma experiencia y red de contactos que el señor Foix, y pagandole una decima parte de lo que cobra, mañana el Sr. Foix estaria en la cola del INEM.
Asi funciona el mercado señor. Y o nos ponemos un poquito las pilas o nos vamos a ir para abajo.
Podemos seguir culpando a los chinos, a los magrebis, a los sudamericanos, a su religion, a su politica de natalidad, ..., de todos nuestros males.
Esa posicion me recuerda a la de aquel conductor que de pronto ve un coche en contra direccion, y de entonces otro, y otro, y otro. O giramos 180 grados o en cualquier momento impactaremos con algun coche que seguramente sera mas bueno, mas rapido y mas potente que el nuestro.

Un saludo

Jordi A.

Anónimo dijo...

Sr.Foix:es posible que parte del problema que estamos tratando radique en seguir llamando a estos ciudadanos franceses de pleno derecho,"inmigrantes de segunda o tercera generación",si al diferencial étnico le unimos el diferencial de denominación con éste tipo de apelativos,entonces la ya dificil integración se me antoja imposible de todo punto.Uno de los primeros sueños de estos jovenes es salir de sus barrios los fines de semana en sus coches, en lugar de ir hacinados en los transportes públicos,los que queman los coches están quemando los sueños de sus vecinos de escalera al no poder ellos alcanzar su propio sueño por carencia absoluta de medios y de futuro,existe una extraña mezcla de envidia y venganza social.Por otro lado,quemar el colegio donde les inculcaron el lema utópico para ellos de "libertad,igualdad y fraternidad" y donde ha empezado a fraguarse su fracaso por ausencia de espectativas de ascenso personal,laboral o social, es otro de los aspectos a tener en consideración. Me preocupa por último Sr.Foix la utilización partidista,religiosa y política de estos sucesos,veo muchas cañas pescando en este rio revuelto,demasiadas...


Bartolomé C.

zalakain dijo...

Interesante la dicotomía musulmana/democrática

Portorosa dijo...

Yo no quiero ser maleducado en casa ajena, así que no voy a decir qué me parecen los razonamientos del tipo del que ha hecho uno de los anónimos, el de los chinos, el que viene a decir que los “progres” no entienden que estas cosas no se pueden consentir, como si estas cosas (inmigración masiva, posteriores problemas en el proceso de integración, posterior malestar nacido de esas dificultades, posterior propagación de ideas radicales prometiendo soluciones, posterior delincuencia o incluso violencia a mayor escala, etc.) pidiesen permiso para ocurrir, como si no fuese una marea inevitable y, por supuesto, imparable, contra la cual lo único que se puede (es un decir) hacer es eliminar el problema de origen, el que pone en marcha todo el proceso (algo que, por supuesto, no va a pasar a medio plazo, en el mejor de los casos).

Gracias.

Anónimo dijo...

Hi LLui, Thanks for such a great article. You're darn right. We call on democrats, republicans, laborism, nationalism. Those names are nothing compared with the huge arabic demands; to become the leader's world based on their believes, whatever they are. The Catholic Church knew it Centuries back. The last Pope John Paul worked on it as much as he could. BUT the Political Economy of the leading countries was more interested in the oil and the weapons industry. Everybody knows it. You may find as I did that info in the library. I do not blame the Catholic Church.
The arab world have lived in a vortex of violence; I mean their own tribes fight against each other. They are unable to tolerate themselves.

Anónimo dijo...

Hi LLui, Thanks for such a great article. You're darn right. We call on democrats, republicans, laborism, nationalism. Those names are nothing compared with the huge arabic demands; to become the leader's world based on their believes, whatever they are. The Catholic Church knew it Centuries back. The last Pope John Paul worked on it as much as he could. BUT the Political Economy of the leading countries was more interested in the oil and the weapons industry. Everybody knows it. You may find as I did that info in the library. I do not blame the Catholic Church.
The arab world have lived in a vortex of violence; I mean their own tribes fight against each other. They are unable to tolerate themselves.

Anónimo dijo...

Saludos.

La culpa de que sucedan estas cosas la tienen personas como el señor Xavier Sala i Martín.

Los norteamericanos, sin duda, fueron mucho más solidarios con sus victimas que lo que es él con lo sucedido en Francia, y ha llegado a comparar a los jóvenes franceses con el aire de un huracán. Increíble.

Yo me alegro de que estas cosas no pasen en Estados Unidos, simplemente voy a decir eso, me alegro, como todo el que se alegra de que a un amigo le salgan las cosas bien.

Pero el artículo de este personaje, es simplemente vomitivo.

Cordiales e indignados saludos.

Fdo: Miguel Núñez Ríos.