sábado, octubre 21, 2006

Grúas y corrupción

Ya me parecía a mí que tantas grúas cubriendo los cielos de España entera escondían algún secreto. Lo cierto es que se construye frenéticamente, en las grandes ciudades, en los pueblos, en los bosques y en los yermos. Lo primero que asombra al visitante que llega a nuestro país es el enjambre de torres metálicas que contaminan visualmente los horizontes urbanos y rurales.

Se construye, se abren barrios enteros, hay pueblos que se convierten en ciudades de la noche a la mañana, campos de golf en todo el territorio, agresivos planes de urbanismo.

El ladrillo compite con los bancos y las cajas. Se ganan sumas descomunales, se construyen fortunas fenomenales, se exhibe riqueza.

Curiosamente, uno de los grandes problemas de cualquier ciudadano que pretenda acceder a una vivienda propia es que no puede convertirse en propietario. Acaso, siempre acude a una hipoteca a treinta o cincuenta años y así tiene cobijo asegurado para su vejez.

Marbella desató la podredumbre de esta apoteósis barroca del dinero, que diría Raimon Obiols. Luego se ha descubierto en ayuntamientos socialistas, populares, en comunidades de todos los colores políticos.

No es un caso aislado. Es la norma. Los municipios prosperan, construyen polideportivos, piscinas, asfaltan todas las calles. Pero, en buena parte, la financiación de esta prosperidad municipal está en la opaca financiación de los partidos, en comisiones de cualquier monte, para cualquier edil.

Mayormente, quienes levantan estas nuevas ciudades son los inmigrantes que resuelven un problema pero que constituyen una crisis porque no se les quiere otorgar todos los derechos.

No está lejos el día que esta disfunción saldrá a la luz pública. Se sabrá casi todo. Y la vergüenza asomará en la cara de todos. Creíamos que era progreso y no es sino una forma de corrupción de guante blanco.

11 comentarios:

Rosa_Maria dijo...

Seguro que si. Al tiempo.

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Prácticamente todos los alcaldes están a favor de aprobar planes urbanísticos para incrementar la caja municipal o personal, los planes urbanísticos se modifican según su antojo y beneficio, nadie se preocupa de vigilar la construcción de esos proyectos, las sanciones son mínimas o ineficaces. Por otro lado el dinero negro, nacional e internacional pulula a raudales, el suelo ha sido acaparado en manos de unos cuantos que hacen subir el precio del mismo a su antojo, estos mismos especuladores o constructores crean partidos propios que se presentan a elecciones municipales o compran concejales de partidos existentes, la corrupción acaba afectando hasta la justicia. Sr. Foix, los ciudadanos de a pie sabemos que todo esto ocurre, sabemos que estos nos afecta seriamente e hipoteca el futuro de nuestros hijos, lo que no podemos comprender es que las autoridades lo permitan, salvo que nadie esté libre de culpa y ninguno pueda tirar la primera piedra.

Anónimo dijo...

Mucho me temo que, ciertamente, nadie está libre de culpa.
Llerona (Vallès Oriental) tiene una hermosísima iglesia románica.Desde lejos se la veía, en lo alto del pueblo.
Actualmente se encuentra escondida entre un montón de feísimos edificios.De nada han servido las protestas, los recursos ni los escritos en prensa.Lo triste es que seguirá el mismo alcalde(CIU).Alguien, supongo, se estará beneficiando de todo ello.
De pena!
Africa

Anónimo dijo...

Efectivamente, todos sabemos lo que está ocurriendo menos los políticos encargados de perseguir la corrupción, les basta con tirar de la manta del caso Marbella para justificarse y decirnos que persiguen a los maleantes, pero en Marbella no había grandes partidos implicados y era más sencillo hacerlo, nos toman por tontos, las cadenas de televisión escupen cada día noticias sobre la operación Malaya pero censuran todo lo demás o lo sacan de tapadillo, estamos viviendo una situación vergonzosa y en la total impunidad por parte de quienes lo realizan.
¡¡ Ya Basta!!.



J.Vilá.-

Anónimo dijo...

Luis, es un secreto a voces lo que denuncias hoy, pero aquí nadie se quiere dar por enterado, todo el mundo mira hacia otro lado mientras se llenan los bolsillos, como bien dice uno de los compañeros de Blog, quien esté libre de culpa que tire la primera piedra, no nos engañemos, para el puesto de concejal de urbanísmo hay tortas en todos los consistorios, por algo será.

Anónimo dijo...

///ENRIC///



Hace siglos una ardilla atravesaba la peninsula de rama en rama, hoy lo puede hacer de grua en grua...

MiguelNR dijo...

Y ahora las constructoras están comprándose los Bancos y las Empresas de Energía.

... y quien controla el dinero....

Es un monstruo, como un agujero negro, cuanto más come más grande se hace y más hambre tiene, y va a devorar todo ... incluído el Derecho constitucional que dice que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna.

Yo diría que hasta la democracia en España está en peligro, y no es una broma.

breederss dijo...

la diferecia entre marbella y barcelona son las formas .

Anónimo dijo...

Coincido con Breederss y Miguel,Ahora y para justificarse se comenzará una campaña contra la corrupción urbanística, caerán cuatro desgraciados como los de Marbella y a seguir con el negocio.



PERE.-

Anónimo dijo...

Me parece increíble que solo se hable de la corrupción urbanística, las esperpénticas las declaraciones de la Vice (Psoe), no son de recibo, Jaime Matas Baleares (PP) publicaba su declaración de hacienda ante el clamor público, sobre lo mismo, tuvieron que recordarle que todos y cada de las estrellas de la operación malaya tenían una declarción de hacienda impoluta.
Nadie habla del nudo gordiano de la corrupción, que cala toda, absolutamente toda la sociedad española. Los políticos españoles pertenecen y por lo tanto aceptan las reglas del juego propias su bandaa mafiosas, sectarias, no democráticas, corruptas, en su de financiación y funcionamiento de un modo tan o mas irregular que la de los ayuntamientos. Estas bandas conocidas como partidos políticos, aportan el 100% de los políticos que se representan a si mismos, “de tal padre tal hijo”, como se puede creerse a alguien que los representantes de estas bandas, que son auténticos extra terrestres dentro del mundo real va a defender algo de algo de sus siervos.

Los políticos españoles son:

Una casta; Perro no come a perro, hoy por ti mañana por mi corrupción, la genérica no se toca.
Endogámica: Su total falta de trasparencia o democracia interna imposibilita cualquier atisbo de regeneración y estas bandas son el origen del nepotismo sectarismo y corrupción.
Profesionales: hay demasiados que no han hecho nada mas en su vida, y lo que es peor ni se plantean a volver a ser gente de normal la calle, sencillamente han hecho de la política un medio para su fin.
Mediocre: El nivel profesional de los mismos en general es muy bajo, brilla por su ausencia la gente de talla y que no plantean siquiera dudas.
Corruptos: Salvo las excepciones que confirman la regla.

¿Serán ellos que le pondrán el cascabel al gato?.

Anónimo dijo...

EXCELENTÍSIMO SEÑOR DON ALFONSO HERNÁNDEZ PARDO

Cuando en 1977 se aprueba la Constitución es Presidente de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Barcelona. Y cuando en 1980 se denuncia el caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, el Gobierno Suárez ya lo ha nombrado PRESIDENTE DE LA AUDIENCIA. Más sutilezas y derivaciones paralelas.



Por Rafael del Barco Carreras



Si otros ya se manifestaban “demócratas”, o progresista, Eladio Escusol Barra (fiscal del caso), él se mantenía furibundo franquista. Sin aparente sintonía con otro de los miembros del Especial Tribunal que juzgará el caso, José Luis Barrera Cogollos (en cuya toma de posesión de Presidente de la Audiencia en el 2000 se elogia que en su época franquista se atreviera a clamar por los Derechos Humanos, e incomprensible la reelección en el 2005 cuando la Audiencia es un caos, los grandes casos con media de diez años hasta los juicios, y el 30% de bajas laborales según un estudio de la nueva Generalitat de izquierdas) o Adolfo Fernández Oubiña (“contratado” por el Bufete Piqué Vidal, y cuya vida y milagros merece un libro aparte). El futuro demostrará su especial talante, expedientados los dos, Barrera pasará a lo Civil, y Oubiña de Presidente de la Sección Primera a de nuevo juez de instrucción.

Don Alfonso, hombre de boina, pero su mujer luciendo brillantes en un Premio Planeta junto a Luis Pascual Estevill (por desgracia mi abogado). Otro letrado, en el colmo del cinismo, me espetó que por suerte para mí Don Alfonso me condenó solo a los dos años, diez meses y veintiún día pasados en prisión de los doce pedidos por Fiscalía, Ayuntamiento y Consorcio, pero yo nunca he sufrido el síndrome de Estocolmo, y desde entonces le he maldecido todos los días de mi vida, aunque nunca se me ocurrió el disparate de otra de sus víctimas que pistola en mano entró en el Palacio de Justicia dispuesto a matarlo. Lo abatieron antes de perderse por los tétricos pasillos.

A mi entender fue de los “duros” nombrados por Adolfo Suárez para mantener el ¨Orden”. Si el orden franquista como el de siglos del Imperio se basaba en Capitanía General, Virreinato, con el Ejército y sus ramificaciones Guardia Civil y Policía Nacional, la Audiencia formaba el segundo gran pilar institucional. El pilar de eso que Franco y los suyos definían el “Estado de Derecho”, donde la pirámide fascista del “ordeno y mando” funcionaba a la perfección. Los juicios se predeterminaban, los bienes se asignaban, y todo parecido con “Justicia” una burla. El Régimen lo abarcaba todo. Y si en lo Civil el Registro de la Propiedad nos descubriría sagas familiares acumulando fortunas (a pesar de los sueldos de miseria), en lo Penal, la Policía y Guardia Civil con sus torturas, y el “hábilmente interrogado”, decidían los sumarios y sus señorías firmaban las sentencias en juicios no más largos e inteligibles que una misa en latín.

Estrasburgo definiría la Audiencia de Barcelona revolcando los casos clave de aquella época, los asesinatos del ex alcalde franquista Viola, o del poderoso industrial Bultó, el incendio de la discoteca Escala, o la represión contra los alocados “rojos”. Sin olvidar los muertos en la Modelo entre los motines de 1977 y la represión hasta 1983. El Poder Absoluto degenera a quien lo ejerce. El “dolo” (voluntad de delinquir) no existía, el “desacato” mantenía firmes a cualquier, ya fuera abogados, testigos o culpables, los fiscales obedientes al Mando, y la SALA determinaba con su SOBERANÍA las pruebas que sustentarían el fallo (habitual que en los pasillos esperaran “testigos” profesionales a tanto la declaración), y la segunda instancia, pilar de la Justicia Democrática y obligada por la Carta de Derechos Humanos de la ONU firmada por España, no existía, pues el recurso al Supremo solo determinaría si el procedimiento se ajustaba a derecho, sin valorar las pruebas convertidas por la Sala en parte de su infalibilidad papal, y siempre se ajustaba, a menos que un “mando superior” entorpeciera el procedimiento.

Y Hernández Pardo, un fingido fanático de la divina procedencia del Poder, y cuando él solo debía mantener la maquinaria en funcionamiento (ya no juzgaba por Presidente de la Audiencia) se atribuye un caso “goloso”, el CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA, para él solo, quitándoselo al juez legal y natural, el Presidente de la Sección Primera, Manuel Derqui Valbuena, como si la Constitución no existiera. Actuando a lo virrey se saca de la manga disposiciones del pasado siglo (referentes a sustituciones accidentales) y constituye una Sala para ese solo caso, y el “órgano colegiado” se convierte durante dos años en bicéfalo, firmando al mismo tiempo con dos composiciones. ¿Porqué?. Dinero, mucho dinero, aunque no era el caso más suculento del momento, 1.200 millones denunciados. La punta del iceberg, por debajo muchos miles de millones a mano, con el Banco Garriga Nogués y Javier de la Rosa Martí (y tras él el primer banco nacional, el Banesto, todo el franquismo de entonces y la Caixa…con su enorme Caja B, dinero negro). Sin olvidar que quien le nombra Presidente, el Gobierno Suárez, también está presente en el caso a través del Consorcio, y los suyos en Barcelona recibiendo créditos del Banco. Si los acusadores, Serra y Maragall con su abogado Rafael Jiménez de Parga (que también lo era de Banesto) ya lo habían descubierto, y hasta el instructor Ezequiel Miranda de Dios vivía en un hermoso piso del abogado de los De la Rosa, Juan Piqué Vidal (abogado también de JORDI PUJOL), el caso merecía su personal control, demostrando que el orden jerárquico franquista se hallaba por encima de la Constitución, y que el Presidente de una Sala (en teoría propietario de la plaza desde su nombramiento impreso en el BOE) era un simple muñeco de quita y pon. Y no solo se reservó el caso sino que nombró un Juez Especial, José Álvarez Martínez, para cerrar las peligrosas investigaciones que decretara Miranda de Dios ante mi insistencia. Y aquí, todos los abogados contestándome “se recurre al Supremo, al Constitucional…”, entre cretinos anda el juego… ya matizaré.

Con los años, considerando que Don Alfonso presidía la Junta Electoral Provincial de Barcelona, y en 1980 JORDI PUJOL desbanca a los alocados “rojos” con ganas de poner patas arriba todas las instituciones y máxime la Audiencia (sede de represión), imaginé la mano divina, no en vano, por encima de la LEY, obedecían al “Dios, Patria y Rey”. Si la alcaldía cayó en buenas manos, Narcís Serra del clan Samarach, y después Pascual Maragall del de Porcioles, olvidando el marxismo propio de los “hijos de papá” contestatarios, la incipiente y peligrosa Generalitat de Tarradellas, con vocación de Estado, es decir, de tragarse la Audiencia, debía librarse de rojos foráneos e incontrolados. Evidente que ante la izquierda furibunda y catalanistas nunca ganarían los corruptos de la Derecha Clásica, tipo Eduardo Bueno, el “bueno para Cataluña” (hombre de Banesto y por tanto de De la Rosa). Debía pues facilitarse la victoria a un banquero, que habría olvidado tres años de cárcel tras quince de ganar dinero con el franquismo, y de familia de “derechas de toda la vida”, o sea, fieles al Régimen. Un flautista para esa Cataluña de los sueños de un millón de catalanistas. Y ganó Pujol, y la Audiencia seguiría un largo camino sin ingerencias “rojas”, con tiempo para domesticar a las “ordas” a base de sueldos y chollos, y consolidar cargos, retiros y fortunas. Murió como su adorado Dictador, en la cama.

Ver detalles en www.elconsorcio.net