miércoles, agosto 30, 2006

Jugada de póker de Montilla

La política catalana ha dado un inesperado giro con la designación del alcalde Joan Clos como sucesor de José Montilla en la cartera de Industria del gobierno Zapatero. Ha sido una noticia que ha dormido durante semanas en las mentes de media docena de protagonistas implicados directa o indirectamente en esta decisión.

Al mundo periodístico y político nos ha cogido con el paso cambiado. El alcalde de la ciudad más importante gobernada por los socialistas se va al gobierno de Madrid, siguiendo las huellas que en 1982 trazó Narcís Serra convirtiéndose en el ministro de Defensa del gobierno de Felipe González. Lluís Companys fue alcalde de Barcelona unos días tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 para ocupar el cargo de gobernador civil el día 16 y ser designado ministro de Marina de junio a noviembre de 1933, cuando las derechas ganaron las elecciones.

Se puede analizar la nueva situación en clave municipal barcelonesa o en términos de política catalana y española. Atando todos los cabos recogidos en estas horas es un movimiento de piezas que va a tener consecuencias en las elecciones autonómicas, municipales y españolas.

La primera incógnita es descifrar si la decisión es obra del ministro Montilla que convence a Zapatero o es el presidente del gobierno el que sugiere a su ministro de Industria que su sucesor catalán tiene que ser el alcalde de Barcelona.

La valoración de sus nueve años como alcalde es prematura. El Forum de las Culturas fue un fracaso desde el punto de vista de sus contenidos pero ha transformado una parte de la ciudad que no tiene que avergonzarse de aquel barrio cutre y miserable que hoy es transitado con cierto orgullo por los barceloneses y por los millones de visitantes que recorren en tropel las avenidas junto al mar.

Barcelona atrae buena parte del turismo internacional y nacional que llega a España. El “National Geographic Magazine” de septiembre sitúa a Barcelona entre las diez ciudades del mundo que merecen una visita.

Joan Clos no ha conseguido eliminar las bolsas de pobreza de la ciudad, la limpieza deja mucho que desear y la seguridad es una preocupación de los que vivimos aquí y de los que nos visitan. Barcelona es la ciudad más cara de España, los jóvenes huyen en busca de viviendas asequibles y el tráfico es caótico.

Pero ya se encargará Xavier Trias que tiene la legítima aspiración a ser el primer alcalde nacionalista de la ciudad, a airear las carencias, que las hay, de la era Clos.

De todo este movimiento de peones auspiciado por Montilla o Zapatero hay una pieza que no me cuadra. No sé si los socialistas catalanes han valorado la figura de Jordi Hereu para darlo a conocer a los barceloneses en sólo nueve meses, al margen de sus méritos o deméritos.

Sea como fuere, el ministro Montilla es suplido por un político conocido que no tomará decisiones importantes sin consultar con su antecesor. Joan Clos ha utilizado una expresión dantesca al bromear sobre su inmediato futuro diciendo que “me voy al infierno”. No le esperan caricias en Madrid sino disparos por tierra, mar y aire desde los frentes mediáticos conservadores de la capital.

El aparato del PSC se ha hecho con el control absoluto del socialismo catalán. Los “nois de Sant Gervasi” han pasado a mejor vida políticamente hablando. Montilla no es la alegría de la huerta y tendrá que envolverse muchas veces con la bandera catalana para ir primero en las elecciones. Zapatero puede ser un activo electoral pero también un veneno si se detecta que es Ferraz y no Nicaragua quien manda en el socialismo catalán.La jugada, sobre el papel, parece de póker. Pero sólo sabremos si ha sido acertada la noche de Todos los Santos.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Clos cargaba un poco, espero que Trias lo haga bien

albert

Anónimo dijo...

Creo que jordi hereu sera un buen alcalde.Se repetira la onda ZP.trias es ya muy antiguo.No pasa nada y si pasa , falta tanto que ni nos acordaremos el dia de las elecciones.La política tambien es normalidad.
Meritxell

amanda dijo...

Jordi Hereu será sin duda un buen alcalde, y si no, que pregunten a los barceloneses del barrio de Les Corts, que quedaron encantados con él durante su paso por la Regiduria.
Además, se circula un 12% menos por el centro desde que está la zona verde (por algo se empieza) y los vecinos encuentran aparcamiento más fácilmente. Soy testigo de varios casos.
Tiene razón Meritxell, Trías es muy "antiguo".
Evidentemente que hay muchísimas carencias, me gustaría saber de una gran ciudad de nuestro entorno donde no haya ninguna. Berlín quizá, pero tal vez se deba al estatus especial que tuvo durante años.
Y ya para terminar, me parece casi de Salsa Rosa que a Foix le preocupe quién ha sido, quién ha recomendado a quién etc. Parece que le haya molestado la ausencia de rumorología del asunto. Es comprensible, es periodista. Y ya sabe que ZP además, piensa mucho más en los ciudadanos que en los periodistas. Él mismo lo dijo clarísimo. Es normal que los medios lo traten mal.

BartolomeC dijo...

Sr.Foix: Tengo la impresión que el sistema de sustitución anticipada que funcionó con Maragall y Clos para llegar a la alcaldía de Barcelona, volverá a servir con Hereu.
Joan Clos dice que baja a los infiernos y le creo, Odiseo también bajó a los infiernos por la necesidad de la búsqueda de su identidad y de su querida Itaca, es posible que Clos encuentre su identidad futura en el destino de esa Itaca Madrileña a la que parte, tenga Vd en consideración Sr.Foix que el descenso de Odiseo al infierno fue precedido por el de Orfeo y que el descenso de Clos lo ha sido por el de Maragall, aunque ya veremos la cara que se le queda a Clos cuando alguien le diga como a Odiseo.
¡¡ Hijo mío !!, ¿cómo has bajado a estas Sombras tenebrosas, si estás vivo?...

Anónimo dijo...

///ENRIC///



Esa bajada a los infiernos de Clos se podría hacer más rápida y directa aprovechando el agujero originado en el Carmel.

Anónimo dijo...

El Fórum será un paraiso en comparación con lo que le espera a Clos en Madrid, no ha gustado mucho por allí que diga en Barcelona que se va al infierno.

Zapatero ya tiene otro ministro para distraer al personal, Zapatero es un genio en la tactica de dejar que se quemen otros en lugar suyo.

J.Vilá.

Anónimo dijo...

En el póker lo normal es ir de farol.

Anónimo dijo...

Soy votante de izquierdas en el ayuntamiento de Barcelona. Para mi el problema no es Clos o Hereu (que por cierto me gusta) el problema es que llevan gobernando ininterrumpidamente el ayuntamiento desde los 70's. Si l'Hereu no es capaz de hacer una limpieza a fondo del "aparato municipal PSC", prefiero que entre Trias, muy a mi pesar, pues estoy del estilo CIU hasta el gorro tb. Joan

Anónimo dijo...

Clos lo hará bien en industria.Sabe de que va , es una persona con mucho bagaje.Barcelona es una gran escuela.Y tambien utilizara el Ministerio y su presencia para apoyar Barcelona y a Catalunya.Creo que el cambio será positivo.Mucha histeria contra los cambios se produce porque se añora a los políticos de elite.Pero la democracia se fundamenta en los partidos y estos sirven a quien se dedica y tiene el control de los votos.Y para muchos dedicarse a un partido no es muy gratificante y luego pasa lo que pasa.¿Es justo, injusto¿?ES de recibo¿ ?Es ...¿Es normal y lo seguirá siendo.
Alba

marius dijo...

Cada uno cuenta feria según le va. La lectura de los comentarios sugiere que existe cierto número de ciudadanos con el voto decidido a priori. No sé si los vecinos de les Corts tienen experiencia de la gestión de Hereu, el resto dice que es bueno porque la maquinaria de propaganda así lo ha dicho. Como se sabe si es bueno o no? Como sabremos si es un buen alcalde sino es hasta cierto tiempo de gestión? (Y posiblemente, en los 9 meses que le quedan, no lo sabremos).
Personalmente, Clos, Hereu i, posiblemente Trias, me parecen una pandilla de incompetentes porque los verdaderos problemas de los ciudadanos que pagan su elevada nómina, ni les interesan, ni van a hacer nada por resolverlos.
Por ejemplo, la vivienda. Alguién cree que dejar subir libremente los precios de la vivienda hasta el límite de endeudamiento de la gente no puede evitarse? Otra cosa es que este mercado esté en manos de gente que, si llaman a la plaça Sanr Jauem (ambos lados) se ponen al teléfono (y si llamo yo no).
En Londres, años 60s, ocurrió una subida de dimensiones mucho menores que aquí, y el gobierno, no recuerdo si el municipal o el otro, limitó los precios a base de crear una clasificación de cada vivienda que limitaba el alquiler posible. Y Londres es bastante más grande que Barcelona, más compleja y más multicultural. Pero dbe tener unos políticos que se creen lo de los derechos constitucionales de sus vecinos.
Vet aqui!