jueves, mayo 10, 2007

Tony Blair y "The Queen"

Gran Bretaña es el más viejo país constitucional del mundo, pero no tiene Constitución. Ha vivido dentro de un orden aristocrático y democrático al mismo tiempo. Es el más liberal de los pueblos y, a la vez, el más conservador. Es un pueblo que obedece con docilidad las leyes pero se levanta ferozmente contra quienes pretenden vulnerarlas.

A Tony Blair le salió muy de dentro hoy cuando proclamaba que Inglaterra es el país más grande de la tierra. Lo dijo en su distrito electoral, un barrio que había sido minero y del que ha sido diputado durante casi veinte años.

Dejaré para otro momento la valoración de los diez años de gobierno Blair. Diré, simplemente, que toda su gestión queda embrutecida por la gran mancha de la guerra de Iraq que no la podrá borrar de su biografía.

Me refiero a las formas de la democracia inglesa que son tan importantes como el fondo. La democracia es también estilo, saber hacer las cosas, seguir las tradiciones incorporando de nuevas, observar escrupulosamente el "timing".

Blair dejará de ser primer ministro el 27 de junio. Pero observando todas las formas. Me ha parecido muy apropiado que la noticia la diera a sus propios electores de distrito. Son los que le dan legitimidad y los que le han votado siempre.

Luego lo dirá al Parlamento donde se le rendirán todos los tributos, incluso los de aquellos que han sido sus adversarios y enemigos políticos dentro y fuera de su partido.

Les aconsejo que dediquen un par de horas a ver la película "The Queen" y el papel sublime que hace Helen Mirren. Si la han visto ya, convendrán conmigo que la escena en la que el joven Blair, tembloroso y humilde, se presenta ante la Reina es de un gran cinismo y, a la vez, de una observación estricta de las reglas de juego.

Isabel II le aturde de entrada diciéndole que en aquella silla se han sentado todos los primeros ministros británicos pidiendo autorización para formar gobierno. Desde Winston Churchill a Margaret Thatcher, Harold Macmillan, Harold Wilson, James Callaghan, John Major y, por supuesto, Tony Blair.

El poder no lo tiene la Reina sino el primer ministro de turno. Lo único que conserva la Corona son las formas, el boato, la representación y, en definitiva, la piedra angular de todo el sistema.

Siglo tras siglo, la Monarquía ha ido cediendo poder al Parlamento y al Gobierno. Tanto por no hacer uso de él como por la aprobación de leyes que se lo han ido revocando. La Corona conserva, sin embargo, la prerrogativa de arbitrar entre el Parlamento democrático y su comité ejecutivo, conocido también como gobierno.

Tony Blair saldrá el 27 de junio de su residencia en direcciónal palacio de Buckingham, en un coche cuyo corto recorrido será transmitido en directo al mundo entero. Pasará un buen rato, el coche saldrá de palacio, reemprendrá su camino de vuelta a Downing Street y, allí, en el número 10, de pie y con las televisiones enfocándole dirá que acaba de presentar la dimisión a la Reina.

Son prerrogativas teóricas. Ya se sabe que la Reina no podrá pasar por encima de las decisiones del primer ministro que tiene la legitimidad que le otorga la mayoría del Parlamento.

La Reina tiene obligación de aprobar todas las leyes que hayan sido votadas en los Comunes. Se ha dicho incluso que tendría que firmar su propia sentencia de muerte si así lo aprobara el Parlamento, en los escasos supuestos en los que está contemplada.

Cortar la cabeza a los reyes ha sido habitual en la historia de Europa. Shakespeare nos habla de ello. Carlos I y Jaime II fueron ejecutados públicamente.

La Corona es depositaria de las más viejas ceremonias, los hábitos y símbolos de la antigüedad, las procesiones suntuosas, la pompa, la circunstancia y las dignidades. Incluso en los atribulados tiempos que ha vivido Isabel II, precisamente en los mandatos de Blair.

La Monarquía ejerce una gran seducción sobre las clases sencillas. No manda pero cautiva a un pueblo que conduce por la izquierda, se ha liberado del sistema métrico decimal, habla la lengua más extendida por el Planeta y, entre otras cosas, inventó el fútbol.

El conservadurismo inglés no es vetusto sino inteligente. Conserva lo viejo añadiendo todas las novedades que vengan. Con tantas formas conservadas no me extraña que sea el único país europeo, junto con Suecia, que no haya sufrido un solo golpe de Estado ni revoluciones que lo trituran todo para construir desde cero.

Admirable, aunque ridículo a veces, el pueblo inglés.

14 comentarios:

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Las formas son tan importantes que Oscar Wilde comentaba que, en Inglaterra, un hombre que no sepa hablar de moral varias veces por semana a un gran auditorio popular e inmoral (recalcaba), no tiene nada que hacer como político serio, algo que Blair cumplirá a la perfección hasta el día 27 de Mayo y es que, como decía Locke, todos somos ortodoxos con respecto a nosotros mismos, a riesgo de ser ridículos en la ortodoxia formalista, a riesgo incluso de parecer ingleses...

francis black dijo...

Foix recomienda una pelicula , yo recomiendo una serie :" Si Ministre " esta en DVD , la mejor serie de la historia, para mi claro .

Jesús Cardona dijo...

Los ingleses, también los admiro.

Dos amigos míos son gran contrarios a la guerra de Irak y se admiraban de las manifestaciones de Barcelona. Percibía algunas de las cosas que usted señor Foix ha escrito. Les dije que Zapatero, cuando estaba en la oposición, no se levantó de la silla cuando pasó la bandera norteamericana en un desfile militar o que en Barcelona se quemaban banderas americanas. Quise comprobar su reacción: se pusieron muy serios y me dijeron que eso era inacceptable. Pensé qué diferente que es su concepto de orden y libertad del nuestro.

Anónimo dijo...

Yo también soy ortodoxo respecto a mi mismo y por eso creo que gracias a que Inglaterra es una isla los europeos nos hemos salvado dos veces del fascismo, nos ayudaron en la guerra contra Francia y nos robaron todo el oro que nosotros robabamos en america, Dios salve a la Reina que Blair se salvará el sólo.



J.Vilá.

Anónimo dijo...

///ENRIC///



Ya veo que Bartolomé tiene ganas que Blair se vaya, le da de plazo hasta el 27 de mayo y no hasta el 27 de Junio, la campaña electoral española está en la mente de todos, tranquilo Bartolomé que el día 27 de Mayo todos descansaremos, incluso Blair.

SithWolf dijo...

Los irlandeses solían decir que Guy Fawkes fue el único hombre que entró con buenas intenciones al parlamento inglés... intentó volarlo.

Yo recomiendo otra serie inglesa, pero esta refleja el pueblo inglés, en vez de su burguesía, y junto a la elección de Francis Black, también la considero una de las mejores series que existen: Hotel Fawlty.

Isarn

BartolomeC dijo...

@ENRIC: siento el Lapsus, pero no creo que Blair aguante continuar después de vivir nuestras próximas elecciones del día 27...
@Isarn: lo mejor de Hotel Fawlty es el camarero español transformado en mexicano en el doblaje...
@Francis Black: una versión de"Si Ministre" la veo cada día en los telediarios, pero como tú dices bien, a mi me gusta más el original...
@Jesus Cardona: A Zapatero lo de la bandera norteamericana todavía le pasa factura...

Africa dijo...

Sr Foix:Si Blair ha hecho cosas positivas y ha sabido gobernar,deduzco que ha de ser un hombre inteligente y capaz.Por ello me sorprende que sucumbiera a los argumentos de Bush y su camarilla.Que lo hiciera Aznar,lo entiendo pero..Blair?Una guerra es algo muy grave como para jugarse su carrera política.EEUU deben ser muuuy persuasivos.
- Las dos series recomendadas...geniales!Un saludo

Anónimo dijo...

Es curioso que se admire tanto a Inglaterra y a su Monarquía, yo que llevo 9 años viviendo bajo la misma Monarquía (Inglesa) por razones familiares, encuentro estos países con formas educadas por supuesto, pero de gente alineada por las formas y las reglas, que han perdido la espontaneidad, en lenguaje claro: sociedades aburridas donde el individualismo y el celo de la privacidad han sido exageradas a lo máximo, provocando una soledad crónica, sólo superada por las mismas rutinas, yo considero al resto de las sociedades (países) Europeas mucho más avanzadas y más conectadas en el factor familiar y humano.

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con las opiniones de los contertulios acerca de las series de TV inglesas citadas; pero, se han olvidado de Mr. Bean.
N. Farth

AFRICA dijo...

@Farth:Quizás porque las han repetido demasiadas veces.El capítulo en que hacía de camarero para la recepción de una duquesa o marquesa, no recuerdo, fue realmente memorable! Un saludo

pafiam dijo...

El meu blog PATRIA FIDES AMOR enllaça perfectament amb aquesta entrada, i isteriosament, el dia abans que diguéssiu això de baix, jo vaig escriure un post que es titulava "Allò carrincló es lo millor"
Pafiam.blogspot.com

"Foix ha dit -al programa del Bassas-que al cap i a la fi el que ens emociona és allò carrincló, p.e. sentir l'Emigrant quan ets fora de Catalunya, Sanuy ho ha reafirmat. El comunista de llagostí i caviar, Portabella, ha dit que no, és clar, després de dir que el modernisme, pse!, qua a ell li molava la Bauhaus, com si l'arquitectura comencés amb la Bauhaus.

La canço progre sí que ratlla. Farts, tius.

Anónimo dijo...

Pafiam,
T'has equivocat de blog.
Salutacions,
N. Farth

opcion dogmatica dijo...

yo creo de la señora inglaterra, como intitucion de gobierno es lo bastarda que hay siempr mirado con el reselo de la monarquia...eso juega en la presion de los primeros ministros......

creooooo