miércoles, julio 01, 2009

Nuestra crisis y las crisis serias

Tres semanas alejado mental y físicamente de los problemas que nos ocupan y preocupan ponen en perspectiva la crisis que se anunció en términos apocalípticos y que, a la vuelta, sigue marcando los debates políticos y las conversaciones ordinarias de las gentes.

Sería estúpido minimizar el alcance de la debacle económica que afecta a millones de personas en Europa que han perdido el trabajo sin esperanza de encontrar un nuevo empleo a corto plazo. con hipotecas que vencen sin fondos en las cuentas corrientes y sin efectivo para llegar cómodamente a final de mes.

Cuentan que cuando a Grouxo Marx le preguntaban cómo estaba solía responder en comparación a quién. Si nos comparamos con millones y millones de hombres y mujeres del resto del planeta es inevitable llegar a la conclusión que la crisis es más bien de exceso de bienestar, una crisis de opulencia, una crisis que ya no nos permite pasar varias semanas de vacaciones en el sudeste asiático o en Alaska, como era habitual en los últimos años de alegrías consumistas desproporcionadas.

He pasado estas últimas tres semanas en el África oriental participando en un curso sobre temas de actualidad con africanos que no hablaban de crisis porque están instalados en ella desde que nacieron y, posiblemente, no alcanzarán nuestro nivel general de bienestar en lo que queda de sus días.

Poco se les puede enseñar a quienes caminan varias horas cada día para ir y volver del trabajo, que tienen un salario de unos tres euros al día, que al llegar a su casa de cañas y barro no encuentran agua corriente ni electricidad, que compran ropa y zapatos de segunda y tercera mano, que lo poco que tienen lo comparten con los parientes y vecinos en esos poblados que al caer el día se sumen en la oscuridad hasta ser despertados por el canto del gallo o los pájaros que revolotean anunciando la salida del sol.

Más que enseñar nada se aprende que se puede vivir sin la angustia de la crisis porque la crisis es estructural y endémica, sin posibilidades inmediatas de salir de ella. El problema no es ahora el de la explotación del hombre blanco sino el de los abusos y corruptelas de las minorías gobernantes locales que han formado unas elites que tienen mucho en comparación con el resto de sus conciudadanos.

La educación marca una de las líneas divisorias más insuperables. El que llega a la universidad puede tener un futuro más atractivo, pero el que se queda en el umbral de la enseñanza secundaria tiene marcado el destino en el ámbito de la pobreza. En Kenia, la sanidad es pública y para todos.

Pero la realidad no es esta si para acudir a un centro privado no se tiene ni siquiera dinero para trasladarse en transporte público al hospital. Estamos en crisis, sí, pero para crisis las de África y otros países de los que han llegado tantos inmigrantes.

Las crisis serias sólo se reducirán con un reparto más racional y más humanista de la riqueza.

14 comentarios:

Africa dijo...

Sr Foix: Es innegable que hay gente, en nuestra acomodada sociedad, que lo está pasando realmente mal.Mal porque nos habíamos acostumbrado a un ritmo de vida desproporcionado con las posibilidades reales.Acercarse al Tercer mundo sitúa los pies sobre el firme, podemos vivir sin tanta opulencia, es cuestión de dar prioridad a lo que realmente necesitamos para vivir.Seguro que podemos. Bienvenido, un saludo.

Amparo dijo...

Es verdad que una parte de la crisis incide en las personas que veraneaban en Alaska. Pero la situación de un africano que cobre 3 euros al día es tan grave como la mía, mujer, 46 años, en tratamiento por un cáncer, con una madre dependiente total a su cargo, sin ningún subsidio en perspectiva (mejor no hablemos de la ley de dependencia) y que no logra encontrar un trabajo que le proporcione unos ingresos. La verdad, entre el africano y yo, él en su mundo y yo en el mío, no hay mucha diferencia.

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Hakuna matata,"no hay problema", con esta frase y mucha solidaridad, salen adelante en África, las comparaciones son odiosas y más entre mundos tan dispares, en nuestro mundo las personas que más padecen la crisis son las menos protegidas, las más desfavorecidas, nuestro estado de bienestar no es la panacea universal, tiene muchas lagunas,muchisimas, algunas de ellas inmorales. He seguido su periplo africano y he intentado comprender cuanto nos contaba, pero me temo que hay cosas que hay que verlas en persona para poder comprenderlas. Estoy convencido que cuanto ha observado en estos días se notará en los próximos artículos que nos dedique. Me alegro de su vuelta.

Anónimo dijo...

Amparo ánimos, en este mundo todo acaba siendo una cuestión de prioridades y la salud seguirá siendo la primera.

Anónimo dijo...

Amparo ánimos, en este mundo todo acaba siendo una cuestión de prioridades y la salud seguirá siendo la primera.

Anónimo dijo...

Enlanzado con el tema de prioridades Africa ha sido el continente olvidado. ¿quien marca las prioridades? Ahora si China decide invertir en Africa, porque es prioritario para China ? quien controlara sus inversiones ?, a quien beneficiara ?...el problema de fondo es que las zonas en desarrollo requieren de una planificación, de una estrategia de desarrollo, de una velocidad, de una adaptación a sus potencialidades y recursos, tema que nos hace volver a mi pregunta inicial ¿quien marca las prioridades? Nosotros,ellos, los paises que deciden ahora toca invertir, en el blog http://www.growthcommissionblog.org/node , del econ Paul Rommer, especializado en modelos de desarrollo, hay algunas respuestas. R.

Anónimo dijo...

Solo he tenido una ocasión de estar en Africa, me aplique la receta de aprender y desaprender. Tal como indica Bartolome y mi hijo de 10 años cuando le preguntaban sus abuelos..."no se puede explicar hay que vivirlo" la primera vez fui de turista, pero viviendo,comiendo y durmiendo en sus casas, me prometí que si podía volver a los mismos sitios no seria de turista seria cuando tuviese una idea para montar algo que les sirviera para que vivieran un poco mejor. Si puedo hacer este segundo viaje seguro que sera aun mas enriquecedor que el primero.

Anónimo dijo...

Si cada padre fomentara o incentivara a sus hijos la necesidad de ir una temporada a Africa, una vez para ver y otra vez para plantar una semilla, no creo que a día de hoy estuviesen como están....y me contengo verbalmente de no decir lo que pienso de las organizaciones publicas bajo las prioridades de los políticos con el ejemplo de como actuaron con la FVF, ya quedaron bien retratados. Respecto a la crisis sea mas o sea menos sistemática, se soluciona como todas con tiempo y con mas endeudamiento e impuestos. No debemos perder la esperanza de que algún dia tendremos políticos que realmente sepan redistribuir bien la riqueza ....por ultimo, Sr.Foix,no se si es el sitio adecuado pero alguna foto del viaje en este blog seria muy interesante. Saludos y gracias por contar su experiencia.R+R

Anónimo dijo...

///ENRIC///


A mi la crisis me esta dejando tieso, si esto sigue no se que me va a pasar, la cosa al principio parecia ser pasajera, pero va pasando el tiempo, se te acaban las reservas y todo se te viene abajo, es cierto lo que explica Bartolomé, he visto mucha inmoralidad y mucha falta de atención en los organismos encargados de tratar el tema del paro, gente que se creen ser superiores por la razon de ser funcionarios, mala gente muchas veces.

Anónimo dijo...

Admirado Foix, nuestra crisis es muy seria, no estamos acostumbrados ni preparados para esta situación, no sabemos recolectar ni buscarnos la vida cazando, por no saber ni sabemos por qué nos ocurre esto.


Un saludo y bienvenido,J.Vilá.

Ramon.M.S. dijo...

Si comparamos gráficos de esta crisis con la del 29, ya vemos que es una crisis de un grado superior, pudiéndose llamar la crisis del 30, porque supone un decrecimiento forzoso de un 30 % de todo lo que se mueve y lo que no se mueve. Esta caída como otras crisis se puede recuperar, volver a una velocidad de crucero mas sostenible, pero con mas tiempo del que se piensan muchos. Africa no ha tenido una crisis porque primero debería haber tenido un un desarrollo a su ritmo, creciendo la riqueza al igual que crecía la democracia, la justicia, la propiedad privada y unos estados que repartieran la riqueza. En todo caso no tenían un ejemplo donde mirar, porque nosotros estamos acabando mas endeudados que ellos. La reflexión mejor que he leído estos días es que la crisis se soluciona repasando la historia y no con matemáticas. Me sumo a los pragmaticos como J.Attali, sin etiquetas partidistas, con los mejores cerebros para salir de esta, con una dosis de utopia porque propone una moneda unica mundial y una gobernanza mundial, con una Onu al nivel del a globalización, que realmente pueda planificar un desarrollo mundial sostenible, con menos brechas.

Anónimo dijo...

La deuda es la peor pobreza. Thomas Fuller, clérigo inglés (1610-1661)

La crisis se generan por exceso de deuda y la vez generan mas deuda a las próximas generaciones.

Anónimo dijo...

http://www.sipri.org/yearbook

Catalan, in partnership with Fundació per la Pau
http://www.fundacioperlapau.org/arxiu_documental/documents/281108_sipri_08.pdf
Resum en català de l'Anuari sobre "Armament, desarmament i seguretat internacional" que edita l'Stockolm International Peace Research Institute (SIPRI), un dels primers i més prestigiosos centres de recerca per la pau de tot el mon

Anónimo dijo...

Sr. Foix, gràcies pels seus articles i participacions en tertúlies, per la seva sensibilitat, pel seu sentit comú... He viscut i treballat diversos anys a diferents països africans...i mai ha deixat de sorprendre'm la seva capacitat d'adaptar-se als canvis... Per cert, podria fer referència al llibre que avui recomanaba al seu article de la Vanguardia? gràcies