lunes, marzo 14, 2005

Del drama a la comedia

Ahora que parece que la crisis está bajo control, que se han pedido disculpas, que se han retirado querellas y mociones de censura, ahora que las gigantescas olas se han amansado en este siempre tranquilo estanque dorado catalán, ahora nos podríamos mirar al espejo para reconocernos cómo hemos quedado después de tres semanas de gran teatralidad política y mediática.

No hemos asistido a uno de los dramas de Shakespeare en los que suelen desfilar héroes y villanos, traidores y valientes, siempre con el propósito de poner de relieve las grandezas y miserias de la naturaleza humana. Hemos asistido más bien a una comedia divertida de Arniches o a uno de esos guiones ocurrentes de Woody Allen que tanta acogida tiene en el público catalán.

Nadie ha negado el contenido de las enigmáticas palabras pronunciadas fuera de guión por el president Maragall en un pleno parlamentario. Ni siquiera en su turno de disculpas a los ciudadanos de Catalunya las ha retirado la máxima autoridad del país. El dichoso tres por ciento se ha convertido en una metáfora sobre la que se han construido nuevas metáforas hasta el punto que lo que queda es la variante lírica del president que quiso desactivar la crisis recurriendo a alegorías más o menos afortunadas.

Sería hora de mirarnos al espejo para ver reflejadas nuestras grandezas y muy en particular nuestras miserias después de tres semanas en las que los principales actores han representado espontáneamente sus papeles. Las personas y las sociedades nos pasamos la vida sin mirarnos al espejo. A veces por que no nos interesa vernos cómo somos y a veces porque sabemos que la imagen que reflejamos no la aceptamos.

Si nos miramos al espejo veremos algo que debíamos saber de antemano. Vemos que somos un país normal, que hay gentes para todo, que hay corrupción y también hay actitudes generosas y desinteresadas, que hay posiciones valientes y timoratas. Esta normalidad como país puede ser muy útil a la hora de afrontar el futuro que como en todas las partes del mundo es algo que hay que inventar desde el presente.

Veremos también el aspecto cómico de lanzar acusaciones sin probarlas, retirarlas genéricamente por lo que pueda pasar, veremos querellas que se abandonan por un simple gesto de disculpas, mociones de censura que no se votan para poder presentar otra cuando haya más información, proclamaciones de manos limpias y transparencia pero no cuando se puede perjudicar a un gobierno del que se forma parte.

Mirándonos al espejo veremos también que el prestigio y una cierta autoridad moral que pensábamos que nadie ponía en entredicho, se ha venido abajo por un espectáculo en el que muy pocos han estado a la altura de las circunstancias.Ha sido una crisis protagonizada por los políticos sobre las espaldas de unos ciudadanos perjudicados por la obra pública iniciada por el anterior gobierno y continuada por el actual tripartito.

Si algo nos puede conducir hacia el optimismo es partir de la hipótesis de que somos un país normal, ni mejor ni peor que los demás. que hemos vivido una fuerte crisis política y que nos disponemos a superarla con los instrumentos democráticos de que disponemos. De momento hay en marcha una comisión de investigación y una decisión de la Fiscalía para buscar posibles indicios de delito.

La vida política no puede quedar interrumpida. Los que han protagonizado esta crisis deben sacar sus consecuencias y a los ciudadanos nos queda la confianza de que al final se conocerá una aproximación al porcentaje que parece que sí que existe a tenor de las airadas reacciones que ha suscitado.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Efectivamente,la vida política no puede quedar interrumpida, pero la vida política no puede estar sujeta a la ira o los despropósitos. Me quedo pues con una frase de la Medea de Eurípides que esta semana he visto representar a un grupo de estudiantes, en la capilla de la UB de Plaza Universidad,"Comprendo qué crimenes voy a cometer,pero más fuerte que mi pensamiento resulta mi ira, que es culpable de las mayores desventuras de los mortales".

Bartolomé C.

Anónimo dijo...

Soy uno de los entusiastas de Woody Allen; de los sainetes de Arniches sólo tengo vagos recuerdos de cuando la Televisión Española era la mejor televisión de España (y, visto lo visto, quizá siga siéndolo). Pero para esta ocasión, y puestos a verle la vis cómica, los que lo bordaron fueron los del "Guiñol" de Canal plus con la parodia "El último sufflé".

El viejo cuplé "La chica del diecisiete", cuyo estribillo dice:

¿Con quién se mete / la chica del diecisiete?
¿De dónde saca / pa´tanto como destaca?
Pero ella dice, al verlas en ese plan:
"La que quiera comer peces
que se acuerde del refrán"


Se trastoca, interpretado por las marionetas de Maragall y Mas en:

-¿Donde se mete la pasta del diecisiete?
-Si me sonsacas, yo te doy con una estaca
-Pero él me dice, al verme en este plan:
"Si le damos vaselina el Carmelo no va mal"


Brian

Anónimo dijo...

¿Asistimos a clase el día que explicaron el Estado de Derecho?

Hoy, en sendos espacios radiofónicos cazados al vuelo, me he enterado de tres noticias que me han dejado perplejo.

Caso 1:
A las ocho de la mañana en la Ser cuenta Iñaki Gabilondo que el fiscal general Conde Pumpido ha declarado que si la plataforma Aukera Guztiak no condena explícitamente el terrorismo no se le permitirá su concurrencia a las elecciones vascas.

Caso 2:
A las siete de la tarde, también por la Ser pero en emisión regional, Manuel Borrell cuenta que el conseller Nadal aventura que en las adjudicaciones de obra pública a través de Gisa había una cierta discrecionalidad política, pero que a él (a Nadal) no le corresponde ir más allá y decir quién era el político que sugería la empresa o empresas susceptibles de ser adjudicatarias.

Caso 3:
En la misma emisión Manuel Borrell nos cuenta, así mismo, que el fiscal de Tarragona manifiesta su sospecha que en la Costa Dorada hay blanqueo de dinero negro, como en Marbella, pero que no tiene indicios de ello; que se trata sólo de una intuición.

Francesc Marc Álvaro, comentarista que acompaña a Borrell en el programa, se manifiesta en extremo perplejo y se pregunta si quizá el día que explicaron el Estado de Derecho él no asistió a clase o estaba distraído. Obviamente lo que realmente se preguntaba en su fuero interno es si los fiscales y los políticos fueron aquel día a clase, pero es un hombre muy prudente y ha preferido hacer recaer la duda sobre sí mismo.

Lo de tener que hacer profesión de fe antiterrorista, es algo que nunca he logrado entender como puede hacerse encajar en el derecho positivo. Pero si lo dice el Fiscal General...

Lo de Nadal, tirando la piedra y escondiendo la mano después de la que lió Maragall hace cuatro días es para quedarse turulato. ¡O acusamos o no acusamos!, pero no pueden pasarse la vida lanzando insinuaciones y amenazas veladas. Y lo del fiscal de Tarragona ya es el colmo: un fiscal que se mueve por intuiciones. Como aquel que tenía la certeza moral de que el atentado lo había cometido ETA.

Creo que se está deteriorando seriamente el Estado de Derecho, pero no -o no solamente- como consecuencia, como nos explican sesudos articulistas, de los efectos colaterales de la lucha contra el terrorismo, bajo cuya coartada se hacen aprobar leyes especiales que conculcan los derechos individuales en países tan democráticos como Estados Unidos o el Reino Unido. No, el mayor peligro que corre el Estado de Derecho es que los ciudadanos y, sobre todo quienes tienen la responsabilidad de defenderlo desde las instituciones, están dejando de creer en él.

Brian

Anónimo dijo...

Suscribo el post anterior y al leerlo, Quevedo me ha venido a la mente,"No callaré por más que con el dedo,ya tocando la boca,ya la frente, silencio avises o amenaces miedo".

Bartolomé C.

mr. Smith dijo...

hello i am mr. Smith from London in England and although i am English i love spanish comedy crime dramas.

mariettina dijo...

hola

Molly Branaghan dijo...

that she's an idiot. by parris wyvern community school Weston-super-Mare in England

parris dijo...

tel: 07791252128

poo head dijo...

bum hole

Anónimo dijo...

Kimberly Miller from Wyvern said my adress is .....

Anónimo dijo...

Yo los odio a todos ustedes, busquensen una vida, perdedores, no tienen mas nada mejor que hacer que enviar comentarios para un sitio de drama y comedia. Ustedes huelen mal

die dijo...

Please update your crappy site.

Anónimo dijo...

Hola es la gent de Wyvern se acuerdan de nosotros??? Como estan?? Chao! Somos kimberly miller y ellas jejeje

Kimmie Miller dijo...

To mr.Anonymous: Yo wats up call me!

parris dijo...

Simon carter smells

Anónimo dijo...

hbhdgfuse(p)

Give me all your money!! dijo...

Dame todo tu dinero!!!!!!