miércoles, abril 20, 2005

Juicios prematuros

La voz tranquila de un hombre seguro era la impresión que desprendían las primeras palabras de Benedicto XVI al asomarse al balcón del Vaticano en el atardecer del martes. El nuevo Papa es la continuidad de Juan Pablo II con el que trabajó muy de cerca y estableció una larga amistad a lo largo de más de un cuarto de siglo. Los cardenales no optaron por un cambio brusco sino por un continuismo calculado escogiendo una personalidad y una biografía distintas para interpretar la misma letra pero con música nueva.

El nuevo Papa es inteligente, trabajador, culto, espiritual y políglota, cualidades que pondrá en juego para llegar a las multitudes sin recurrir a las comparecencias masivas que hicieron célebre a su antecesor. Pienso que por razones de carácter y también de edad. Su primera homilía como Pontífice se centró en un compromiso por la paz y por la unidad de los cristianos, dos retos que precisan unas dosis incansables de diálogo y persuasión.

De todo lo que he leído estos días me ha interesado especialmente un encuentro a comienzos del año pasado entre el cardenal Ratzinger y Jürgen Habermas, el filósofo europeo de la racionalidad secular, en el que de alguna manera se repetía la pugna ideológica entre Voltaire y Benedicto XIV de hace casi trescientos años. Aquel siglo lo ganó Voltaire que fue una de las piezas clave de la Revolución Francesa que estallaría unos años después de su muerte.

Benedicto XVI es un hombre de pensamiento que volverá a abrir el viejo diálogo entre fe y razón, entre los valores de dos tradiciones, la religiosa y la secular, que se han disputado su influencia en el mundo moderno. A pesar de ser el encargado de defender la ortodoxia católica, Joseph Ratzinger es un hombre de diálogo. Lo decía en su encuentro con Habermas al reclamar la “necesaria relación entre la razón y la fe que se necesitan mutuamente”.

No sé cómo será el pontificado de Benedicto XVI. Pero desde su fama de ortodoxo puede abrir un diálogo entre culturas, entre religiones y entre sistemas políticos que tratan a la persona de forma muy dispar. Los conservadores son los que también han propiciado grandes cambios en la historia de la humanidad. Podemos estar ante un Papa que opte más por el diálogo que por el choque frontal de civilizaciones que han vaticinado algunos profetas de desgracias futuras.

Los juicios prematuros son siempre arriesgados, especialmente en lo que se refiere a los papas que han dado grandes sorpresas cuando han empezado a ejercer su magisterio.

8 comentarios:

Kike dijo...

Me soprende gratamente que debatiera con Habermas. Pero por otro lado me preocupa seriamente actitudes y acciones, como la de censurar la docencia de otros teologos. Me merece mucha más confianza la opinion de gente como Küng que la de Raztinger. No tengo demasiadas esperanzas en él. La Iglesia necesita un cambio, y no creo que se lo vaya a dar él.

Anónimo dijo...

Lucas 4:5-8

και αναγαγων αυτον ο διαβολος εις ορος υψηλον εδειξεν αυτω πασας τας βασιλειας της οικουμενης εν στιγμη χρονου και ειπεν αυτω ο διαβολος σοι δωσω την εξουσιαν ταυτην απασαν και την δοξαν αυτων οτι εμοι παραδεδοται και ω εαν θελω διδωμι αυτην συ ουν εαν προσκυνησης ενωπιον μου εσται σου παντα και αποκριθεις αυτω ειπεν ο ιησους υπαγε οπισω μου σατανα γεγραπται γαρ προσκυνησεις κυριον τον θεον σου και αυτω μονω λατρευσεις

Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró todos los reinos de la redondez de la tierra en un momento de tiempo. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí es entregada, y a quien quiero la doy; pues si tú adorares delante de mí, serán todos tuyos. Y respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor Dios tuyo adorarás, y a él solo servirás.

Anónimo dijo...

Pues menos mal que ha puesto usted la traducción :-)

Como todo el mundo sabe, el monte al cual llevó Satanás al Señor fue el Tibidabo:

"Haec omnia tibi dabo si cadens adoraveris me"

Brian

Ardegas dijo...

Hans Küng es un resentido que parece disco rayado. Ratzinger rules!

Anónimo dijo...

El griego también tiene puntos, comas y mayúsculas. Puesto que el griego clásico es una lengua muerta, respetémosla y dejémosla descansar en paz.

Anónimo dijo...

Los textos griegos del Nuevo Testamento, por ejemplo los del Codex Sinaiticus, suelen ser unciales en scriptio continua, es decir, en mayúsculas griegas sin espacio entre las palabras y sin signos de puntuación. El uso de las letras minúsculas, y demás artilugios, es posterior.

Anónimo dijo...

¿Lee usted a los clásicos griegos y latinos en "scriptio continua" habitualmente?. En caso afirmativo, felicidades. En estos tiempos ya causa admiración encontrar a alguien que pueda leerlos en su lengua original.

Silveri Garrell dijo...

Mi opinión sobre los papas, desde mi perspectiva de católico y practicante es de que, deberian jubilarse obligatoriamente a los 75 años al igual que los obispos. La 'Nave' de la Iglesia es como una gran empresa que da muchos problemas a su jefe máximo, tantos problemas que se rozan el nivel de los infartos. La Iglesia va retardada referente a las empresas mundanales en este aspecto de sus dirigentes viejísimos. Los papas del futuro deberian ser unos 'públic-relations' al estilo Wojtyla besando el tierra al desembarcar en cualquier aeropuerto. A bien seguro que los setentones ja estan impedidos para esas acrobacias mediáticas.

Gracias por permitirme expresar esto, y le deseo a usted, señor Foix, que haga propaganda en su sección privilegiada, de las ideas que acabo de poner.