lunes, julio 18, 2005

Son de aquí pero también de allí

Las investigaciones norteamericanas sobre el origen y captación de los kamikazes japoneses que se sacrificaron en Pearl Harbour y provocaron la entrada de Estados Unidos en la guerra, dan cuenta de que aquellos pilotos suicidas eran volutnarios.

Gozaban de privilegios muy superiores a los ciudadanos japoneses. Desde su elección eran considerados héroes y estaban adiestrados duramente para llevar a cabo sus misiones. Si después de entrar en ese circuito de la muerte se echaban atrás eran fusilados por traidores.

Japón no podía medirse con la superioridad norteamericana y las autoridades optaron por reclutar a varios miles de pilotos suicidas con la idea de que sólo con acciones desesperadas podrían compensar las diferencias bélicas con el que estaba llamado a ser su rival.Antes de partir hacia su acción suicida hacían una reverencia en dirección a Tokio donde residía el emperador, la divinidad encarnada por la cual los jóvenes se sacrificaban por patriotismo.

La inmolación por una idea, por una patria o por una religión, no es fenómeno nuevo. Lo que sí es nuevo es que esta práctica se ejecute casi simultáneamente en Palestina, Bagdad, Londres o Chechenia en nombre de una causa que tiene en común una interpretación del Islam y el desprecio por no decir el odio a una cultura que en nuestro caso es la occidental.

Los suicidas se han sacrificado en contra de la presencia de tropas extranjeras en Iraq o en Chechenia pero sobre todo por negarse a aceptar las consecuencias de la implantación de la cultura occidental en sus tierras o en otras partes. Se inmolan matando a rusos, a israelíes, a iraquíes considerados colaboracionistas o simplemente a ciudadanos anónimos que viajan un jueves por la mañana por el metro y los autobuses de Londres.

Iraq arroja el tenebroso saldo de unos setecientos muertos mensuales, muchos de ellos a consecuencia de acciones suicidas. Es bueno preguntarse y alarmarse cuando las inmolaciones se registran en Londres o Grozny. Entendemos que es un ataque frontal contra nuestra libertad y nuestros valores. Pero es igualmente horroroso cuando un suicida coloca su coche debajo de un camión cargado de combustible y mata a casi cien personas como ocurrió en Iraq este fin de semana. El hecho es más repugnante cuando son varias docenas de niños iraquíes los que mueren como consecuencia de la inmolación de otro iraquí.

Leyendo tantos anális de la prensa europea y americana estos días se observa el desconcierto occidental ante este fenómeno de muerte indiscriminada producido por jóvenes que se entregan al martirio. Occidente puede tener la más moderna y poderosa organización militar.

Pero esos jóvenes llevan en su mente y en su cuerpo una bomba atómica que puede producir tanta devastación como la de la aviación más moderna y sofisticada.

No estamos ante un mero desequilibrio de fuerzas sino más bien ante un desencuentro de ideas y de valores que una minoría de musulmanes no quieren superar. La “jihad”, la guerra santa, no afecta sólo a territorios conflictivos en Oriente Medio o en Asia Central. Ha llegado a Europa de forma sangrienta.

Y la perpetran ciudadanos europeos que han nacido aquí, que trabajan aquí y que se han educado aquí acogidos al multiculturalismo y sin necesidad de integrarse plenamente. Se revelan violentamente contra la sociedad secular en nombre de su identidad religiosa y se aferran a sus tradiciones aborreciendo la modernidad europea que la encuentran perniciosa. Esta minoría de musulmanes son de aquí pero también son de otro sitio. Y escuchan la voz de gentes venidas de fuera que les llevan a la muerte.

4 comentarios:

Zinzano dijo...

La mort voluntària és una veu?

Anónimo dijo...

la juventudes islamistas de este siglo han descubierto en Bin Laden el mito que las juventudes europeas encontraron en el Che Guevara en los años sesenta.Si los terroristas islamistas son ciudadanos europeos, Europa tiene un problema legal de primera magnitud que añadir al problema ya grave del terrorismo.


Bartolomé C.

Anónimo dijo...

De momento, el laborismo pierde la "guerra de ideas" con su propia ciudadanía. Según The Guardian, en los resultados de la encuesta relizada por el diario y la empresa ICM este fin se semana, dos tercios de los británicos relaciona los atentados de Londres con la guerra de Irak.

http://www.guardian.co.uk/attackonlondon/story/0,16132,1531387,00.html

John dijo...

The Japanese attack on Pearl Harbor on December 7, 1941, was not a kamikaze attack. Rather, it was an extremely well-planned aerial blitzkreig that almost worked. The Japanese had lots of aircraft carriers and planes and didn't need to use kamikazes.

To my knowledge, the first time kamikazes were used was the battle of Leyte Gulf in 1944, which was the Japs' last chance. After that battle it was all over but the Japanese would not surrender.

Japan only used kamikazes in 1944-45 when all their other means of combat were destroyed. Kamikazes were not an effective means of combat, but rather acts of desperation. They killed some 5000 Americans a month, but could not stop our assault.

And that is a damn good thing. You Europeans owe us your lives. If not for us you wouldn't be worrying about the new Estatut. You'd be too busy kissing either Nazi, Soviet, or Jap ass and you'd be studying German or Russian or Japanese right now instead of these bullshit arguments over who should speak Catalan where and when.

Mr. Foix, every single one of your blog posts should be pro-British and pro-American, because we are the armed forces of civilization and you are the protected who take advantage of your status to spend no money of your own on defense and then bitch about us.

I think the United States ought to go home and leave you bastards to take care of yourselves. In about three months you'd be begging us to come back.