viernes, noviembre 18, 2005

Memoria histórica

Voy a ser provocativo. Soy partidario de la memoria histórica, de conocer lo que nos ha pasado para no caer en los endémicos errores cometidos colectivamente por haber olvidado nuestra historia.

Si hay que desenterrar la historia, hagámoslo seriamente, con rigor, sin caer en el cainismo de los buenos y malos. La guerra civil española fue una catástrofe colectiva, fratricida, en la que las responsabilidades se repartieron.

La habíamos enterrado sabiamente en 1978. No por borrar el pasado sino para olvidarlo y construir el futuro desde la conviviencia. Franco arrasó las tierras hispánicas conquistadas. La revisión histórica de los Pio Moa y César Vidal han urgado en la herida y quieren culpar exclusivamente a socialistas, comunistas y nacionalistas del gran desastre

No es cierto. Como tampoco es cierto que el llamado bando nacional, la derecha, fueran los únicos responsables de la tragedia que todavía nos atormenta a todos y que Antonio Machado, en aquellos tiempos, resumía de forma tan lúcida y acertada en su famoso poema:

"Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza.
Ya hay un español que quiere
vivir y a vivir empieza.
Entre una España que muere
y otra España que bosteza.
Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.
Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios"

Me gustaría que a nadie más se le helara el corazón. Pero vemos que desde las dos orillas hay quien se empeña en que vivamos atormentados todavía por aquella desgarradora y fratricida realidad.

Cuando la Alemania nazi perdió la guerra fue juzgada militar, política y moralmente. Los alemanes fueron humillados por las potencias vencedoras. Hoy es improbable que Alemania vuelva a cometer aquellos crímenes contra la dignidad humana en la que tantos alemanes participaron activa o pasivamente.

Pero cuando en 1989 cayó el comunismo, los europeos no llegamos nunca a condenarlo como una monstruosidad moral y política. Nos contentamos con un suave juicio político diciendo levemente que aquel sistema que sacrificó a millones de hombres y mujeres "no funcionaba".

Los Gulag fueron un incidente de la historia. No es así. Fueron tan indignos y miserables como los campos de exterminio nazis. Los primeros se cometieron en nombre del "hombre nuevo" mientras que los segundos se perpetraban en nombre de una "raza pura". Ay, cuando alguien promueve un hombre nuevo o un nuevo orden. Hay que huir despavorido. Todo es muy viejo, tan viejo, que siempre vuelve.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr.Foix:pasamos de la A a la Z sin solución de continuidad,pasamos de la A de Aznar a la Z de Zapatero en un abrir y cerrar de ojos y así nos luce el pelo,parece que estamos condenados a la ley del péndulo sin remisión.Le hago un inciso para comentarle que la memoria histórica me dice que Machado se casó siendo profesor de Instituto en Soria con una jovencisima Leonor,algo que me recuerda lo que también hizo una Letizia jovencisima en el Instituto donde estudiaba COU con un profesor del centro, me inclino a pensar en el nombre de Leonor como homenaje a Machado y al profesor. Sr.Foix,volviendo al tema que nos ocupa hoy Vd ya sabe que hay quien olvida pero no perdona, quien olvida para no tener que perdonar y quien perdona pero no olvida,el dolor es un derecho y la memoria histórica aunque sea dolorosa también lo es, a los seres humanos a diferencia de los peces la memoria nos dura más de tres segundos, eso es lo que hace que nos acordemos que el "pez" grande siempre se ha comido al chico en la historia a la menor oportunidad y es bueno tenerlo presente.


Bartolomé C.

Anónimo dijo...

Saludos.

Hay dos maneras de ver el pasado: aprender de él, o intentar recuperarlo.

Uno tiene que pensar si lo que debe hacer de ese pasado es aprender de él, o si merece la pena recuperarlo.

Hoy por hoy, la práctica totalidad de los españoles somos demócratas. Siendo esta nuestra raiz común, nada puede separarnos.

Rajoy dijo que el Gobierno quería recuperar las dos españas, pero uno no hace algo si no quiere, y yo no veo dos españas, por lo menos no las que creímos existían en aquella época, con sus motivaciones del momento, que no son las de hoy en día.

Para que una cosa se rompa, tiene que haber, inevitablemente, como mínimo, dos fragmentos. Decir, que España se puede volver a romper en base a los mismos paradigmas de hace 50 años, implica sostener que existe una mitad de España que, como aquella parte de hace 50 años, no era demócrata, dado que, en teoría, apoyo un régimen militar fascista.

Esto, es insultar a la mitad de España, que es lo que hizo el señor Rajoy cuando el Gobierno quitó la famosa estatua de Franco de las calles de Madrid, ante los gritos de no más de 10 personas con banderas pre-constitucionales en la espalda.

Si se supone que los votantes del PP, son demócratas, como muchos creemos, quiere decir que lo único que nos puede separar es el como vemos el recordar nuestra propia historia, como creemos que se debe hacer.

Por lo tanto, ¿alguien cree que un país se puede fragmentar de una manera preocupante solo por una mera discrepancia pedagógica?.

No estamos hablando de izquierda y derecha, estamos hablando de fascismo y democracia, y estamos hablando de que es lo que le vamos a enseñar a nuestros hijos en el futuro.

Algunos, desgraciadamente, creen que alguien tendrá la tentación de coger el fusil como hizo su abuelo.

Si fuera así en algún caso, y si su abuelo levantara la cabeza, le metería una bofetada, porque eso no es lo que teníamos que haber aprendido.

Lo que hizo ERC el otro día, pretendiendo que el Rey pidiera perdón, es lo más estúpido e irresponsable que se puede hacer jamás.

Cordiales y pensativos saludos.

Fdo: Miguel Nuñez.

Anónimo dijo...

El comentario anterior interpreta su articulo desde la realidad española.
Me encuentro del otro lado del Atlántico,en Venezuela, y también puede servir para interpretar nuestra realidad, donde los que gobiernan intentan reescribir la historia y crear un hombre nuevo.Eso tambien atemoriza a un nutrido número de venezolanos que intenta interpretar esta realidad y buscarle una salida que privilegie la libertad y la justicia.

Fernández dijo...

Sin quitarle ni una coma a este artículo si que me hago la reflexión de que mientras el nazismo era una ideología intrinsecamente perversa, el comunismo no. Lo hicieron perverso tipos como Stalin que para empezar (y si no estoy mal informado) se cargó a un montón de buenos comunistas. Siempre me he preguntado que podrían haber aportado estas víctimas a la humanidad (o las de la inquisición, ya puestos).
¿O es que lo peor del comunismo fuera quizá permitir que llegaran al poder fulanos como el antes mencionado?

Anónimo dijo...

Saludos.

A mi Chávez ya me dio mala espina desde el principio. Me recuerda a Jesús Gil, que en paz descanse.

Ahora bien, como el pueblo es soberano, lo que tendreis que hacer los venezolanos es entender porque los pobres de Venezuela, que curiosamente el 90% son negros, viven como viven.

El populismo siempre es malo, pero no escuchar al pueblo también.

Cordiales saludos.

Fdo: Miguel Núñez Ríos.

Anónimo dijo...

El texto escrito por el Sr. Foix me parece muy atinado, y refleja exactamente lo que siento. Me consuela ver que hay personas como él, que expresan opiniones sensatas, justas y valientes.
Carmen

Anónimo dijo...

Yo me permitiría recomendar a sus lectores que se pasaran por un rato a la competencia y leyeran el artículo del profesor Giner de hoy en El Periódico de Catalunya, donde dice: "El riesgo de choque de las dos Españas es residual pese a la reacción ciega contra las reformas"
Y si pueden acercarse al CCCB, hoy se estrena a las 18.30 una película llamada "Entre el dictador i jo" en la que seis jóvenes realizadores que no conocieron el franquismo narran sus vivencias a partir de la primera vez que oyeron hablar de Franco.

Piensen, señoras y señores, que todas las personas menores de 35-40 años no guardan ningún recuerdo del dictador. Pero claro, ya se sabe, La Vanguardia ha dado un giro gerontológico.

Anónimo dijo...

No lo veo claro , cuarenta años ,contra treinta, asi que empates ,falta tiempo ,generaciones , a la larga la frialdad hara el juicio ,como siempre ,pero no lo veremos . No se trata de olvidar sino de ser olvidado

Anónimo dijo...

Saludos.

A mi lo que me preocupa es que los españoles necesitemos recordar que tuvimos una dictadura para ser demócratas.

Estados Unidos lleva 200 años de democracia, y esa confianza se renueva naturalmente, pero aquí parece que necesitamos estar inoculados de alguna manera especial, porque si no parece que nos vamos a aplastar los unos a los otros de un momento a otro, y eso no me parece normal.

Pacere que alguien mantiene que una parte del pueblo español tiene grabado el fascismo en el ADN, y eso tampoco me parece normal.

Parece que ni podemos ni tenemos el derecho a ser tan normales como Francia o el Reino Unido. Por eso no entendí nunca el follón que montaron algunos cuando quitaron las estatuas de Franco de la calle.

Sinceramente prefiero que en nuestras plazas halla estatuas dedicadas a científicos, humanistas y hombres de letras.

Cordiales saludos.

fdo: Miguel Núñez.

Cantro dijo...

Estoy de acuerdo con su post, sr Foix, aunque hubiera deseado una mayor extensión.

Nunca entendí que quitaran las estatuas... si no se quitaron las de Felipe II, ni las de Carlos V, ni otras, estas tampoco deberían haber sido retiradas.

Lo que yo hubiera hecho es colocar una placa de homenaje a todas las víctimas de la Guerra Civil, y explicar las circunstancias en que se hizo cargo con el poder, para que en el futuro aquellos que no conocieron esos tiempos puedan saber qué ocurrió y por qué no debe repetirse.

Y a ser posible borrar esos horribles "Jose Antonio" y "¡Presente!" que afean muchas de nuestras catedrales, iglesias y monumentos. Eso sí que no tiene sentido

Anónimo dijo...

Saludos.

El PP ni se enteraría si quitaran una estatua de Felipe II.

Lo que habrá que preguntarles es porque montaron ese follón por retirar, concretamente, las de Franco.

Saludos cordiales.

Fdo: Miguel Núñez.

Anónimo dijo...

La memoria siempre es historica ,no hay memoria del futuro , lo que es mas discutibles es que la memoria pueda ser colectiva .preguntenle a su pareja sobre los ultimos diez años a ver si coinciden

ALBERTC