viernes, julio 20, 2007

Sobrantes humanos de la globalización

Son los sobrantes de la globalización que excluye lo que sobra. También a las personas que se convierten en vidas perdidas en los mares y en las fronteras. Es la tesis de Zygmunt Bauman en su libro "La modernité et ses exclus". La globalización produce grandes montañas de basura al transformar lo que consumimos en desechos.

La inmigración es el desecho humano de la globalización, una indecencia de la nueva cultura que convierte en más ricos a los que ya lo son y en más pobres a los miserables.

Estamos preocupados por nuestra seguridad en un mundo de miedo cósmico. Miedo a que lleguen y miedo a llegar. Mientras aquí debatimos hasta el infinito si ETA va o no a matar, mientras en Bagdad son asesinados docenas de ciudadanos cada día, mientras la maquinaria de guerra no neutraliza el odio reinante, ayer murieron unos cincuenta subsaharianos en un cayuco frente a las costas canarias.

Cientos de inmigrantes africanos pierden la vida cada daño en su ruta hacia Canarias en búsqueda de un horizonte vital más digno. Muchos alcanzan nuestras costas. Otros se ahogan absurdamente y descienden al fondo del océano. Quienes llegan sin papeles son repatriados.

Es una bofetada a nuestro bienestar, a nuestros miedos, a nuestras vacaciones en lugares exóticos, a nuestras comilonas sofisticadas, a nuestra fragilidad.

Copio un comentario de mi colega y amigo Josep Playà en La Vanguardia de hoy: "... los países siguen siendo proteccionistas, ponen barreras, establecen controles, levantan muros, ponen barcos para controlar el mar e impiden el libre tráfico de las personas."

Se nos llena la boca de solidaridad y los plátanos de Camerún o las hortalizas de Marruecos no pueden llegar a precios competitivos porque el proteccionismo de nuestra agricultura, de nuestros payeses, va primero.

Pero esas gentes que arriesgan sus vidas hacia un futuro que se puede convertir en tragedia nos envían mensajes que no podemos ocultar. Una globalización sin justicia global, sin dar oportunidades a todos, nos puede destruir.

6 comentarios:

SithWolf dijo...

y un modelo político que permita entrar a todo el mundo y ofrecerle todo tipo de cobertura también nos puede llevar a la destrucción.

Yo creo que todas esas energías, y el hecho de arriesgar sus vidas, debería ser para cambiar su propia sociedad.

Ya ha habido revoluciones en Europa y en Estados Unidos, tanto de estudiantes como de trabajadores... creo que es hora de que en África también tomen cartas sobre el asunto y que comprendan que la solución no es abandonar el barco, sino tomar el timón... como si fuera el Bounty.

Se las apañaron para acabar con el colonialismo hace ya tres siglos... que solucionen ahora sus propios problemas endémicos; eso sí! con toda la ayuda del mundo occidental y sin poner trabas, ni obligar sistemas de gobierno: una ayuda leal y sincera.

Isarn

francis black dijo...

si el tema esta dificil .

otra cosa , es un pedido al señor Foix o alguien que lo sepa :

En La Vanguardia escribe :John William Wilkinson , los domingos . Pero no encuentro mas imformacion ni obra sobre él , si alguien me pudiera indicar algun libro publicado o algun dato biografico , es uno de mis columnistas preferidos , pero apenas se nada .

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: La globalización económica y financiera en la que estamos inmersos es la base del problema, necesita urgentemente cambios en profundidad, el sistema económico vigente beneficia a los paises ricos en detrimento de la economia de los paises pobres, existe un cierto fundamentalismo en las normas de aplicación de la política economica, la globalización no funciona y urge establecer cambios en el modelo, o cambiar de modelo.
Los mercados por si mismo son incapaces de crear una redistribución justa de los beneficios, no existe una sola manera correcta de gestionar el capitalismo, de gestionar la economía de mercado actual.
Sr.Foix, me preocupan más los defensores a ultranza de una Globalización que no admite cambios, los ultraortodoxos de la economia global, los fundamentalistas defensores de los beneficios del mercado, hoy faltan más ideas sobre las que establecer cambios y sobran ejecutivos agresivos vendiendonos la quimera del beneficio a ultranza, a costa siempre de los más pobres o necesitados.

Anónimo dijo...

Una buena chapuza el rescate de los cincuenta pasajeros del cayuco, nadie ha dicho ni media palabra de ello.

sailor27 dijo...

Sithwolf, olvidas dos cosas, la primera que la historia de la humanidad es la historia de las migraciones, la migración no es nada nuevo, hace poco aparecía una noticia donde explicaba que el ser humano se originó en África y a partir de ahí colonizó todo el planeta y estamos hablando de cuando no existía ni la rueda!!!
Otra cosa es que hoy en día las sociedades avanzadas queramos defender nuestro bienestar por encima de cualquier otro valor, lo cual es legítimo pero éticamente discutible, sobretodo porque la segunda cosa que olvidas es que nuestro bienestar se construye en gran parte a partir de su pobreza.
Cuando Europa llevó a cabo su revolución indústrial obtenía materias primas del tercer mundo de forma barata y encima la mano de obra sobrante EMIGRABA al nuevo mundo, EUA, Australia, América Latina y en menor medida a África, Sudafrica o la antigua Rodhesia, por tanto es un poco paradojico que les digamos a los habitantes del tercer mundo que progresen sin emigrar, ah por no hablar de la pesadisima deuda externa y sus impagables intereses.

Anónimo dijo...

Saberlo no nos hace más sabios pero sí más necios. La información ya no cambia al mundo sólo le informa. Supongo que esto también es globalización...