lunes, mayo 30, 2005

La Europa desconcertada

De todas las interpretaciones posibles sobre el no rotundo de los franceses a la Constitución europea me quiero fijar en dos que me parecen evidentes. La primera es que Francia ha perdido el liderazgo político en la Unión Europea y la segunda es que la Constitución, elaborada con la colaboración principal de mentes francesas, ha entrado en un estado caótico y posiblemente agónico.

El canciller Metternich, que movió los hilos de la diplomacia europea tras la derrota de Napoleón, decía que cuando Francia estornuda, Europa está constipada. Las ideas que han salido de Francia, desde las de la Ilustración que precedieron a la Revolución de 1789 hasta las de mayo de 1968, han tropezado siempre con una inicial resistencia en el continente.

Finalmente, las ideas de Francia se han ido abriendo paso en toda Europa, llegando a configurar sistemas políticos, modas literarias, costumbres y demás actitudes cívicas. De Francia han venido las ideas más frescas, innovadoras y modernas.

Los franceses que tuvieron la visión y el acierto de diseñar lo que hoy es la Unión Europea pretendían borrar del imaginario colectivo continental el horizonte de las guerras entre estados y naciones. El basta a la guerra pronunciado por aquellos padres de la nueva Europa tenía un punto de grandeza que consistía en crear un ámbito propio de convivencia y prosperidad a cambio de ceder en aquellos puntos que podían herir el orgullo nacional.

Desde que De Gaulle y Adenauer se repartieron los papeles en la construcción de la nueva Europa, se sabía que Francia era la depositaria del liderazgo político y que Alemania aportaba el motor económico. Presidentes franceses conservadores y cancilleres alemanes socialdemócratas se repartían los papeles.

El binomio funcionaba igual cuando Francia tenía un presidente de izquierdas como Mitterrand y Alemania un canciller conservador como Kohl. Este reparto de funciones ha continuado hasta el domingo, con un Chirac conservador y un Schröder socialdemócrata.

Europa ha llegado hasta aquí con la complicidad entre los partidos conservadores y socialdemócratas de todos los países que se han sumado a lo que hoy es la Unión Europea. Los resultados del referéndum del domingo han roto este equilibrio. El debate tan transversal como intenso que condujo al no ha puesto de relieve la confusión de los franceses sobre el papel de su propio país en Europa y sobre la percepción que ellos mismos tienen sobre la realidad francesa.

Nadie puede atribuirse el no que se distribuye desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda pasando por una división clara entre las fuerzas de la derecha y de los socialistas. El no que nos ha llegado no tiene paternidad. Y el sí tampoco. Éste es el problema para descifrar los resultados que han dejado a la Constitución europea herida de muerte, por mucho que se quiera mirar hacia otra parte y seguir con el proceso de ratificación del tratado en los estados que todavía no lo han hecho.

Al votar no, los franceses han expresado también sus miedos al no querer afrontar los riesgos de la ampliación, al no llevar a cabo las reformas necesarias y al no aceptar las consecuencias de la globalización. Las ideas que han llegado de Francia son en esta ocasión reaccionarias.

Y, sobre todo, expresan una enfermedad política que afecta también a Holanda, Alemania y Gran Bretaña. En todos los casos está el desequilibrio entre lo que pretenden impulsar las clases dirigentes sin tener en cuenta las ansias y las inseguridades de sus respectivos electorados. Francia y Europa pierden peso cuando más necesario era para no quedar descolgadas de Estados Unidos.

11 comentarios:

Domingo Barón dijo...

Estimado Señor Foix,
Muchas son las ocasiones en que he querido responder a sus comentarios, más para aplaudirlos que criticarlos.
Pero ahora el ¨NON¨ francés a la propuesta ¨constitución¨ para la EU, ha provocado en mí una profunda admiración para el coraje y la inteligencia del pueblo común cuando tiene la oportunidad de expresarse verdaderamente de manera democrática.
En cambio me enfada muchísimo el hecho de que el referendum fué ¨otorgado¨ por la clase política francesa al pueblo Francés. Esto representa un contraste total con la democracia verdadera de la Confederación Suiza dónde la constitución exige que cualquier cambio constitucional tiene que ser sometido a un referendum del pueblo Suizo entero.
Los Suizos rechazaron la propuesta de unir su país a la EU porque percibían bien claro que pertenecer a una Europa sin una constitución democrática como ha existido en Suiza desde ya 150 años, resultaría en la destrucción de la democracia Suiza.
Si sólo esos intelectuales políticos que construyeron su espléndida Torre de Babel que fué la ya difunta ¨constitución¨ europea habían echado una sencilla ojeada a la constitución Suiza! Entonces hubieron entendido exactamente lo que más faltaba en su académico proyecto: LA DEMOCRACIA.
Es decir que la única constitución que se puede construir para la Europa del futuro tiene que ser un documento sencillo y pragmático, que reconoce que sólo los pueblos pueden otorgarse constituciones. Y que las únicas constituciones que merecen ser construídas son las que reconocen intrínsicamente que sólo los pueblos tienen el derecho de cambiarlas y aprobarlas.
En ninguno de los países europeos que se han unido en la EU existen constituciones democráticas. Tampoco es democrática la constitución de los Estados Unidos, a pesar de las declaraciones de sucesivos presidentes de aquél país presentándose como gran defensores de la ¨democracia¨.
Aunque algunos de los Estados de la USA sí poseen ciertos elementos democráticos en sus constituciones estatales, la corte ¨suprema¨ tiene el poder, fascista al fin y al cabo, de aplastar los resultados de iniciativas populares en aquellos Estados.

El poderoso ¨NON!¨ del pueblo Francés se replicará en otros países... y no solamente en Europa. Es un fuertíssimo ¨NON!¨ a toda la clase política de todo el mundo. Verdaderamente aquí se re-anuda esa famosa ¨Rebelión de las Masas¨... Ya era tiempo.

Saludándole cordialmente,
Domingo Baŕon.

Vicente Torres dijo...

Quizá sean los nacionalismos los que más miedo tienen a la Europa Unida. El temor a perder cosas y costumbres que, de todos modos, el tiempo se va a llevar por delante, como ya se ha llevado otras muchas. No es de extrañar que el rechazo en España también proviene de aquellos sectores más nacionalistas.

Anónimo dijo...

Si España hubiese votado no a la constitución de la EU, entonces lo más suave que habríamos escuchado es que Africa volvía a empezar en los pirineos, pero el no mayoritario de Francia,país impulsor de dicha constitución, está teniendo curiosamente un tratamiento muy distinto.

Bartolomé C.

amanda dijo...

Si Chirac hubiese de verdad querido el "oui" y no pasar a la historia como un perdedor, lo único que tendría que haber hecho es decir que, si salía el sí, se retiraba. Era la apuesta menos arriesgada.

Su enganche a la poltrona es excesivo.

Maldini dijo...

NUEVO DEBATE DE OPINIÓN DEL BARÇA

http://arquibarcelona.blogspot.com

Para exponer opiniones libre y respetuosamente sobre nuestros colores y su actualidad en fichajes, polémicas y demás.

Entrad y disfrutad sin encajes.

Nos vemos.
Maldini

Daniel dijo...

Felicidades por la iniciativa de este blog Sr. Foix. demuestra usted no tener miedo a las neuvas herramientas ni a los nuevos medios. Le seguiré con gusto aquí también. Un saludo.

Anónimo dijo...

Francia ha recuperado, con este rotundo NON, el liderazgo político en Europa. Basta leer el texto del tratado para darse cuenta de dónde están las verdaderas responsabilidades de lo que ha sucedido. Afortunadamente, la idea de Europa transciende la mediocridad de este Traité.

Júlia dijo...

No estoy demasiado de acuerdo con la afirmación sobre Francia, en el sentido que de allí han venido las ideas más innovadoras. Francia ha fagocitado, cierto, ideas i personajes, y se los ha apropiado cuando han sido positivos, la lectura que se hace de su revolución precisaría de matices. Al mismo tiempo, ha sido políticament muy hàbil para borrar o diluir aquello que podría ser negativo, como el gran antisemitismo que padeció, y que se concretó en el caso Dreyfus, o el colaboracionismo con los alemanes, más numeroso y importante de lo que creemos. Por ello, también, creo que se pueden hacer muchas lecturas de ese no,positivas,negativas y matizadas. Pienso que han incidido muchos factores, entre ellos un cierto rechazo al gobierno actual. En fin, veremos como evoluciona todo.

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza dijo...

Dear administrator:

Some of our comments above may include links that are no longer valid or that do not have a nofollow value. They might very well lead you today to a third party. Therefore,
I ask you, if you would be so kind, to please delete or disregard those
comments.

Many thanks and best wishes,

Iza, Roberto Iza

Muy Señores Míos:

Algunos de nuestros comentarios incluyen vínculos rotos o que bien pudieran llevar hoy a una tercera persona. Por tanto, le rogamos, por favor, que los deseche o desestime.

Gracias y recuerdos

Iza, Roberto Iza
by: Iza Roberto Iza