miércoles, junio 22, 2005

Una sensación de derrota

Una sensación de derrota recorre Europa tras el descarrilamiento de la Constitución por la negativa de franceses y holandeses a aceptarla. El proyecto constitucional habrá que archivarlo y pensar qué alternativas son posibles para no tirar por la borda cuanto se ha conseguido.

Los diagnósticos son pesimistas. Son especialmente contundentes los análisis que llegan de Estados Unidos para recordarnos que Europa está enferma, que no tiene líderes y que la Constitución es el féretro simbólico de un continente en agonía. Europa, dicen, ha vuelto donde solía. A los enfrentamientos, a las pugnas nacionalistas entre estados, al egoismo de unos contra la avaricia de otros y a un sálvese quien pueda.

Pero no es así por mucho que se empeñen quienes quisieran fragmentar política y económicamente una realidad que no se ha impuesto por nadie sino que ha sido voluntariamente aceptada por todos los que forman parte de la Unión. La historia de Europa se ha construido sobre las cenizas de la guerra, de las pugnas entre protestantes y católicos, entre los reyes y súbditos, entre ricos y pobres y sobre las hegemonías que han gravitado cíclicamente sobre el norte y el sur.

La Europa de hoy descansa sobre acuerdos pactados y respetando la voluntad y los intereses de los grandes y pequeños. Las fronteras han caído sin que intervinieran ejércitos y el euro se mantiene fuerte a pesar de las convulsiones de estas semanas. Puede que los líderes no estén a la altura pero esta Europa es más un juego de complicidades para administrar los intereses comunes que un ejercicio de autoridad por dirigentes con criterios de dominio.

Europa no tiene ejércitos poderosos. Pero no está escrito en ninguna parte que la fuerza sea más efectiva que la diplomacia, el derecho y la solidaridad. Europa es multipolar como intentan serlo Rusia, China, Japón y la India.

Sería precipitado afirmar que el modelo europeo ha fracasado. Aunque atraviese ahora por una crisis muy seria, no es el modelo el que no ha funcionado sino la gestión de ese modelo. Ninguno de los diez nuevos socios se ha espantado. Ni Italia, Gran Bretaña o Francia dan señales de retirarse. Bulgaria y Rumania insisten en que se cumpla el calendario para su ingreso. Turquía sigue esperando y varias repúblicas de Asia Central tienen como aspiración lejana el pertenecer a la Unión.

Es evidente que han surgido problemas inesperados. Como otras tantas veces en el pasado. Pero lo que permanece, con todas las dificultades, es una voluntad de hacer más Europa y no menos Europa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

En ningún sitio estaba escrito que iba a ser fácil la unión, los problemas vienen siempre en política a la hora del reparto,nadie está conforme con lo que le ha tocado; quizás como bien dice Txema Alegre,"habrá que escuchar" más a los ciudadanos, pero en los tiempos que corremos ¿cuantos políticos conoce Vd que sepan escuchar...?.


Bartolomé C.

Anónimo dijo...

Leido en La Vanguardia:
"El Gobierno francés admite que las deudas devoran la economía y pide trabajar más.
El ministro Breton asegura que Francia vive por encima de sus posibilidades"
Por primera vez escucho algo sensato sobre la situación de Francia (que se extiende a otros paises europeos).
No hay choque de trenes, estimado Sr. Foix, no hay problemas? de nacionalismos. Hay una evidente realidad económica (base de nacionalismos, de cohesión, de chauvinismos, de....) estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades económicas. Esa es la cuestión. Lo demas es hablar en términos "diplomaticos" que hoy estan siendo derrumbados, por una cuasi mayoria pensante llamada cibernautas y que su blog es un reflejo.
Tuve el privilegio de conocer, al final de sus dias, a un sabio, un autentico sabio muy vinculado al IESE que me insinuo hacia donde podría encaminar mis pensamientos.
Este sabio me enseño que las cosas no son tan claras como pueden parecer y que el descubrimiento de la verdad es complejo. Me enseño que la critica fácil puede ser una falacia y me enseño la virtud de la humildad, de la que siempre careci y sigo careciendo. Por esa razón, a veces, reprimo mis primeros impulsos a la espera de mayor información. Pues bien, las declaraciones del ministro de hacienda frances son una autentica bomba. El problema es que los europeos en general y los franceses en particular no querran "leer" la verdad de estas declaraciones y en consecuencia la crisis producira mayores penalidades en un futuro inmediato ya que ningun politico querra perder votos si recorta bienestar social y máxime en una sociedad que está envejeciendo.
No pretendo ser un radical de derechas. No lo soy. Pero donde no hay, no es posible sacar. Es posible que los politicos quieren aferrarse a su sillón y engañar a sus votantes, pero esos politicos no merecen ser calificados como tales ya que renunciaron a valores eternos y se dedicaron a la mentira permanente.
Dicen y me lo creo, que las matematicas, lo explican todo. Yo no soy matemático y nunca las entendi, Me costo entender que -.- es + y aún hoy mi racionalidad lo rechaza.
En definitiva y para no liarme:
Hay pocos politicos con autoridad moral y capacidad mediatica que puedan convencer y explicar a la ciudadania que no puede mantenerse el actual nivel de vida. Mientras en Catalunya se lanzan mensajes para alcanzar los niveles de vida europeos, cuando estos están en banca rota. Fantástico.
Se que mi vida es una insignificancia comparada con la vida del hombre y del universo y en consecuencia no pretendo sentar cátedra de nada, ni que mis palabras puedan servir de algo. Simplemente dejo mi huella y posiblemente por orgullo y no pensando que alguien pueda continuar mis pensamientos con un objetivo concreto.

blanco26 dijo...

muchas cosas has hecho en tu vida.tendras un buen curriculum.te queria presentar mi blog por si te apetece leerlo y me comentas que te parece.

www.blanco26.blogspot.com

gracias