lunes, enero 03, 2005

Panorama incierto

El panorama político español está cargado de incertidumbre. La aprobación del plan Ibarretxe por el Parlamento Vasco es un órdago al Estado. No tanto porque lo que pretende el gobierno de Vitoria no pueda considerarse y debatirse sino porque se pretende implementar una decisión adoptada por la mayoría de diputados vascos al margen de lo que establezca la Constitución de la que emanan las instituciones de todas las autonomías del Estado.
Dentro de cuatro meses se celebrarán elecciones en el País Vasco. Antes de que termine el año los gallegos acudirán a las urnas. En Catalunya se está trabajando para la elaboración de un nuevo estatuto que tendrá en cualquier caso que ser refrendado por el Congreso de los Diputados en Madrid. El año se presenta políticamente complicado.
El primer envite lo tiene el gobierno Zapatero para responder a la decisión del Parlamento Vasco que ha aprobado un plan con el apoyo de los diputados que son el brazo político de ETA. El presidente Zapatero va a recibir al lehendakari Ibarretxe para decirle que su plan no va a ser aprobado ni por los socialistas ni, por supuesto, por los populares.
Dos trenes marchan hacia un choque institucional. No es cuestión de legalidad ni de acatamiento a la Constitución. Es cuestión de voluntad política. El nacionalismo vasco ha decidido unilateralmente una fórmula para convivir en España como un país asociado. Es difícil que pueda prosperar esta fórmula al margen de un ordenamiento jurídico superior que la haga viable. La cuerda se ha tensado de tal manera que será difícil llegar a un acuerdo aceptable por todas las partes.
Después del País Vasco viene Catalunya que está intentado una reforma estatutaria en el marco de la Constitución. Mucho me temo que la experiencia vasca vaya a malograr los intentos razonables del gobierno tripartido de Maragall para obtener un estatuto que pueda convivir con la realidad política española.
La aprobación del plan Ibarretxe en el Parlamento Vasco, con la participación indispensable del brazo político de ETA, va a perjudicar los intentos de los que pretenden adecuar los estatutos a la ambición de nacionalistas y catalanistas en Catalunya.
La España de las autonomías que arranca de la Constitución de 1978 ha sido un éxito prodigioso. El país en su totalidad ha vivido en paz, ha progresado y ha encontrado una fórmula muy buena de proximidad entre los gobernantes y los gobernados. Pero se ha querido cambiar esta fórmula para que las distintas sensibilidades de los nacionalistas pudieran sentirse cómodas en España.
Desde la centralidad de Madrid se viene a decir que no se pueden ceder más competencias a las autonomías, de forma especial al País Vasco y Catalunya donde los sectores nacionalistas manifiestan su incomodidad dentro de las instituciones del Estado previstas en la Constitución.
El gobierno Zapatero hace bien en recibir a Ibarretxe aunque sea para decirle que su plan es imposible. ¿Cuál será la reacción del lehendakari? Esta es la cuestión. Si decide someter el plan a referéndum en el País Vasco, al margen de lo que establece la Constitución, tenemos un problema muy serio que no se resolverá con diálogo ni con negociaciones. Con lo bien que iba todo.

6 comentarios:

maty dijo...

Observación: hay que ajustar el blog a la hora local.

Subscribo el artículo, justo es lo que vengo manifestando estos días, mas mi capacidad expresiva debe ser bien escasa, ya que por lo mismo varias personas consideran que estoy defendiendo posiciones de extrema derecha.

Algo va mal en Catalunya cuando aquel que defiende la Constitución Española, aprobada mayoritariamente por referéndum, incluida Catalunya y Euskadi, es acusado de ser de extrema derecha.

En 1978 la extrema derecha ¿no se opuso frontalmente a la Constitución democrática? Algo no cuadra.

Perdón por el abuso, pero mañana utilizaré esta noticia para escribir uno propio sobre mi queja.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

PETICION a Lluís Foix.

Espero que a usted le den mayor credibilidad. Le agradecería que hiciese públicos los datos del referéndum constitucional en España y en esas dos comunidades: porcentaje de votos afirmativos, negativos, de participación, ...

Le trato de usted por respeto, algo poco corriente en la red. Hace muchísimos año que le he seguido en la radio y en la misma Vanguardia (que dejé de leer habitualmente tras la entrada de PRISA, lo reconozco).

RHA dijo...

Que crispación en la política española!

Seguro que todo es por falta del cumbre de los azores, o de Bush, o de Aznar.

Sí, sí, todo es por falta de los tres amigos. Los maremotos del Índico... un caso de indigestión en Murcia antes de cenar... y ahora lo del país vasco.

Porque nada es por falta de ZP y su buen talante y todo su gran dialogo!

Topgun dijo...

Mi enhorabuena por tu blog.

Te he seguido en la Vanguardia y últimamente en tus tertulias de cityTV, siempre con interés por conocer tu punto de vista.
De tu artículo de hoy me quedo con la frase "choque de trenes", esperemos que no se produzcan damnificados.

P.D.: Me he enterado de tu blog gracias a www.redlebral.com

Topgun dijo...

Sorry!!, redliberal.com

josefescobar dijo...

A Luis Foix: felicitaciones por su idea de unirse al mundo del blog.
A los españoles que parecen temer tanto los resoplidos separatistas de los vascos:
Sigan el ejemplo de Canadá y Quebec. Después de muchas intentonas separatistas, ahí está Quebec, unida al resto de Canadá. La racionalidad económica terminó imponiéndose. El nacionalismo vasco tiene su propio nivel de absurdidad en el enorme riesgo económico que representa para esa pequeña región separarse del resto de España. Mientras el mundo se alía en bloques, no es concebible suponer que los empresarios vascos apoyen aventuras involucionistas que pueden, al cabo de unos años, retrotraer el poder económico vasco al nivel de cualquier estado del este de Europa.

etomasgblog dijo...

Pel davant
EL PLA “RRTXE&RRTXE”
Enric Tomàs

L’ aprovació per part del Parlament Basc del pla cap a la independència del País Basc, a banda del seu difícil encaix en el marc Constitucional, és com si “ la autoridad por supuesto militar” que havia d’arribar al parlament de Madrid de la Carrera de San Jerónimo, el capvespre del 23-F del 1981, hagués arribat just quant l’any, 2004, només li queda un pèl i un telenoticies per passar a la història.
El pretès xoc de trens que presagiava en MVM amb l’arribada del Papa de Roma a la fidelissíma Cuba, no és va poder produir perquè el Vaticà no n’hi ha, de trens, i a Cuba, van amb corda. Però aquí, aquí hi ha de tot: vies, trens, maquinistes... . I ganes de duel.
De fet, d’una banda, al braç corrupte del PNB, Herri Bat... a la vegada membre, no se si viril o no, de la banda per antonomàsia del País Basc, i de l’altre, el braç incorrupte format per el propi PNB, EB i EK, el que de veritat els interessava és que el Govern hi manés el PP. Dues bèsties amb unes ganes infinites de fer-se mal. O, dos trens,o, més ven dit: dos maquinistes amb ganes de trobar-se en la mateixa via. Com si haguessin esperat tota una vida per construir-ne una de sola i ara, cofois, per fi es troben per matar-se. Fan riure.
No ha estat així, els vents de Març ens foren propicis als demòcrates de tots els colors
Em ve a la memòria una pintada que hi havia fins fa pocs anys a l’estació de tren, a Cornellà, o San Feliu: “Contra el facismo pintaremos hasta el cielo”. Una mà bondadosa hi havia posat a “facismo” la essa que li faltava. Exacte, és la feina que ens pertoca a tots els demòcrates: Contra aquesta imposició haurem de pintar-ho –protestar-ho- fins arribar-hi al cel o a on sigui.
Jo crec, millor dit, espero, que sigui la última guerra –freda - però civil que em toqui viure.
Amb un altre context polític, la pols que desprèn el crit prepotent, les guspires de sabre o les els mots, roents com l’oli bullint, que fins fa poc rodolaven de Cuelgamuros, ens haguessin omplert d’una angoixa característica. Ara no. Que baixen el Pla rrtxe&rrtxe que el funcionari del Parlament li posi el segell i quant ho faci, el soroll cruixent i metàl•lic, és senti arreu, “hasta el cielo”. I amb el papers i la paraula a discutir el que calgui... però en acabar el resultat no serà una imposició, sinó la victòria, suau i destre, del pacta sobre la imposició.
I, si el cost és perdre la confiança i l’amistat, de la majoria respecta a la minoria ínfima ( però armada i corrupta) si hauran de conformar. I tornaran a ser las “cuatro provincias vascongadas”, fins que aprenguin que amb la pau i la paraula es pot arribar a pintar “incluso hasta el cielo del País Vasco”, però amb la imposició, vaja, en aquesta mena d’andanes, només hi podran esperar. Esperar perdre-hi totes les hores que els queden en el seu rellotge.