lunes, noviembre 13, 2006

El "buenismo" y la realidad

La Alianza de Civilizaciones se ha puesto de largo en Estambul con un informe elaborado por veinte prominentes figuras mundiales en el que se hace un llamamiento para que se superen las divisiones entre las sociedades islámicas y las occidentales.

Uno de sus impulsores, el presidente Zapatero, dijo que no es un sueño “ingenuo y bientencionado” sino una proclama a la convivencia entre los humanos porque “sin paz no hay libertad, no hay justicia, no hay dignidad, no hay prosperidad”.

No puedo estar más de acuerdo con este planteamiento en unos momentos en los que el choque entre Oriente y Occidente se ha estrellado en el desgraciado territorio de Iraq y en las montañas de Afganistán, después de cientos de miles de muertos tras la invasión de tropas occidentales para librar la guerra internacional contra el terrorismo.

Desde Washington y desde Londres se están explorando nuevas actitudes para desactivar la crisis provocada por la presencia estéril de más de 150.000 soldados en Iraq. Se propone involucrar a Irán y Siria para que faciliten el entendimiento entre Occidente y el mundo islámico.

Las democracias suelen perder las guerras en las urnas cuando no las ganan en el campo de batalla y, especialmente, cuando no les asiste la razón. George Bush y Tony Blair están comprobando esta constante de la historia con la huída de sus electores castigándoles por una guerra que ha creado más problemas que los que exitían antes de iniciarla.

Zapatero habla de que no es un sueño ingenuo el construir puentes entre dos civilizaciones que se han enfrentado periódicamente desde hace 25 siglos cuando las tropas persas se enfrentaron con las griegas en la batalla de Salamina.

El informe presentado en Estambul habla de que la ignorancia es la causa principal de la hostilidad entre los dos mundos. Estoy de acuerdo aunque la ignorancia mutua no se despeja con un informe ni con una reunión entre personas cualificadas de los dos universos ideológicos y políticos.

El simbólico punto crítico del desacuerdo, señala el informe, es el conflicto entre Israel y los palestinos que, junto con las intervenciones militares occidentales en la zona contribuyen a aumentar el resentimiento y desconfianza entre las dos culturas y civilizaciones.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha llegado en visita oficial a Washington y ha pedido una acción de fuerza contra Irán para detener el programa de enriquecimiento de uranio que permitiría al presidente Ahmadinejad disponer la bomba nuclear.

El presidente iraní ha amenazado nuevamente en que Israel está condenado a la "desaparición y la destrucción". Será difícil por no decir imposible que el secretario general de la ONU, Kofi Annan, pueda coordinar una cumbre de la Alianza de Civilizaciones para encontrar una salida más o menos racional a lo que es un enfrentamiento real entre las mismas.

No es un sueño pero sí una quimera, definida por la Real Academia como “lo que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo”. En cualquier caso, la convivencia es inasequible entre dos sistemas de valores tan contrapuestos, entre un mundo moderno, democrático, desarrollado, y un mundo que no contempla los principios de los derechos humanos, la igualdad entre hombre y mujer, la libertad, la igualdad y la justicia derivada de los principios republicanos. Es una declaración de buenas intenciones a las que me sumo con todas las precauciones y reservas posibles.

El “buenismo” suele estrellarse con la realidad que es compleja, contradictoria, irracional y cruel. La Sociedad de Naciones de 1918 y la ONU de 1945 fueron empresas ejemplares pero no evitaron las desgracias del siglo XX.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que es mas facil primero crear consumidores y luego democratas que lo contrario .

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: La religión ha sido siempre la excusa para las guerras y no la causa de las mismas, en esta Alianza de Civilizaciones que propugna Zapatero veo un problema, nuestra sociedad está basada en el consumo, una sociedad que compra millones de cosas que no necesita con dinero prestado de plástico que no ve ni tiene, mientras que las sociedades con las que se pretende la alianza son sociedades de supervivencia absoluta, compran cosas necesarias para subsistir y han de pagarlas al contado rabioso. Dice Zapatero que lo que nos separa es la política y no la religión, es posible, pero yo creo más bien que lo que nos separa es el estómago y las necesidades básicas y mientras no se reduzcan las diferencias entre civilizaciones no le veo solución al tema.

Anónimo dijo...

Hay mucho de buenismo en esta postura de Zapatero, creo que hay que ser más realistas y menos utópicos, el "to er mundo e bueno" no existe, nos movemos por intereses y necesidades, por orgullo y envidia, por rencores y por mentiras, en todas las civilizaciones hay de todo, buenos y malos, santos y demonios, por tanto mejor que miremos bien quienes son auqellos que pretenden aliarse con nosotros y sus razones, no vaya a ser que seamos incompatibles y tengamos un problema mayor del que tenemos sin beberlo ni comerlo.



Roger Mateu/Barna.

Anónimo dijo...

Una cosa es ser bueno y otra muy distinta ser tonto.

amanda dijo...

"Hemos de construir diques de coraje para frenar la riada del miedo."
Martin Luther King (1929-1968)

Anónimo dijo...

Las divisiones que me preocupan son las que se crean en mi propia ciudad, en los guetos que se están creando a marchas forzadas, en las diferencias de clases, basta cruzar una calle para entrar en otra civilización y aquí no veo que existan alianzas de ningún tipo, todo lo contrario, lo que explica bartolome de que nos separa el estómago lo compruebo en Barcelona cada día, unos derrochan, otros subsisten.



J.Vilá.

MiguelNR dijo...

¿No hay que ser utopicos y sí realistas?,¿los que son buenos son tontos?.

Luego habrá quien se pregunte porque el mundo esta lleno de guerras e hijos de puta... por los simpáticos realistas.

En el fondo, los que propugnan el continuismo son a los que les va todo bien, a los que "su realidad" es fantástica.

Ir con ese realismo a Palestina, Afganistán o Irak es cuanto menos, una broma de mal gusto.

A veces ser realista es muy poco realista.

El mundo no necesita realistas, necesita soluciones, y para eso hay que identificar los problemas; el informe del Grupo de Alto Nivel de la ONU me parece excelente, pero veo que algunos realistas, en vez de hablar de las conclusiones de ese informe, se pasan todo el rato con la misma cansina retórica del "buenismo", como si lo único malo de la Alianza de Civilizaciones fuera que este motivada por buenos sentimientos, pero sin hacer referencia a sus contenidos concretos.

Eso es hacer un mal análisis, poco objetivo... o mejor dicho, poco realista.

Anónimo dijo...

Los informes se saben si son buenos a malos cuando se aplican, antes todo parece perfecto, en teoría todo el mundo es bueno, en la realidad todos sabemos que no es así, una cosa es un buen análisis de la situación y otra muy distinta un buen plan de actuación.



PERE.-

MiguelNR dijo...

Pero las cosas siempre "huelen bien o mal" antes de aplicarlo, ¿verdad?, es algo que todos solemos hacer.

A mi el plan del GAN de la ONU me huele bien.

Anónimo dijo...

Dejémosnos de filosofías baratas.
Ni huele bien, ni huele mal.
Desde la Revolución Industrial -antes nada existía (Miguelnr dixit)-, y desde entonces a nadie le interesa arreglar el mundo. Se acabarían los negocios que tanto ansían los poderosos.
¿O no pensamos en los G y pico de las cumbres de Davos?
Toquemos de pies en el suelo.

Monmar dijo...

De acuerdo toquemos los pies en el suelo, la Alianza de civilizaciones puede llegar a funcionar siempre y cuando occidente este dispuesta a permitir que se implante la Shariah “ley islámica” y Europa este dispuesta a ceder a las continuas exigencias desafiando nuestros valores, nuestra libertad y nuestra democracia.

Francia encabeza la islamización en Europa, con 2.150 mezquitas, igualando a Estambul, que cuenta con 15 millones de habitantes. Gran Bretaña tiene 1.500.
En España la pretendida recuperación de al-Andalus puede llegar a ser una realidad en pocos años.
En Holanda ya no existirá la parlamentaria Hirsi Ali “Somalí” advirtiendo la amenaza que supone la shariah a los derechos humanos y la igualdad de la dignidad de todos los pueblos.

Como comenta Daniel Pipes, "Vosotros los occidentales ya no tenéis el privilegio de decir lo que queráis acerca del Islam, el Profeta o el Corán, la ley islámica también os gobierna" – volverá una y otra vez hasta que, o bien los occidentales sí se sometan, o bien los musulmanes se den cuenta de que sus esfuerzos han fracasado.
Quien hace estas afirmaciones no pertenece ni a la derechona casposa, ni mucho menos es un fascista, desgraciado distintivo que por estas lindes se suele atribuir a toda persona que en estas cuestiones tiene una visión diferente al Sr. Zapatero.
Daniel Pipes recibio su Doctorado por Harvard University, en historia. Pasó seis años estudiando fuera, incluyendo tres años en Egipto. El Dr. Pipes habla Francés, y lee Árabe y Alemán. Ha impartido clase en la University of Chicago, Harvard University, y el U.S. Naval War College. Ha servido en varias instancias de los Departamentos de Estado y de Defensa, incluyendo la vicepresidencia de la Fulbright Board of Foreign Scholarships designada presidencialmente.


El historiador W. LAQUEUR, director del Instituto de Estudios Estratégicos de Washington también nos informa del peligro que corre Europa debido al apaciguamiento y señala casos concretos:

Cuando los islamistas radicales quisieron declarar el barrio Norrebro de Copenhague, zona islámica sometida a la charia y no a las leyes danesas, nadie fue detenido ni deportado.
Hubo manifestaciones multitudinarias en contra del "capitalismo y la democracia", pero la policía ayudó a los organizadores.

Cuando estallaron los disturbios en los barrios periféricos de París, hubo también manifestaciones de jóvenes musulmanes en Aarhus, donde se publicaron por primera vez las desafortunadas caricaturas.

Sin embargo, no se manifestaban en contra de las viñetas, sino que gritaban: "Ésta es nuestra tierra". No querían decir que se identificaban con Dinamarca, lo cual habría sido muy positivo, sino que pensaban que el país les pertenecía a ellos.

En Estocolmo, al mismo tiempo, aparecieron camisetas que anunciaban: "2025 y el poder es nuestro".

Quizá sólo sean bromas infantiles y no habría que fijarse en ellas (como hacen los suecos).
Los suecos hacen muy bien eso de no fijarse en los problemas que tienen delante, aunque no es seguro que esa actitud resulte de ayuda a largo plazo.

Mientras tanto, han perdido la mitad de Malmö, la tercera ciudad de Suecia, Malmö es la capital comercial del sur de Suecia y una ciudad interracional.

Claro que hay musulmanes moderados en Dinamarca, quizá sean la mayoría; pero son tranquilos, no son relevantes en términos políticos.

En Copenhague se celebró una manifestación en favor del Islam moderado encabezada por Nasser Jader, un parlamentario musulmán. Sólo acudieron unos pocos centenares de personas.

Son demasiadas evidencias para pasarlas por alto, quizás lo correcto seria dejar de preocuparnos, pero es inevitable sentir desasosiego pensando en la Europa que heredaran nuestros descendientes, si nadie es tan valiente para cambiar el rumbo de lo que se avecina, al menos que estemos preparados.

Pero si esperamos que esto se solucione con las alianzas, que con buena voluntad (no tengo por que ponerlo en duda) proclama el Sr. Zapatero tengamos presente no provocar la ira de nuestros aliados, ni de palabra, ni de obra, ni de pensamiento.

Si os interesa conocer más sobre el Islam, en mi blog, (no se por cuanto tiempo permanecerá en la red) encontrareis los artículos de los más prestigiosos académicos, estudiosos del Islam y especialistas en el tema.

Se me olvidaba aclararos que políticamente no me tuerzo hacia la derecha, (siento decepcionaros), solo me guío por la sensatez a la hora de analizar los diferentes problemas, convencida que hay situaciones donde las ideologías tienen que quedar relegadas por el bien común.

Las sociedades que Bartolomec define como sociedades de supervivencia, podríamos equipararlas a la Europa al final de sus largas guerras, y sin embargo las reacciones son muy diferentes, nadie inmigro a otros países con otra intención que no fuera la laboral, mucho menos exigiendo tratos especiales y menos organizando criminales atentados para regocijo de muchos de sus compatriotas, supongamos que solo los radicales.
También te recuerdo que el dinero que se gastan en la construcción de mezquitas en Europa esta financiado por esos países que tu llamas de supervivencia, y que yo personalmente (viendo como se las gastan cuando algo les desagrada) en todo caso lo dejo en supervivencia consentida y admitida.

Anónimo dijo...

He creido entender de lo que ha expuesto Bartolomec es algo tan simple como que cuando dos personas se sientan para llegar a un acuerdo, este entendimiento resulta casi imposible si uno está pensando en qué va a dar de comer hoy a sus hijos y el otro en qué color de ropa conjuntará mejor con el todo terreno que se acaba de comprar para ir a la casa de Baqueira, otra cosa es la manipulación que ejercen los estados sobre sus pueblos y el mal uso que hacen de sus recursos.



Dalmau/BCN.

MiguelNR dijo...

Yo nunca dije que antes de la Revolución Industrial "nada existiera" ... ¿que sentido tiene eso?¿?,¿en base a que dije eso, para que?, es imposible que ni yo ni nadie dijera tal estupidez.

En fin, vamos al tema:

La integración de los musulmanes en Occidente sí puede, y debe, hacerse mediante una lógica de tolerancia, pero claro, tolerancia para todos.

Como ya dije una vez, Le Pen no es Montesquieu, y aunque Le Pen diga que quiere defender los valores occidentales, él mismo es la peor representación de esos mismos valores.

La cuestión es que si un musulman se le da entrada en Europa y se aceptan sus costumbres, este debe hacer lo mismo (por mera coherencia) con sus hijos, amigos y vecinos.

La cuestión es que, si su hija quiere llevar un velo puede hacerlo, pero en caso de que su hija quiera quitarselo, el padre no se lo puede impedir, si se lo quisiera impedir incurriría, sin duda, en cualquier delito sobre coacción tipificado en el Codigo Penal.

Lo mismo pasa con la ablación, y cualquier otra cuestión.

Una vez, hablando sobre los gitanos en España, una persona me dijo: "yo estoy en contra del racismo y estoy porque se cumpla la Ley, por eso no me gustan los gitanos, porque para racistas, ellos", y efectivamente, pero la diferencia es que si nosotros los rechazamos por lo que son, y no rechazamos lo que son actitudes y conductas concretas, seremos tan racistas como ellos.

¿Han visto ustedes alguna vez inmigrantes chinos en mitines de Le Pen?, yo sí, ¿cuantos inmigrantes vieron ustedes en aquel mitin famoso de Mariano Rajoy?, muchos, pues es totalmente lógico, porque aquí no hablamos de colores de la piel o nacionalidades o etnias, sino de concepciones sobre la ciudadanía, y lo cierto es que si la concepción excluyente de la derecha gana la partida, eso será un polvorín de problemas, porque no tiene nada que ver con el compromiso activo e incluyente del que hablaba alguna vez Jordi Pujol, por ejemplo, sino de una lógica gregaria impulsada por inmigrantes que tienen un discurso tan racista y excluyente como el de Le Pen, pero de signo contrario.

El peor discurso que puede hacer Occidente es el de propagar la misma lógica racista y excluyente que la de los inmigrantes de peor especie que cruzan nuestras fronteras, dando validez al partido de futbol que algunos quieren organizar en donde solo podemos ganar nosotros o ellos, en vez de intentar ganar todos.

Alguno se cree que "consensuar o tolerar a los musulmanes" es como aquello de, la mejor manera de defender mi derecho a la vida es negociar con mi verdugo, "yo no quiero que me mates, tu quieres cortarme la cabeza, ni para ti ni para mi, me cortas las dos piernas y punto", no, no se trata de eso; porque la unica manera en la que ganemos todos es, "yo no te mato a ti ni tu a mi, porque el derecho a la vida es para todos".

La cuestión es que si yo no puedo imponerle nada en su vida privada a un musulmán (ni tampoco ese musulman a otros, insisto), él tampoco me puede imponer nada a mi.

Ese es el discurso tolerante, que no buenista, que puede convertir este mundo en algo más habitable, libre y pacífico.

Anónimo dijo...

Lo de estupidez lo has dicho tú, Miguel, no este anónimo; pero hay que tener memoria de los comentarios que uno hace, si no pasa esto.
Saludos a todos, esté conforme con sus ideas o no.

Anónimo dijo...

Señores, la realidad supera siempre a la ficción,

Monmar dijo...

Te Felicito Miguel, genial tu exposición solo que hay un pequeño problema.
No es a los occidentales - que acabaran aceptando la convivencia, incluida esa minoría de fundamentalistas y boicoteadores - a quien tienes que convencer.

El problema es como se convence a los islamitas para que convivan pacíficamente con los cruzados, respetando nuestras leyes democráticas.

El problema es cuando dentro de unos años (si nadie lo remedia) sean mayoría, y ostenten el poder. ¿Por qué leyes se regirá Europa?
¿Acaso no estas al corriente de la persecución que están sufriendo en sus países los propios musulmanes moderados que existen?
Saludos

Rosa_Maria dijo...

Si trazamos la meta, y desconocemos el camino que nos lleva a ella, deberemos caminar con cauta prudencia y buscar las vías para llegar a buen puerto. Aunque lo más importante es no desfallecer ante las graves caídas en los terribles obstáculos que se nos presentan en el trayecto.Tal vez un GPS nos pudiera ayudar,Tal vez un buen corazón en cada ser humano, sea el mejor de los gepe-eses.
¿Realidad? ¿Sueño?
Soñemos esa realidad.
Realicemos ese sueño.

MiguelNR dijo...

Al anónimo:

Tengo memoria. Yo no he dicho eso, y sí, yo dije que es una estupidez, y sí, es una estupidez, y yo no la dije.

A Monmar:

Empecemos por sus hijos, ¿que tal evitar las masificaciones de inmigrantes en las aulas, repartiéndolos por los centros mediante cuotas, una asignatura obligatoria y que cuente para nota para todos los alumnos que podría llamarse Educación para la Ciudadanía, que tal una regularización laboral responsable como la que se ha hecho en España, haciendo emerger el mercado negro (cosa absolutamente lógica y normal para cualquier Gobierno responsable) y que tal un discurso que disocie fascismo e islam?.

Anónimo dijo...

¿Es la incultura una variante de la estupidez?
De vez en cuando es de inteligentes apearse del burro.

Monmar dijo...

¿Qué te imaginas que ha hecho Francia con los 6 millones de musulmanes que conviven con los franceses? ¿Acaso pones en duda que Francia no les ha brindado los medios para tener acceso a los estudios incluidos superiores,la sanidad y a viviendas de protección?

Solo te puedo ofrecer un consejo infórmate de lo que pasa alrededor tuyo… de lo que esta pasando en el resto de Europa, Londres, Holanda, Dinamarca, Alemania y despues de reflexionar sobre los motivos por los que estos ricos países, todos y cada uno de ellos sienten que han fracasado con la comunidad musulmana a pesar de haber hecho lo posible para su integración, podremos continuar el dialogo, si es que estas interesado en conocer otras opiniones.

Los españoles, italianos, yugoslavos, griegos y muchos ciudadanos europeos que han tenido que inmigrar se han integrado, y nunca han tenido problemas insalvables de adaptación, como aquí no lo van a tener otros inmigrantes.
Saludos

Monmar dijo...

En Holanda, las ciudades de Ámsterdam y Rótterdam tienen hoy casi mayorías musulmanas.

Estos enclaves islámicos ya adquieren el carácter de provincias islámicas que ya no pertenecen más a los países europeos que las rodean.

En Francia, una funcionaria pública se reunió con un imán a las afueras del barrio musulmán de Roubaix por respeto a su declaración del vecindario como territorio islámico al que ella no tenía derecho a acceder.

En Gran Bretaña, los imanes han ejercido presión sobre el gobierno para que designe oficialmente determinadas zonas de Gran Bretaña como bajo la ley musulmana, "Shariah" no el derecho británico.

En Dinamarca, los líderes musulmanes han buscado el mismo tipo de control sobre determinadas zonas de Copenhague,

En Bélgica, los musulmanes residentes en el barrio de Sint-Jans-Molenbeek, Bruselas ya no lo ven como parte de Bélgica, sino como una zona bajo jurisdicción islámica en la que los belgas no son bienvenidos.

Los suecos han perdido la mitad de Malmö, la tercera ciudad de Suecia Malmö es la capital comercial del sur de Suecia y una ciudad internacional. Esto se expresa, al menos, por el hecho de que Malmö tiene 270.000 habitantes, (55.000musulmanes) que hablan unas 100 lenguas y pertenecen a 164 nacionalidades distintas.

MiguelNR dijo...

En todos esos ejemplos hay malas y buenas políticas.

Yo reflexiono sobre las que yo creo adecuadas, y lo cierto es que cuando las que yo expongo se han puesto en marcha, las cosas han ido bien.

En Francia, en primer lugar, los musulmanes llevan viviendo desde hace décadas, muchos son franceses de tercera generación, y estan excelentemente integrados. De hecho, si vemos los ocasiones conflictos que existen, estos en proporción al total son muy minoritarios.

Ciertos musulmanes radicales pueden, como tu dices, "ejercer presión" (la expresión ya lo dice todo), toda la que quieran, pero el Derecho sigue vigente para todos, y eso es un hecho irrefutable.

Tu ponme todos los casos de problemas y políticas erróneas que quieras, pero eso no es abordar el problema; eso es recordarme todo lo que pasa mal, pero no es hablar sobre que hacer para que las cosas salgan bien y tampoco es hablar de porqué las cosas salen bien o mal y tampoco es ceñirse objetivamente a porqe dichas cosas salen bien o mal.

Vamos que practicamente no me estas diciendo nada.

Normalmente, los problemas que hay en España por ejemplo, son producto de la incultura de la gente, que mezclan leyendas urbanas con un desconocimiento total sobre el Derecho.

Así aparecen personas de Murcia, Andalucia, Ceuta o Melilla, diciendo que los musulmanes en España practicamente pueden hacer lo que les de la gana, cosa totalmente absurda y quetodo el mundo que tenga dos dedos de frente y que este un poco informada de como funciona el mundo sabe que no es cierto.

Cosas del tipo yo no puedo denunciar si veo un maltrato, tengo que dejarle hacer tal o cual cosa en la calle o del tipo (ya muy conocido) es que tienen ayudas especiales del Estado (todavía estoy esperando que me digan cuales), y así con todo, pero mire, todo eso son excusas para ocultar un mal disimulado racismo de los de siempre, y lo siento, no cuela.

Monmar dijo...

Ciertos musulmanes radicales pueden, como tu dices, "ejercer presión" (la expresión ya lo dice todo), toda la que quieran, pero el Derecho sigue vigente para todos, y eso es un hecho irrefutable.


¿Y estos musulmanes radicales según tu opinión cuantos son?
¿Los que se manifiestan, amenazan, queman iglesias, asesinan, y no permiten a los musulmanes moderados que se manifiesten libremente bajo amenazas, todo para impedir que ejerzamos nuestro derecho a la libertad de expresión?
¿Los que ya son europeos de segunda, tercera generación que viven cómodamente con sus familias, y que aparentemente están integrados, hasta que ocurre lo que ocurre?
¿Los que se manifiestan en la propia Europa exigiendo que se establezcan sus leyes que contradicen nuestra constitución?
Pero… como la Fe es lo ultimo que se pierde y España es diferent, siempre podemos pensar que toda Europa ha hecho los deberes mal, y que nosotros los españoles arreglaremos el mundo, y esperamos que surja como consecuencia del dialogo ¡¡¡El milagro Español!!!

amanda dijo...

Ya dejé una vez en este blog el siguiente estudio por el prestigioso grupo de investigación Pew sobre la integración de los inmigrantes musulmanes en Francia, España, Inglaterra y Alemania. Es muy reciente y esperanzador y con unas ilustrativas tablas que desmienten por completo los argumentos apocalípticos de monmar.

http://pewresearch.org/obdeck/?ObDeckID=50

Buen fin de semana,
Amanda